25 de abril del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Parlamento proviene de parlar, que a su vez proviene del latín parabolare, “discurrir”, y éste de parábola, “palabra”.

Por terrible que pudiera parecer la aritmética de los resultados en los comicios en Catalunya del 27S, las dos fuerzas políticas que se presentaban ante lo que debía ser un plebiscito han sido incapaces de ponerse de acuerdo, sacrificando aquello (probablemente lo único) que les unía: la construcción de un nuevo proyecto nacional para Catalunya.

Los meses transcurridos desde el 27S, dignos de una secuela de “El guateque”, de Peter Sellers, sin Darth Vader, han rozado el surrealismo, proponiendo (la CUP) en asamblea puntos (la investidura de Artur Mas) que en principio no eran negociables, o aceptando (JxSí) planes de choque radicales que debían avanzar al mismo ritmo que la construcción nacional.

Se critica la postura transparente y coherente de la CUP, pero nunca sabremos cuál era el apoyo que reunía el Súper Candidato entre las filas de JxSí, repleta de independientes (¿sociedad civil?) con voto pero sin voz (en el mejor de los casos con cuenta de Twitter). Pero también se critica el aparente oportunismo (¿no es acaso la política un juego de análisis de momentos y oportunidades?) de JxSí al subirse al carro del movimiento social y creciente independentista, pero esta certeza, encomiable e histórica en cualquier caso, como el plan de medidas urgentes firmado por los agentes protagonistas, es algo que no ha sido capaz de vislumbrarse como un nuevo horizonte, una ocasión memorable para la CUP.

cup_catalunya

Qué quieren que les diga, estoy enfadado, triste, nervioso, y todo ello sin explicarles si mi postura era Mas o Març, de alguna forma atrapado en un partido de ping-pong eterno, dentro de la casilla de una matriz en la que lo que sí sé es que mi voto pedía palabra, acuerdo, país. Y la palabra no ha acercado a nadie.

No hemos sabido, somos contradictorios donde demócratas y republicanos se entienden en los USA, o socialistas y populares en Europa.

Somos especiales, por eso voté a la CUP y me ilusioné con JxSí, y con la representación parlamentaria que antes incluso de formar gobierno eran capaces de mostrar nuevas sensibilidades. La luz sobre el lado oscuro.

Ahora hace falta que se asuman errores, autocrítica profunda, pensar en la equivocada lectura que se hizo del resultado parlamentario, en que han habido maximalismos personalistas por encima de proyectos de país, un error en el que consciente e inconscientemente han caído ambas fuerzas (con fotografías en forma de proposiciones y anexos y planes de choque y desconexiones, que han sido sólo y finalmente carne de twitter), fiascos que han hecho un flaco favor a la sociedad (también a la no independentista), la más dañada de todo ello, la más ingenua, la que ahora comprueba que al país y a sus representantes les falta madurez, la que comprueba que las urgentes emergencias social y nacional pueden esperar seis meses más: el Coyote y el Correcaminos.

el_cielo_puede_esperar

En la película “El cielo puede esperar”, el personaje de Warren Beatty llegaba al cielo antes de tiempo por culpa de un error (siempre la burocracia). Para subsanarlo tratan de devolverlo a la Tierra, a la vida, aunque buscando cuerpos distintos, pues el suyo “original” ha sido incinerado.

No sé qué es lo que hemos quemado, pero ante una oportunidad histórica hemos decidido que el cielo puede esperar.

(O no.)

The following two tabs change content below.

Sergi De Diego

Urbanita, melòman, adicte a Youtube. Llegeix, ha escrit E-mails para Roland Emmerich i és fan de Sonic Youth.

Últimas entradas de Sergi De Diego (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR