19 de octubre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



El 23 de abril (primera vuelta) y el 7 de mayo (segunda vuelta) se celebran en Francia las elecciones presidenciales que pondrán fin al quinquenio de François Hollande y, si hacemos caso a todas las encuestas, al Gobierno del Partido Socialista.

Estas elecciones presidenciales, además, son de especial interés porque ponen en juego nuevos actores de importancia en el panorama político francés y han de ser observadas con preocupación porque, hasta el momento, es la candidata del neofascista Frente Nacional, Marine Le Pen, quien lidera todas las encuestas..

Desde este espacio proponemos un análisis semanal de la precampaña y la campaña, recogiendo sondeos, noticias importantes y curiosidades para poder hacernos una idea más o menos completa y concreta de qué se juegan los franceses, y de qué nos jugamos los europeos.

Guerra total y abierta en el Partido Socialista

Han saltado todas las costuras en el Partido Socialista francés. La semana pasada, el exprimer ministro, Manuel Valls, hombre fuerte del ala derecha del partido socialista, confirmó lo que todo el mundo en Francia esperaba, que apoyará al liberal Macron (primero con el 25,5% de los votos en el último sondeo publicado por Franceinfo, utilizado como referencia para este artículo) frente al vencedor de las primarias y candidato socialista, Benoît Hamon (quinto, con el 10%). Valls, que alude a “a la responsabilidad” para justificar su decisión, falta con estas manifestaciones a la palabra dada cuando era candidato a las primarias socialistas. Valls, Hamon y los demás aspirantes a la candidatura firmaron un compromiso que les emplazaba a apoyar sin fisuras al candidato que saliese vencedor de dichas primarias. Por su parte, Hamon, que no se ha mostrado sorprendido por la decisión de Valls, ha acusado al exprimer ministro y a los socialistas que prefieren apoyar a Macron antes que a él de darle “puñaladas en la espalda” durante su campaña.

Macron ha agradecido el apoyo de Valls, pero ya ha manifestado que no contará con el exprimer ministro en su Gobierno y ha ido más allá, el candidato liberal, ha señalado que no contará con ninguno de los ministros del Gobierno de François Hollande. El candidato liberal ha recibido últimamente los apoyos del ministro de Defensa y de dos Secretarios de Estado del Gobierno de Hollande; la de biodiversidad y el de deportes. Además, y desde la derecha, se le ha sumado una antigua ministra de Chirac, que en los últimos tiempos, apoyó a Nicolás Sarkozy.

La decisión de Valls, aunque se daba por segura desde hace semanas, ha provocado un enorme revuelo en Francia, incluso una militante del partido socialista ha presentado una denuncia contra el partido y la organización de las primarias, denuncia que no tiene muchos visos de prosperar. También, y durante las primeras horas tras las declaraciones de Valls, se volvieron a oir llamadas a la unidad entre el candidato socialista Hamon y el de la coalición de izquierdas Francia Insumisa, Jean Luc Mélenchon, pero quedaron en nada.

Mélenchon ¿disparado?

Las llamadas a la unidad entre Hamon (PS) y Mélenchon se han producido en un contexto en el que ambos candidatos llevan caminos contrarios. Hamon, que salió muy fuerte tras las primarias socialistas ha visto caer su intención de voto debido a la gran división que existe dentro del PS. Mélenchon, por su parte, lleva ya quince días de significativa progresión, situándose en la mayoría de los sondeos alrededor del 15%, aunque hay sondeos que incluso le sitúan con el 16% a tan solo un punto del derechista Fillon ( tercero con el 18% en nuestro sondeo de referencia). Mélenchon ha encadenado una dinámica positiva desde la marcha por la VI República del 18 de Marzo, que fue prolongada por una, a juicio de los franceses, muy buena actuación en el debate televisado de hace unas semanas.

Este debate produjo las protestas de varios candidatos de fuerzas más pequeñas, especialmente del candidato derechista Nicolas Dupont-Aignan, al solo incluir a los candidatos de las 5 fuerzas mayoritarias. Es por ello que la televisión pública francesa ha programado un nuevo debate el próximo 20 de abril, un debate que está generando mucha polémica.

El debate del 20 de abril sin Macron ni Mélenchon.

Los candidatos de En Marche! y France Insoumise, Macron y Mélenchon, ya han señalado que no acudirán al debate del 20 de abril y se han mostrado molestos ante la posibilidad de celebrar un debate tan importante (tiene previsto reunir a los 11 candidatos oficiales) tan sólo a 3 días de la celebración de la primera vuelta de las elecciones. El Consejo Superior del Audiovisual (CSA) organismo que regula en Francia el sector audiovisual, se ha mostrado también “preocupado” por la posibilidad de celebrar este debate en una fecha tan cercana a la primera vuelta de las elecciones presidenciales. El candidato de Les Républicains, el derechista François Fillon, por su parte, ha indicado que sin Macron ni Mélenchon, el debate “no tiene ningún interés”.

Fillon  y sus problemas

No sabemos si Fillon acudirá finalmente al debate, lo que si hemos sabido es que debido a los ‘sonoros’ recibimientos con cacerolas que acompañan todos sus actos, su equipo de campaña ha decidido no dar detalles de sus desplazamientos. Esta semana, además, Fillon ha cambiado su cartel electoral y también su slogan, la frase elegida ahora es “une volonté pour la France”, ‘Una voluntad para Francia’, en francés; que ha sido ‘tuneada’ de diversas formas por los adversarios de Les Republicains en las redes. La adaptación más común ha sido cambiar el slogan oficial por ‘une volonté pour la France’, ‘Un robo para Francia’. Semana complicada en redes para Fillon, pero no sólo, su mujer prestó declaración ante los jueces por los presuntos pagos ficticios con dinero público que recibió como asistente parlamentaria de su marido. A este respecto el candidato de Les Républicains comentó “la justicia no podrá demostrar nunca que el empleo de mi mujer era ficticio”, frase ambigua donde las haya.

Fillon, además tras su aparición hace unos días en un programa de información política de la televisión pública francesa, lanzó la sombra de la sospecha sobre la existencia de un ‘gabinete negro’ controlado por el presidente François Hollande que, según un libro que ha generado gran polémica, sacaría a la luz los asuntos incómodos de los adversarios políticos del Gobierno, elemento que ha sido aprovechado por sus apoyos para relanzar su campaña.

Lío en casa de los Le Pen

Más a la derecha tampoco están tranquilas las aguas. Ante la posibilidad de ganar las elecciones (lo que puede ocurrir, en parte por la alta abstención prevista, alrededor del 35-40%), la neofascista Marine Le Pen (segunda con el 24% de los votos) fue entrevistada por la revista Femme Actuelle, una entrevista en la que, entre otras cosas, se mostró en contra de la paridad y habló de su sobrina Marion Márechal Le Pen. Ante la pregunta de las periodistas sobre la posibilidad de incluirla en un hipotético Gobierno del Frente Nacional, Marine Le Pen señaló que no entraba en sus planes por su “inexperiencia” y su carácter “rígido”. Su sobrina, más a la derecha si cabe que la candidata, ha intentado evitar responder a las palabras de su tía durante toda la semana. Lo que está claro es que hay un combate interno importante en el partido: entre las posiciones más ‘atrapalotodo’ de Marine Le Pen y su vicepresidente Florian Philippot y las más fundamentalistas de Marion Maréchal Le Pen, más cercana al discurso de su abuelo, Jean Marie Le Pen, y muy popular entre las bases del partido neofascista.

Los sindicatos en campaña contra el Frente Nacional

Ante la gran cantidad de obreros que se prevé que voten al Frente Nacional (40% según la mayoría de los sondeos), los principales sindicatos de Francia, CGT y CFDT principalmente, han puesto en marcha una campaña para “deconstruir su discurso pseudo-social” y convencer a los trabajadores de que el FN es un partido que busca “la división de los trabajadores basada en el origen”. Los responsables sindicales señalan, a este respecto, que “la preferencia nacional no es compatible con el sindicalismo”.

Guayana inunda la campaña

La situación político-social de Guayana, territorio francés de ultramar, situado en América Latina, entre Surinam y Brasil, ha saltado el charco y ha inundado la campaña presidencial francesa. La huelga general llenó las calles de manifestantes durante dos días ha obligado al Gobierno francés a enviar una delegación encabezada por los ministros franceses de Ultramar y del Interior. Las negociaciones entre el Gobierno y los sindicatos siguen en el momento de escribir estas líneas, y parece que se puede conseguir un acuerdo. Desde la derecha y la izquierda de la oposición francesa se ha acusado al Gobierno de inacción y se ha criticado su lentitud a la hora de reaccionar ante una crisis que ha puesto de manifiesto el ‘olvido’ y la situación de un departamento francés.

Más presunta violencia policial

Por desgracia, rara es la semana en la que no podemos dejar de hablar de la violencia policial. En este caso, una patrulla de la policía francesa ha abatido a tiros a un ciudadano chino en París, los policías señalan que fue “en legítima defensa” pero la familia habla de “violencia policial”. En cualquier caso hay una investigación abierta y la noticia ha generado el malestar de la comunidad china en Francia y se han celebrado manifestaciones durante toda la semana, algunas de ellas han terminado en enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.

The following two tabs change content below.
Periodista. Apasionado por la información y la política. Escribe para Mundo Obrero. "C'est la lutte finale"
Tags: , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies