13 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Pese a que es uno de los momentos más relevantes de nuestra historia democrática, el presidente del tribunal de la Audiencia Nacional consideró irrelevantes un puñado de preguntas dirigidas al Presidente del Gobierno,el cual, con la inestimable ayuda de un abogado de la famiglia -el mismo abogado de Bárcenas-, se sentó en su privilegiada silla, respondió con evasivas y negativas a todas las preguntas –hasta 31 veces negó- y se fue por donde había venido con una insultante tranquilidad.

Y es que si algo tiene la comparecencia de Rajoy ante la Audiencia -arrastrado por sus propios lodos- es un carácter tremendamente insultante. Rajoy no sólo no colaboró en nada con la justicia, sino que mintió reiteradamente, descargó en terceros su responsabilidad y salió a la palestra erigiéndose como un adalid contra la corrupción. Si ya es vergonzoso ver al Presidente del gobierno del país bañado en fango hasta las cejas, verlo actuar con socarronería ante la Audiencia -“lo mismo se está usted confundiendo de testigo”-, protegido por los medios afines -que desterraron u obviaron la noticia– e intentando manipular el relato de nuestra historia reciente, es de un bochorno insoportable. Según Rajoy, fulminó a los malos y acabó con la corrupción que inundaba su partido.

Él, sobradamente negligente y máximo responsable del torpedeo continuado de los procesos penales abiertos contra su partido por corrupción, presidente del gobierno más corrupto de Europa, líder del partido que ha saqueado cualquier comunidad donde ha gobernado, principal garante de un equipo de gobierno en el que han ido dimitiendo ministros de manera continuada durante los últimos años, con un montón de amigos y conocidos en Soto Del Real, no dudó en seguir contando un relato que, como poco, es una tomadura de pelo.

Y es que Rajoy pasará -aunque ahora parezca eterno- y no sólo habrán desaparecido un sinfín de recursos públicos, se habrá llevado consigo la moral y dignidad de una nación que ha visto cómo la han denigrado, avergonzado y humillado hasta decir basta sin que pase nada, agotando su paciencia e inoculándole la idea de que España es así, todos son iguales y tenemos lo que nos merecemos. Así es el fétido cloroformo del Partido Popular, que hace creer que vivimos una maldición exclusiva en nuestro país: La del vaso que nunca colma.

 

La fotografía es de Reuters.
The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , ,

    2 Réplicas

  1. David Condis

    Una vergüenza mayúscula. En Ecuador, país en el que estoy en estos momentos, esto sería un escándalo mayúsculo. España es un lodazal.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies