30 de marzo del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Parece que en España, un país tan católico, apostólico y romano, nadie pide perdón, nadie entona el “mea culpa”, nadie hace examen de conciencia y asume sus errores. Es evidente que si no es una costumbre muy española el pedir perdón, pues huelga decir que asumir responsabilidades por tus actos es para los habitantes de esta piel de toro llamada España una entelequia propia de los cuentos de ciencia ficción.

Una vez conocido el informe Chilcot que desmonta las razones por las que Aznar nos metió en una guerra como la de Irak y después de observar la reacción del expresidente Aznar junto a toda su caterva de defensores, pues cada vez tengo más claro que lo de pedir perdón en España no se va a convertir en moda.

Pero ¿por qué sabemos a ciencia cierta que Aznar ni el Partido Popular van a pedir perdón no sólo por de Irak, sino por miles de corruptelas tejidas en esa tela de araña de la calle Génova? La respuesta es simple y clara: en España no te pasan factura los errores políticos. Si no lo creen, miren los resultados de las últimas elecciones que corroboran lo que les digo.

Blair Chilcot

Existen muchas razones de esta aparente impunidad y ese “irse de rositas” de los políticos que cometen estos errores, que más bien son crímenes, pero sin lugar a dudas uno de los motivos más importantes es por la inexistencia de un periodismo libre con suficiente fuerza para denunciar y ejercer presión sobre los poderes fácticos. Ya dije en una ocasión que en España hay mucho hooligan metido a periodista que sólo rinde obediencia a la voz de su amo que es el que le paga.

Un ejemplo de esta situación lo podemos ver en la reacción de la prensa británica frente a Tony Blair y los titulares de la prensa española frente a las responsabilidades de Aznar. Nada que ver. Mientras que en Inglaterra la prensa se ha mostrado iracunda con Blair tras el informe Chilcot, en nuestro país, excepto honrosas excepciones, la cosa parece que no ha sido para tanto. Así ¿cómo queremos que nuestros responsables públicos asuman responsabilidades o al menos pidan perdón?

Comparativa

Comparativa entre Blair y Aznar en sus respectivos países, tras el informe Chilcot.

Desgraciadamente el periodismo, como la guerra, se ha convertido en un negocio. De esta forma cuando el negocio prima sobre la veracidad y la objetividad de la noticia, pues el periodismo, el verdadero periodismo muere y da paso a esos titulares capciosos y a esas noticias manipuladas o esos artículos de opinión más propios de consignas esgrimidas por los hinchas radicales de un equipo de fútbol, que del propio periodismo.

El buen periodismo, el que a mí me gusta, es el que representa contrapoder, el periodismo crítico, el periodismo del “yo acuso”, el altavoz de la ciudadanía, el despertador de conciencias, algo parecido a lo que Otero y Celaya pretendían con la poesía social, un periodismo que por ser comprometido no tiene que porqué perder pureza ni belleza, un periodismo en que los ciudadanos nos veamos representados, un tábano molesto para los que manejan el cotarro.

Desgraciadamente la realidad y el deseo, como bien nos enseñó Cernuda, no siempre van de la mano.

 

 

The following two tabs change content below.

Manuel Tirado Guevara

Profesor de Lengua y Literatura. Concejal de Podemos en el Ayuntamiento de San Juan del Puerto (Huelva)

Últimas entradas de Manuel Tirado Guevara (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR