24 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



El 23 de abril (primera vuelta) y el 7 de mayo (segunda vuelta) se celebran en Francia las elecciones presidenciales que pondrán fin al quinquenio de François Hollande y, si hacemos caso a todas las encuestas, al Gobierno del Partido Socialista.

Estas elecciones presidenciales, además, son de especial interés porque ponen en juego nuevos actores de importancia en el panorama político francés y han de ser observadas con preocupación porque, hasta el momento, es la candidata del neofascista Frente Nacional, Marine Le Pen, quien lidera todas las encuestas..

Desde este espacio proponemos un análisis semanal de la precampaña y la campaña, recogiendo sondeos, noticias importantes y curiosidades para poder hacernos una idea más o menos completa y concreta de qué se juegan los franceses, y de qué nos jugamos los europeos.

Debate Histórico

Por primera vez en la historia moderna de Francia 11 candidatos y candidatas (9 hombres y 2 mujeres) se vieron las caras en televisión, en un debate que duró cuatro horas y que sirvió más para conocer las personalidades de los candidatos a las elecciones presidenciales que sus programas. El formato, complicado para grandes discusiones de fondo, si fue propicio para que los llamados ‘pequeños’ candidatos, se diesen a conocer ante la mayoría del electorado francés. Quien mejor aprovechó la ocasión fue el candidato del trotskista Nuevo Partido Anticapitalista (2,5% de la intención de voto) quien protagonizó unos intensos ‘cara a cara’ tanto con el candidato derechista de Les Républicains, François Fillon (cuarto en el último sondeo de referencia, con el 17% de la intención de voto) como con la neofascista Marine Le Pen, candidata del Frente Nacional ( empatada en el primer puesto con el liberal Emannuel Macron, candidato de En Marche, los dos con el 24% de los votos), en referencia a sus problemas con las remuneraciones con dinero público de supuestos empleos ficticios de sus asesores tanto en la Asamblea Nacional, como en el Parlamento Europeo.

Si entre los ‘pequeños candidatos’ el gran protagonista fue Poutou, entre los grandes, el que se llevó el gato al agua según todos los sondeos realizados tras el debate fue el candidato de izquierdas y líder de la Francia Insumisa, Jean Luc Mélenchon (tercero, con el 18% de la intención de voto). Mélenchon, adoptó un tono pedagógico pero no dudó en enfrentarse a Emmanuel Macron, en temas referentes al empleo o, y sobre todo, a Marine Le Pen, a quien puso ante el espejo de su supuesto laicismo, al proponer esta la instalación de belenes en los ayuntamientos franceses en Navidad, a lo que Mélenchon le respondió recordándole que la mayoría de los franceses no tienen religión y, en todo caso, esta es un asunto privado. Le Pen, puso en liza sus dos caballos de batalla, el identitario y el antiUE, pero quedo desdibujada al no ser la única defensora de estos campos entre los 11 candidatos. Macron, por su parte, situado (por casualidad) en el centro del plató, siguió lanzando propuestas a izquierda y derecha, algo sobre lo que ironizó uno de los ‘pequeños’ candidatos, el soberanista de derechas François Asselineau, cuando le dijo al candidato liberal que “siempre está de acuerdo con todo el mundo”. Benoît Hamon, candidato socialista en plena caída en los sondeos, (quinto con el 9% de los votos) eligió a Fillon y a Le Pen como principales destinos de sus ‘ataques’ pero su intervención resulto discreta. Fillon, por su parte, asolado por las sospechas de corrupción, no pudo trasladar su pretendida imagen de líder responsable y estuvo constantemente a la defensiva, llegando incluso a amenazar a Poutou con llevarle ante los tribunales cuando éste le acusó de haber metido la mano en la caja pública.

En lo que respecta a los demás candidatos ‘pequeños’, estuvieron discretos, con algún ‘enganche’ entre el derechista Dupont-Aignan y Macron, un discurso obrero y con un marcado carácter de clase pero eclipsado por la intervención de Poutou por parte de la candidata de Lutte Ouvrière, Nathalie Arthaud y las intervenciones algo surrealistas del progresista Jacques Cheminade y el  candidato defensor del mundo rural, Jean Lasalle.

Mélenchon ya es tercero

El candidato de la Francia Insumisa, Jean Luc Mélenchon, fue el claro vencedor del debate, y es, en estos momentos, la personalidad política preferida por los franceses, algo inimaginable hace unas semanas. Mélenchon, que lleva a cabo una campaña pedagógica y temática, ha hablado este fin de semana ante 70.000 personas en el Vieux Port de Marsella, un acto en el que se ha definido como “el candidato de la paz” y en el que ha recordado que una de sus primeras medidas si llega a ser presidente será sacar a Francia de la OTAN. Es el candidato que mayor progresión registra desde hace quince días, ante la caída de apoyo del socialista Benoît Hamon. Hamon, por su parte, ha asegurado que pedirá el voto de los socialistas a Mélenchon si este pasa a segunda vuelta junto a Marine Le Pen. Mélenchon, además, se ha convertido en el protagonista de un videojuego ‘Fiscal Kombat’ en el que el candidato se enfrenta a los mayores defraudadores del país en un arcade de estética 100% ochentera y que está cosechando un notable éxito entre los internautas.

Le Pen lava la cara al régimen de Vichy

La candidata neofascista del Frente Nacional, Marine Le Pen lleva los últimos años intentando limar las aristas de su formación ultraderechista para presentarla ante los franceses como una fuerza respetable que se ocupa de los ‘olvidados por la globalización’ y defensora de la identidad francesa desde un punto de vista gaullista. Aunque su mensaje xenófobo no pasa desapercibido, si es cierto, que la constante asociación entre atentados yihadistas, musulmanes e inmigración le ha dado ciertos réditos. La islamofobia parece ser uno de los caballos de batalla de Le Pen en esta campaña, algo que tiene un cierto pase entre el electorado de derecha francés. Pero este fin de semana Le Pen ha reavivado los viejos fantasmas del antisemitismo del Frente Nacional, algo que cierta derecha francesa ya no ve con tan buenos ojos. Le Pen en unas declaraciones ha negado la responsabilidad de Francia en la detención y deportación de 13.000 judíos en 1942, en lo que supone un acto de negacionismo ante la responsabilidad de la Francia ocupada del Régimen de Vichy y del partido fascista Partido Popular Francés (PPF) en el genocidio de judíos franceses en los campos alemanes. Ante las acusaciones de intentar lavar la imagen del régimen de Vichy y de volver a alinearse con el antisemitismo de su padre, Jean Marie, la candidata del Frente Nacional ha respondido que “basta ya de instrumentalización, la República estaba en Londres y Vichy no era Francia, por lo que Francia no es responsable”, en un comunicado. Sus declaraciones ya han sido condenadas por las asociaciones judías de Francia y las autoridades israelíes. Complicado inicio de semana para Le Pen, quien echó también un jarro de agua fría sobre la idea construida de que es la candidata de los obreros, al señalar hace unos días que está contra la subida del salario mínimo.

Comienza la campaña oficial

Aunque parezca mentira, este lunes ha comenzado la campaña oficial de las presidenciales francesas, este hecho establece unas reglas muy estrictas en cuanto a la cuota de pantalla de cada uno de los 11 candidatos y candidatas. Sin tener en cuenta la intención de voto que tengan, las 11 candidaturas estarán sujetas a unas normas de estricta igualdad en lo que respecta al tiempo de antena en radio y televisión, pero no sólo, también a la publicidad electoral en las calles y en lo referente a sus videos electorales. Por ejemplo, en lo que respecta a vídeos electorales, disponen de 43 minutos de antena en total, desde el lunes hasta la víspera de la celebración de la primera vuelta. Además, podrán poner su propaganda electoral en los espacios de comunicación de los ayuntamientos y se establece una jornada de reflexión, en la que no se podrá pedir el voto, en la víspera de las elecciones.

Contra la abstención, los franceses en el extranjero se mueven

Según todos los sondeos, se prevé que la abstención en la primera vuelta de las elecciones francesas ronde el 30%, sería la cifra más alta de abstención en la historia de francesa. Esta cifra estaría alimentada por la apatía electoral de los jóvenes al no sentirse representados y por el voto de los franceses residentes en el extranjero. Para evitar contribuir a una abstención que podría provocar una subida de la extrema derecha, como pasó en 2002, los franceses en el extranjero se han movilizado y han puesto en marcha una web en la que explican a todos sus compatriotas que viven fuera del país cómo pueden ejercer su derecho al voto.

The following two tabs change content below.
Periodista. Apasionado por la información y la política. Escribe para Mundo Obrero. "C'est la lutte finale"
Tags: , , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies