14 de noviembre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



 “En los mapas antiguos las tierras desconocidas eran indicadas con hic sunt leones, aquí están los leones. Nosotros estamos entrando en un mundo lleno de leones”. Nos espera un futuro lleno de incógnitas. Para empezar, esta incertidumbre: ¿Qué esperar de la Izquierda?[1]

Aparte de la desorientación que padece desde hace décadas[2] y sin necesidad de bucear a gran profundidad en las páginas más amarillentas y perdidas de la historia hay ejemplos por casi todos conocidos que muestran la dificultad de la(s) izquierda(s) para afrontar conjunta y unitariamente derivas y retos extraordinarios.

Y esta dificultad en realidad no es autóctona, en todo lugar y momento esta asignatura pendiente de la izquierda ha permitido desaprovechar fuerzas y contextos que hubiesen permitido cambiar el curso de la historia.

Ejemplos de fracasos sonados pueden encontrarse fácilmente , desde las dificultades y luchas internas del Frente Popular en el periodos del 36 al 39, pasando por la desavenencias entre el PS y Comunista francés  -que se llevó por delante mucho del Programa Común a mediado de los 80-, mas recientemente la preferencia del SPD por la gran coalición con la CDU obviando la posibilidad de un gobierno con los verdes y izquierda, por otro lado, existen ejemplos de acuerdos que fueron posibles, la esperanza truncada del gobierno de Unidad Popular con el asesinato de Allende y la posterior dictadura-shock[3], las primeras elecciones municipales después de cuarenta años de franquismo, donde comunistas y socialistas conquistaron muchos pueblos y ciudades. Recientemente, Portugal ha optado por un gobierno socialistas con apoyo parlamentario de comunistas y del Bloco para hacer frente a los crueles designios del dios de la austeridad con toda las dificultades y amenazas que esto supone.

Los antecedentes históricos han de hacernos razonablemente pesimistas de cara a la posibilidad de un gobierno reformador y de progreso en España, aunque la  situación de emergencia y la cruda realidad social[4] por la que atraviesan millones de personas en nuestro país[5] han de inculcarnos cierto optimismo ante unos momentos, estos, de esos extraordinarios.

Sin embargo no deja de ser desesperante asistir diariamente, con la que tenemos encima a la lucha entre “los socialistas nacionalistas y conservadores”, “socialistas de izquierda” y la dirección de estos sin tener en cuenta la opinión mayoritaria de sus bases para decidir el próximo movimiento, al igual de chocante resulta las cacofonías que se producen en Podemos entre la línea ortodoxa, heterodoxa, aperturista y tuitera, pero en fin, así es la izquierda[6].

Los resultados electorales son los que son y el calendario político es el que es, y la estupidez del post 20D debería hacerles recapacitar, una obviedad, o acuerdo por un gobierno de cambio y progreso o cuatro años mas del PP.

Realismo frente a dogmatismo, mayoría social frente a unos cuantos, precarizacion frente a dignidad, universalidad frente exclusión, justicia frente a impunidad, en definitiva un país para la toda la ciudadanía o un país de y para unos pocos.

En este nuevo contexto multipartidista, un gobierno de cambio y progresista habría cumplido un primer objetivo, esto es, devolver la credibilidad a la política y aunque tendría las manos atadas en cuanto a grandes reformas, pues el PP sería un tapón permanente[7], un gobierno[8] de mínimos, media legislatura, pongamos por caso, ocupado exclusivamente en restablecer derechos básicos, restaurar la dignidad a las personas y recuperar el crédito de la política y sus instituciones.

Con la prudencia requerida, espero que el  infantilismo miope de la izquierda desaparezca y sepan convertir la variedad parlamentaria en una  mayoría capaz de lograr un acuerdo por un  gobierno social, progresista y democrático.

 

 

 

[1] ¿Qué es la Democracia?, Giovanni Sartori.
[2] Este tema ha ocupado y ocupa miles de páginas, y seguro que las seguirá ocupando.
[3] En referencia a la Doctrina de Shock de Naomi Klein.
[4] Véase el informe de Caritas de junio de 2016.
[5] Solo me centrare en España, aunque en otros muchos lugares del planeta se dan situaciones extraordinariamente más crudas y violentas.
[6] La Vida de Bryan retrata a la izquierda magistralmente.
[7] Recordar aquí aquellas palabras “Que caiga España que ya la levantaremos nosotros”.
[8] Cualquier formula seria valida para este propósito, en solitario o en coalición.

La fotografía es de Público.es

The following two tabs change content below.

Antonio Jose Pecellín

Graduado en Ciencias Politicas y Máster en Intervención Social

Últimas entradas de Antonio Jose Pecellín (ver todo)

Tags: , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies