16 de enero del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Como si de una profecía se tratara, la guerra estalló en el PSOE. Así estará el partido en su foro interno para que la opción más conservadora de las que se presentara a sus primarias hace tan sólo dos años, y a la postre ganadora, Pedro Sánchez, sea ahora considerado un rebelde por no poca parte de los miembros que le apoyaron.

El impeachment a la española encabezado por la oligarquía “socialista” -Felipe González y Susana Díaz-, provocando la dimisión de diecisiete miembros de su ejecutiva para recuperar el control del partido, supone el fin de la guerra fría y enfrenta a la vieja casta política con el derecho de las bases a decidir, al tiempo que cuestiona su independencia de las élites económicas. Una recreación perfecta de la disputa política que sufre España desde hace dos años.

Tan solo por su golpe de timón y resistencia ante el establishment, las editoriales de El País y El Mundo, el Íbex 35, Rivera, Rajoy y los barones y exbarones del PSOE, Pedro Sánchez ya goza de un perfil político más interesante. Porque el mero instinto de supervivencia no justifica el berenjenal al que ha sometido al partido. No sabemos qué será de él en los próximos días (o meses), pero su actitud dista mucho del rol de títere que parecía llevar a la espalda. Su batalla es la de David contra Goliat y ha despertado cierto sentimiento de solidaridad entre la izquierda. No en vano, los últimos coletazos de Sánchez son los últimos coletazos de un gobierno alternativo al PP.

golpe suave PSOE La réplica

El problema del PSOE, no obstante, no es Sánchez ni va a cambiar con su más que posible salida, el problema del PSOE es su indefinición política y la distancia abismal entre sus bases (ese animal mitológico que ancla al PSOE a su memoria) y su casta política. La incapacidad de definirse en el tablero político se traduce en una incapacidad para liderar un gobierno de cambio. Si no es capaz de ahuyentar sus propios fantasmas, mucho menos será de ahuyentar los de un país al que se le junta la precariedad, el pésimo tejido productivo, la fuga de talento, la incertidumbre europea y la pereza de un bloqueo político sin parangón en la historia reciente del país. Y eso sabemos qué significa, que la aritmética pone el gobierno en manos de Rajoy.

A no ser que Sánchez supere el ataque, se reponga, gane unas supuestas primarias y termine formando un gobierno en apenas diez días. A día de hoy, mucho más que ciencia ficción.

 

La foto es de El Confidencial.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies