16 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Un año después comenzar la publicación por entregas de la obra Luces de Bohemia -julio de 1920- en el semanario España, Picasso vendía por un precio ridículo una pintura que había tenido confinada varios años en su estudio, incluso enrollada sin bastidor en un rincón del mismo. Este cuadro se convertirá  en una de las obras fundamentales en la plástica del S. XX, y con ello, en la Historia del Arte. Nos referimos a Las señoritas de Avignón. Corría 1907 cuando el joven pintor afincado en París presentó el cuadro recién terminado a sus amigos. Los comentarios fueron desoladores. Según narra su compañera de entonces, Fernade Olivier, en el libro escrito en 1933, Picasso y sus amigos, hasta el propio Braque se escandalizó, El pintor que años más tarde creará el cubismo junto al malagueño llegó a afirmar: ‘nos quiere dar a beber queroseno después de llenarnos la boca de estopa’. Esta misma sensación incendiaria la transmitirá años más tarde con otra obra fundamental. Es el Guernica.

Recientemente y casi coincidiendo con el 36 aniversario de la llegada de esta obra a Madrid, el 10 de septiembre de 1981 procedente del MOMA de Nueva York, se clausuraba en el Museo Nacional Reina Sofía la exposición visitada por casi 700.000 personas ‘Piedad y terror en Picasso. El camino a Guernica’. Este cuadro manifiesta la incongruencia humana al escoger el camino de la violencia y la destrucción como resolución de los conflictos.  Refleja en lenguaje plástico lo que Valle Inclán había concebido en lenguaje literario: esa deformación de la realidad rayana a lo grotesco que denominó Esperpento.

Si Valle Inclán levantara la cabeza, se quedaría sorprendido de cómo su obra adquirió un carácter profético que ya quisiera Nostradamus. En Luces de Bohemia, Max estrella se pone ‘estupendo’, pero mucho más estupendo se pone el Presidente del Ejecutivo con sus frases dirigidas a muy españoles y mucho españoles; haciendo unos retruécanos que deja a lo escrito por Góngora o Quevedo convertido en frases de charla en la barra de un bar. A veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión, que también es tomar una decisión;  o esta otra, cuyo barroquismo deja a la altura de lenguaje infantil el de los poetas mencionados: cuando peor, mejor para todos, y cuanto peor para todos, mejor. Mejor para mí el suyo, beneficio. Con una visión  de la política un tanto “personal” –es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde- es el suyo un “cráneo privilegiado” y no el del ciego protagonista creado por el literato gallego: Uno de los mejores ejemplos de esta gran capacidad es cuando, después de vaciar la hucha de las pensiones, pide un crédito para pagarlas a la misma banca a la que antes regaló más de 60.000 millones.

Se dice que la naturaleza imita al arte. Como gallego y persona culta, nuestro Presidente admira al escritor pontevedrés y por ello quiere poner, ya no en escena, si no hacer realidad cotidiana su teoría del esperpento. Y lo mejor del caso es que lo está consiguiendo, eso si, con el apoyo de la divinidad y a un costo bien reducido: unas medallitas por allí;  una oraciones a la Virgen del Rocío para acabar con el paro por allá … Tampoco el referido espíritu picassiano de “las señoritas de Avignon” es ajeno a la labor del Gobierno. Cuando en su partido hay casi 900 investigados por casos de corrupción y el número de personas fallecidas en extrañas circunstancias relacionadas con los mismos va aumentando, haciéndolo el último de ellos muy recientemente; Cuando ha financiado sus campañas electorales con una caja B, se llenan la boca con las palabras España y Patria mientras la saquean invirtiendo el producto de sus rapiñas en paraísos fiscales. Que políticos con altos cargos en el Gobierno y el partido apelen al cumplimiento de la ley y al Estado de Derecho es, como decía el pintor francés citado en la primeras lineas, darnos a beber queroseno después de llenarnos la boca de estopa. Que se utilice la violencia desmesurada como manera de resolver un conflicto – y las imágenes de las cargas policiales el 1-O son una prueba evidente de ello- es la lección no aprendida mostrada por Picasso en su Guernica.   Pero si algo resulta esperpéntico es que mientras la prensa internacional se hace eco de dicha violencia, la ONU solicita una investigación sobre la violencia en Cataluña o la OSCE -Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa de la que forma parte España – pide respeto al Gobierno por las libertades fundamentales, el Presidente afirme ‘España ha sido un ejemplo para el mundo’

Al igual la obra de Valle Inclán o Picasso actuó como revulsivo en la Historia del Arte, y con ello en la mentalidad social, utilicemos la crítica que emana de ellos a modo de herramienta para oponernos a la situación esperpéntica a la que nos llevado.

 

La foto es de Elliott Erwit -Magnum Photos-
The following two tabs change content below.

Antonio Ureña

Antonio Ureña García es Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación; Licenciado en Historia y Profesor de Música. Como escritor, ha publicado ensayos y relatos en diferentes revistas y medios electrónicos. Es coordinador del Proyecto Internacional Leer es un Derecho y editor de la revista Tiempo de Poesía. En sus escritos persigue hacer una reflexión critica sobre la cultura y sociedad actuales a modo de herramienta que colabore a hacer frente a la impostura y el letargo en los que pretenden sumirnos.

Últimas entradas de Antonio Ureña (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies