22 de mayo del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Estarán de acuerdo, si han leído las páginas de sucesos de diarios digitales y en papel durante el pasado año y lo que llevamos de éste, que los dos casos que más han conmocionado a la opinión pública son, por un lado, la más que posible violación en San Fermín de una joven por parte de un grupo de descerebrados -reincidentes abusadores- que se autodenomina La manada, y por otro, el caso de Diana Quer, asesinada por parte de Jose Enrique Abuín, el Chicle, un hombre plenamente integrado en la sociedad.

El tratamiento de los medios españoles de ambos casos desvela lo que ya sabemos, que la prensa española dedicada a los sucesos es, por lo general, oportunista, machista hasta decir basta y carece de todo tipo de escrúpulos. 

Del primer caso, la violación de La Manada, se cuestionó que la joven víctima de la violación intentara llevar una vida normal, se aludió a su manera de vestir, a su manera de sentarse en el juicio, a su actividad en las redes sociales,  a la verosimilitud de su testimonio, se ha publicado íntegramente el interrogatorio, todos los detalles sexuales de su violación, se ha hecho del caso un pasatiempo en las redes sociales, se han mostrados íntegras imágenes de la violación, se han publicado multitud de columnas -siempre hombres- de desnortados opinólogos salidos del jurásico y se ha mostrado, por activa y por pasiva, complicidad con semejantes especímenes. Con bucear un poco en la hemeroteca se puede encontrar un tratamiento informativo, en general, penoso, irrespetuoso y sensacionalista hasta decir basta. Si no fuera por la sororidad llevada a cabo por las mujeres en la red y en los medios de comunicación, por la cantidad de mujeres que expusieron públicamente el peor momento de su vida para concienciar acerca de la única salida que tiene una víctima (seguir viviendo) y por el buen hacer de algunos profesionales, no se hubiera concienciado tanto a la población acerca de los abusos y violaciones que suceden, día sí y día también, en la sociedad española. Pero no nos llevemos a engaño, son las mujeres las que se están rescatando a sí mismas, cuestionando lo que antaño sería una batalla perdida. 

El caso de Diana Quer es más flagrante si cabe, que ya era difícil. De la joven asesinada en Galicia se publicó en una crónica realmente execrable que desaparecía para hacer daño a su madre, se señaló a la familia por su desordenada vida, se habló de un entorno problemático, se señaló a su madre por fiestera, al padre por retenerla en casa, a la hermana por excéntrica, se propagaron bulos a discreción y se hurgó hasta la extenuación en la vida íntima de una familia que ha vivido el peor año de su vida y cuya existencia quedará marcada para siempre. Antena 3, Telecinco, La Voz De Galicia, todos los panfletos de la derecha más rancia de este país, La Sexta, casi ningún medio nacional se libra de haber tratado, en mayor o menor grado, este caso con una falta de escrúpulos intolerable para cualquier profesional que se precie. Otra vez, capitaneados por hombres. Pese a ser abroncados por la Guardia Civil, otra vez, ningún medio ha entonado el Mea Culpa tras el espantoso ridículo que han hecho con este caso. Hoy, todos son aplausos para los profesionales que se encargaron de la investigación, pese a que sus continuas intromisiones entorpecían la investigación, y solidaridad con la misma familia que han pisoteado mes a mes durante todo el 2017.

No es nada nuevo, pero sí es visible hasta lo hiriente.  A la prensa amarilla y de crónica negra de este país le hace falta un código deontológico como el comer y mucho feminismo, a las asociaciones de prensa, un activismo más acentuado si quieren dignificar la profesión, a los profesionales, menos venderse y más amor por lo que hacen, a los directores de los medios, responsabilidad, y a los consumidores, no dejarse engañar por el clickbait y el chascarrillo fácil. Que la prensa española no siga convertida en una cloaca miserable y nauseabunda es un asunto de todas y todos. 

 

La fotografía es de Atlas. 
The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

    2 Réplicas

  1. Marisa Domenech

    Sumamente agradecida por vuestra objetividad en la linea periodística que día a día realizais. Sirva este excelente articulo como alegato contra la violencia machista desplegada por determinados sectores reaccionarios, medios de comunicacion y tertulianos a la caza del clima de opinión amarillista y del morbo que genere audiencia. Y por defender a través de vuestras opiniones inteligentemente sensatas la libertad de las mujeres y la igualdad de genero. Gracias por este articulo.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies