30 de abril del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



¡Qué barato es salir impune de un delito o de una falta grave! Con esta premisa empieza mi primera andanada en este carnaval replicante. A lo largo de este último año parece confirmarse que si se comete un delito de corrupción, favoritismo, enchufismo, cohecho y demás, con tal de salir en público y decir “perdón” o “lo siento”, se olvida todo y aquí no ha pasado nada, “circulen”.

Resulta barato que Rajoy pida perdón por los casos de corrupción sin investigar los mismos y en algunos casos, obstruyendo o tapando a los corruptores, sin presentar dimisiones ni haber despidos en la mesa. Igual de barato que se diga que las cosas se hicieron por amor y que salgas impune de un delito de blanqueo de capitales o incluso, decir que no sabías nada de las cosas que hacía tu pareja y que el respetable te crea. Un “lo siento” que popularizó Juancar y al que se han aferrado varios cargos de relevancia para evitar el castigo de su imprudencia.

Faly Pastrana, gran compositor de coros y comparsas también comparte estas inquietudes de lo asequible que resulta el perdón en su segundo tanguillo de preliminares del coro de 2015, “La niña bonita”. Intentando repetir primer premio, empieza su recorrido en el concurso con una copla crítica que alerta sobre la escasa beligerancia con la que nos tomamos las cosas y la diferencia con la que la justicia trata unos casos con respecto a otros. Con un final que no me convence por su excesiva demagogia, el contenido se ajusta mucho a que no hay que aceptar el perdón si no se depuran después responsabilidades o no se ponen medios para evitar de nuevo el error.


Off-Topic:
He elegido un coro porque es la categoría que menos gusta a mis compañeros opinólogos, con los que compartiré letras de carnaval y por tanto, se verá muy poco. Elijo un tanguillo para que no se olviden los orígenes del carnaval y sus letras, después de que el resto de las categorías del carnaval se han hecho muy populares y se haya quedado el coro en una posición marginal con respecto al resto. El tanguillo es alegría, dinamismo, es el tono que siempre recuerda uno al principio cuando se acuerda del carnaval.  Un carnaval que nunca se dejará de cantar por la calle de “Aquellos duros antiguos”.

foto: carnavalenado.com
The following two tabs change content below.
Informático, administrador de sistemas y experto en software OpenSource y entornos GNU/Linux. Creador de la editorial digital Onliditorial, cuyo objetivo es dar a conocer las obras de autores cuyo trabajo se encuentra en dominio público.

Últimas entradas de Juan Casamitjana (ver todo)

Tags: , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies