22 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Tras un tiempo como ausente, Ana, en un arranque de sinceridad, te confiesa que está pensando si separarse o no de ti. Duele, pero la vida es así, uno no elige el amor ni el desamor. Se siente o no, viene y va, se altera, resurge, a veces se descompone.

El caso es que en este momento de incertidumbre, tienes dos opciones, estando enamorado como estás. Convencer a Ana de que tu amor vale la pena o actuar desde el resentimiento. Tienes sospechas de qué camino sería mejor para los dos, pero ay, el orgullo te tira. ¿Cómo ha podido? Si hace años firmó un papel en el que se comprometió a quererme, te preguntas.

Ana siempre ha sido una persona muy a la suya, viene en su propia naturaleza. Siempre ha cultivado un espacio propio. No es como las parejas normales, ella es un alma libre repleta de excentricidades. Ya te extrañó cuando quiso cambiarse el nombre de Ana a Anna, pero al final enseñaste su DNI a todo el mundo, te empeñaste en llamarle Ana por encima de su voluntad y todo el mundo tuvo que acatarlo. Desde entonces, la has notado rencorosa.

No te ha sorprendido pues, que Ana, que aún se llama Anna a sí misma, haya vuelto a echarte un órdago. Ahora tú decides, o le recuerdas todo lo que hicisteis juntos, lo que os une, vuestros momentos de felicidad, todo lo que aún os queda por hacer, o actúas como crees que tienes que actuar.

Como aun estáis casados y tú eres el titular de la tarjeta (así eran antiguamente las reglas y en todos estos años no se ha cambiado), le deniegas el acceso a la cuenta común. Ya no puede administrar su dinero, lo que ingresa se lo vas repartiendo a tu criterio y le indicas en qué tiene que gastarlo. Así aprenderá, dices. Pero Ana sigue erre que erre y te asegura que cada vez siente más que lo vuestro no funciona.

Entonces, preso de la ira, le amenazas con llevarla a juicio y acusarla de abandono repentino del hogar. Como conoces al juez del distrito, seguro que te dará la razón. Impondrá penas muy severas. La cárcel, irás directita a la cárcel, le dices. Eres una histérica, una suicida, una loca, prosigues, nadie nunca te va a querer.

Por si acaso llamas a todas vuestras amistades. Si Ana os llama, no atenderla, decid a los demás que ella no tiene futuro sin mí. Para entonces, Ana ya ni te mira cuando os cruzáis por la casa, pero qué sabe ella lo que es mejor para su futuro.

Cuando te preguntan qué ha pasado, tú contestas: Es ella, que no quiere dialogar. Siempre igual. Es una loca, una suicida, una histérica.

No sé qué he hecho yo para que haya dejado de quererme.

 

la fotografía está extraída de El Punt Avui
The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , ,

    Una Réplica

  1. T&T

    De nuevo nos encontramos con un personaje de víctima, Ana, o Anna, como nos dice el articulista. El independentismo catalán se siente muy cómodo en el papel de víctima. Y cómo no, en todas las películas actuales el marido es el malo, en este caso el hombre se llama España.

    Con todos mis respetos, la metáfora del divorcio aplicada al separatismo catalán es una soberana mentira. La izquierda sigue obsesionada con justificar este paripé que se han montado PP y burguesía catalana para tapar sus respectivas miserias (de gestión, y de corrupción). Y no se te ocurra discrepar, que ya se sabe que si no simpatizas con el independentismo vasco o catalán, eres un facha y un cuñao, por muy internacionalista que seas.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies