La lógica ilógica de la confluencia - La Réplica
18 de agosto del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Lo que son las cosas. La realidad política, antojadiza, supeditada a la actualidad, fácilmente maleable, ha situado en el escenario una coyuntura hasta ahora lejos de producirse: la ansiada confluencia de fuerzas del cambio con Podemos e IU como eje vertebrador.

Según algunas informaciones, el PSOE intenta convencer a IU de ir en solitario  a las elecciones (puesto que le vaticinan una subida en su representación parlamentaria) mientras Alberto Garzón, dotado de peso político tras las últimas elecciones donde prácticamente él era Unidad Popular, habla abiertamente de ir con Podemos, y la formación liderada por Pablo Iglesias parecen más convencida que nunca del acuerdo.

Lo que en Podemos tachaban de estrategia errónea en los últimos comicios, ahora es la única opción de dar un vuelco al tablero político, quizás siempre fue la mejor opción: Que fuerzas plurales, transversales y de naturaleza rupturista se aúnen buscando un cambio real en España. La población con menos recursos no puede esperar más en un país con más del 21% de paro, una desigualdad latente y condiciones estructurales que exigen un cambio urgente de modelo productivo.

Domenech-Iglesias-Errejon-Carolina-Bescansa_EDIIMA20160411_0559_18
Pero no todo es resultado del azar. La confluencia respondería también a esa lógica ilógica que bien manejan en Podemos: hacer precisamente lo que no estaba en el guión, buscar el enésimo giro de tuerca. Un amigo me dijo una vez que nunca había visto un partido con más tolerancia interna a sus propias contradicciones. Quizás sea porque el fondo de sus actuaciones se lo permite, porque el hartazgo social del bipartidismo permite ensanchar el margen de error o porque la izquierda siempre nació y vivió contradictoria y esa es, precisamente, una de sus señas características.

Si Podemos puede contradecirse una y otra vez en cuestiones de estrategia política es porque como decía Iglesias, a la hora de la verdad, “la gente”, los que luchan contra la desigualdad y un mundo más justo, saben de qué lado estará la formación morada. El cómo se  lleguen a posiciones de poder, desde donde ejercer cambios significativos para la vida de la gente, es una cuestión de saber leer y entender el momento político. Y hoy, reconocido que estando solos es imposible variar el engranaje político español, asumido que en confluencia siempre fue todo mejor y a un paso de superar las diferencias con IU, el miedo del PSOE no es de extrañar. Un tercer puesto en las elecciones podría ser el primer paso a la pasokficación del partido que ni es socialista ni obrero. Mientras Podemos se contradice en la estrategia (o quizás su estrategia es contradecirse para descolocar al adversario), pero parece firme en sus propósitos políticos y no cuenta con el desgaste del poder en la mochila, el PSOE no cambia lo que ha venido haciendo estos últimos años. Realiza un programa social, se presenta como una fuerza de progreso, habla de cambio cuando no cambia nada y termina gobernando para las élites en las que ellos mismos se han convertido (véase la “derogación” de la reforma laboral). Y eso ya no se llama contradecirse, se llama traicionarse.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies