17 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La semana pasada asistimos al primer asalto del llamado populismo europeo, llamado a arrasar todo el continente y fragmentarlo en mil pedazos. Esta última afirmación podría ser cierta si no fuera porque pese a que muchos se empeñan en llamar el pequeño trozo de tierra en el que vivimos Unión Europea, ésta permanece más dividida que nunca. Ahora nos atizan con el miedo para que todo siga igual y no se planteen las cuestiones que importan realmente.

Vaya por delante que me alegro que el racista de Wilders no ganara en Holanda, de igual manera que espero que Le Pen fracase en Francia. Sin embargo, ambos hechos deberían hacer reflexionar en profundidad a la clase política europea, la cual pese al Brexit sigue sin darse cuenta de los graves problemas que afectan a todo el continente. ¿Realmente qué reflejan el auge de estas dos figuras políticas en una situación económica como la actual? Fácil: que hasta ahora la socialdemocracia, que se vanagloriaba de ser la política definitiva, se ha mostrado incapaz de lidiar con su propia naturaleza. Ni social y cada vez menos democrática. Y ahora se hunde en todas partes, quedando relegada a mera espectadora donde antes era la que mandaba. La crisis de los refugiados, la cada vez más evidente diferenciación de “las dos Europas”, el ya mencionado Brexit, la crisis griega, el conflicto ucraniano… la Unión ha evidenciado más que nunca su zozobra e, irónicamente, su desunión.

 


Durante las dos últimas décadas del siglo XX hicieron creer –los socialdemócratas– a la población que el Estado del Bienestar iba a ser eterno y la panacea, cuando por detrás iban poco a poco cediendo terreno ante el insaciable apetito del capitalismo, hipotecando la sociedad. Ahora comenzamos a ver los resultados de tal prostitución política, mientras la gente sigue sin entender qué está pasando realmente. Ante ello, y cómo se ha dicho muchas veces, sólo les queda la estrategia del miedo para intentar sacar réditos políticos. Curiosamente todos lo usan: Si no gano yo, vendrán los otros y será la hecatombe. ¿Les suena? Nos atizan con el látigo del terror por todas partes: islamismo, radicalismo, separatismo, chavismo… y ni siquiera entran a debatir con serenidad sobre esos asuntos. El grave error está en los posicionamientos extremos, que ha llevado a polarizar la sociedad hasta límites insospechados. Y es ahí donde surgen las figuras más peligrosas.

Ya lo saben en Estados Unidos, y para cuando quisieron remediarlo Trump ya estaba jurando con la mano sobre la Biblia. Europa corre el peligro de seguir la misma senda, con el peligro de regresar a un mapa político anterior a la Segunda Guerra Mundial. Es curioso comprobar que existen dos posturas, como no antagónicas, que defienden dos posturas: la desintegración de la UE o la formación real de unos Estados Unidos Europeos. Ambas propuestas me parecen descabelladas y poco realistas. Algunos dicen que lo segundo es lo mejor y, sobre todo, inevitable -Le Pen firmaría hoy mismo-; lo que se debe hacer es replantearse la Unión Europea, no destruirla. Muchos sabían que hace demasiado que está pendiente esa reforma y no hacen nada; los cimientos fueron inestables e interesados. Ahora simplemente no aguantarán mucho tiempo más.

Toca hacer cambios. Aparecen sudores fríos, se teme por los privilegios. Pero no hay más remedio que hacerlo o nos devoraremos a nosotros mismos. Y no, no hay que reventarlo todo. Para reformar una casa no es necesario derruirla por completo. Tal vez al final de la reflexión se llegue a esa conclusión, quien sabe.

Pero primero hace falta reflexionar. Profundamente y con calma.

Debatir. Con unos y con otros, con seguidores y con detractores.

Dialogar. Porque con silencios y abriendo la boca sólo para proclamar gritos reaccionarios sólo conseguiremos convertirnos en ceniza sin siquiera ser testigos del incendio.

The following two tabs change content below.

Alejandro F. Orradre

¿Escritor? || Coleccionista de blurays (480) || Bolaño || Librópata || Miembro de la PAE || Escribo cosas raras en @murraymagazine y @Neupic

Últimas entradas de Alejandro F. Orradre (ver todo)

Tags: , , , ,

    Una Réplica

  1. TT

    Hoy en Londres, cinco muertos y 40 heridos, por ahora. Pero el gran problema son los “Populismos”, la “islamofobia”. Y te lo dicen igual, con las mismas frases, PP y Podemos. Falta mucha autocrítica en occidente, y sobre todo falta quitarse muchos complejos de encima. Así nos va, nos callamos en según qué cosas, por si nos llaman “fachas”

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies