17 de diciembre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



A nadie se le escapa que estamos en un momento de cambio. A niveles profundos, de los que cambian la percepción de la sociedad en varios temas. Provienen de muchos sectores, y están coincidiendo en estas dos primeras décadas del siglo XXI. Tecnología, derechos sociales —menos de los deseables, todo sea dicho—, economía, geografía… todo parece indicar que en los próximos años asistiremos a un gran cambio.

La gran pregunta —y el gran miedo— es: ¿será un cambio a mejor o a peor?

Nadie sabe, realmente la respuesta. Y quien intente dar por seguro un futuro próximo, se equivoca. Hay quien dice que estamos a pocas décadas de dar el paso definitivo hacia una sociedad realmente pacífica; otros expertos aseguran que la década de los años 20 será recordada como la de un nuevo conflicto bélico a escala mundial que nos devolverá a la cruda realidad de la naturaleza del ser humano.

Ciertamente, si somos fríos y analizamos la realidad desde un punto de vista científico, la propia Historia de la humanidad nos enseña que los períodos de paz son la excepción en un devenir plagado de capítulos bélicos a lo largo y ancho de nuestra propia evolución. ¿Significa eso que un conflicto en Europa es inevitable? Los datos dicen que sí; la esperanza, precisamente, en la propia evolución quiere creer que no. Muchos piensan que hemos avanzado lo suficiente como para ver que las guerras no son la solución, pero a pesar de ello las hay por doquier en todo el planeta; y lo que no son guerras, son conflictos armados de menor escala, cárteles de tráfico de droga, trata de blancas, explotación laboral… Hemos estado durante milenios rodeados de violencia, y lo seguimos estando: de la física, de la psicológica y de la social. La de los poderosos contra los débiles, de los políticos contra los ciudadanos, de los blancos contra los negros, de los heteros contra los homosexuales… y podría seguir durante páginas. Pero nos han vendido un falso paraíso tecnológico y social del que poco a poco estamos despertando. ¿Guerra? Eso sólo pasa en las películas y los documentales, piensan muchas personas. Creen —creemos— que hay paz porque en nuestro barrio —Europa—, los ecos de las bombas callaron hace años.

Por eso un servidor es más bien pesimista: el gran cambio será a peor. Pensemos en la economía, en el indudable bache en el que se encuentra por mucho que digan que la recuperación es exitosa; se han puesto parches, pero el agujero sigue ahí. ¿Cómo sacudían las economías globales hasta no hace mucho tiempo? Exacto, con guerras.

Y ahora estamos en un momento económico muy, pero que muy delicado. Más de lo que nos dicen los periódicos o la televisión. Las deudas no se pueden pagar, y el bienestar social empieza a desmoronarse porque no se sostiene en una sociedad que no redistribuye sus riquezas de un modo mejor.

De haber guerras, no serán por territorios, fronteras o ideologías: los conflictos futuros —y más cercanos de lo que creemos— serán para hacerse con el control de los recursos naturales, que no tardarán mucho en escasear de verdad. Y será una lucha encarnizada, cuyos perdedores, como ha sido siempre, seremos la gran mayoría de ciudadanos del mundo.

Tal vez me equivoque, y por una vez hagamos un buen uso de tantas y tantas cualidades que nos hacen especiales; ojalá seamos capaces de ver más allá de nuestro entorno y abarquemos con nuestra mirada todo el mundo. En 33 años, por desgracia, nada me ha indicado que eso ocurra o vaya a suceder.

De momento, me reservo la opción de dudarlo mucho.

The following two tabs change content below.

Alejandro F. Orradre

Escritor || Jedi frustrado || Reseño mis lecturas en elfindeltsundoku.wordpress.com || Colaboro en @murraymagazine y @hablandoconletr

Últimas entradas de Alejandro F. Orradre (ver todo)

Tags: , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies