30 de abril del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Que fácil es decir “¡ésta es la voz del pueblo!”, pero que difícil es confesar lo que de verdad se quiere decir “¡ésta es mi voz y vosotros, pueblo, la tenéis que oír!”. Difícilmente el pueblo puede tener una voz, pues hoy somos individualidades que tenemos que volver a conquistar el común de todos. Y aunque cada vez hayan más personas que se empeñan en aunar voces, sólo el trabajo común puede hacer que el pueblo se oiga al unísono.

El Carnaval de Cádiz lleva muchos años intentando realizar esta labor unificadora, aunque sufre cada vez más los ataques de ego de unos cuantos carnavaleros. Esto es lo que Nene Cheza y García Argüez nos quieren denunciar con el pasodoble de preliminares de Los Borregos.

Hace unos años, una voz del pueblo uruguayo escribía:

no me gaste las palabras

o cambie el significado

mire que lo que yo quiero

lo tengo bastante claro

no me ensucie las palabras

no les quite su sabor

y límpiese bien la boca

si dice revolución

El magnifico escritor Mario Benedetti pedía limpiarse la boca a todo aquel que hablase de revolución, Hoy, a unos 9.500 kilómetros de distancia, Miguel Angel García Argüez y José Antonio Cheza Martínez piden a los poetas gaditanos algo parecido:

Escucha, poeta,

no te confundas,

la voz del pueblo

nunca es la tuya;

escucha, poeta

de los Carnavales,

no te me equivoques,

que tu voz no es la del pueblo,

no hagas más el carajote.

Un obrero en la asamblea

alzando el megáfono de su esperanza,

una estudiante que grita

con una pancarta por la calle Ancha,

una vecina quemada

que se enfrenta al pleno

con la voz temblando

y diciendo verdades

que claman al Cielo,

una abuela maldiciendo

frente a su nevera,

o esos dos chavales

fumando en la acera.

Y en los lunes al Sol

las palabras de un parao,

que frente al ayuntamiento

chilla como un loco por probar bocao,

o aquella voz violeta

en una boca de mujer

que exige los derechos

que le han arrancao.

La voz para pedir,

para sentir,

para gritar,

la voz que brota en dignidad

del corazón de tantísima gente.

Pobre poeta, sal y escucha la verdad

de la calle que no calla,

esa es la voz del pueblo verdadera y clara,

y no las tonterías

que cantamos aquí en el Falla

 

Y es que se le perdió el culto a la palabra y éstas perdieron su significado. A día de hoy todos hablamos de hambre, guerra, miseria, muerte… y nos deja indiferentes. Podemos decir cuanto nos gustaría cambiar eso, pero pocos son los que de verdad trabajan por el cambio y aquellos que lo hacen apenas tienen que hablar.

Quiero pensar que estos poetas contemporáneos, José Antonio Cheza Martínez y Miguel Angel García Argüez, nos animan a todos -y no solo al poeta- a cambiar esta forma nuestra de hablar. No debemos hablar por nadie ni callarnos por nosotros. Y por eso desde La Replica os animamos a pensar y a decir lo que de verdad uno tiene que decir y no lo que otros esperan. Que no os calle nadie pero dejad de hablar por hablar.

The following two tabs change content below.

José Luis García Rosa

Maestro jerezano afincado en Lanjarón, Granada. Preocupado por los temas sociales. Carnavalero de toda la vida.

Últimas entradas de José Luis García Rosa (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

    2 Réplicas

  1. laura

    Estupendo articulo. Estoy muy de acuerdo con el analisis. Una puntualizacion: la letra de la comparsa y la de este pasodoble no es de Jose Antonio Cheza, que es el musico, sino del poeta Miguel Angel García Argüez, que es el letrista.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies