30 de abril del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica


mujer_andando

Un vídeo de una mujer caminando por las calles de Nueva York está causando impacto a través de las redes sociales. Ella simplemente camina, mientras es observada, supuestamente piropeada y acosada por varios hombres con los que se cruza. Pero a nosotras no nos ha impactado tanto: ya lo conocemos. Conocemos la sensación de inseguridad, de bajar la mirada, de cambiar de acera, de soportar comentarios sobre nuestro aspecto y nuestra ropa, incluso sobre nuestra forma de ser y estar. Sabemos lo que es escuchar silbidos, gritos y expresiones obscenas, que nos pidan sonreír, que nos pregunten a dónde vamos solas. Sabemos lo que es sentir que la calle no es nuestra.

machismo_volencia_verbal

En nuestra cultura patriarcal nuestro espacio no es el público porque somos necesarias en el terreno privado, donde podemos reproducir y cuidar, pero no producir ni ganar.

Al igual que no lo es la calle, tampoco es nuestro el ámbito político. Existe una idea generalizada de que estamos ahí y lo estamos consiguiendo, pero los datos no engañan: la política sigue siendo cosa de hombres. En nuestro país aún no hemos tenido ninguna presidenta, y este panorama no cambiará porque los líderes de los principales partidos políticos siguen siendo ellos (de los partidos viejos y también de los nuevos). En nuestro Consejo de Ministros actual, compuesto por 14 personas, 9 son hombres y 5 son mujeres. Si analizamos los 19 Gobiernos Autonómicos, tenemos a 15 presidentes y tan solo a 4 presidentas. Esta misma situación se repite a nivel europeo: ellos están y ellas son la excepción.

El desigual reparto de los puestos de influencia y poder se repite en otros ámbitos públicos como el económico, científico y deportivo. Ellos son los principales empresarios de España, ganan prestigiosos premios por sus investigaciones y acaparan la totalidad del espacio deportivo televisivo. Nosotras no estamos, y si estamos somos la excepción desconocida. Y si en algún momento hemos estado, la historia nos ha silenciado. No hay más que echar un vistazo a los libros de texto de las escuelas para comprobarlo: nuestro lugar es el espacio privado y ahí es donde hemos estado siempre y donde seguiremos estando (o eso es lo que nos hacen creer).

union_europea_machismo

Consejo Europeo. Formado por 33 personas, 6 de ellas mujeres

A lo largo de nuestra socialización vamos normalizando e interiorizando esta situación desigual hasta el punto en que un desequilibrio tan escandaloso termina por pasar desapercibido. Sin embargo, esta distribución influye en nuestra concepción del mundo y en nuestras trayectorias vitales, puesto que condiciona qué ámbitos, espacios, estudios y ocio nos interesan, a cuáles nos dedicamos y en cuáles nos implicamos.

De esta manera vamos construyendo nuestra percepción de la realidad segregada en función del género, lo cual determinará lo que percibimos como real y como posible, que va influyendo en nuestras acciones y decisiones de una forma prácticamente inconsciente y oculta. Esto es a lo que la filóloga feminista Elena Simón llama universo simbólico: los valores, las normas, las imágenes, las creencias, los comportamientos, los lenguajes y los saberes influyen en la creación de nuestra distorsionada percepción de larealidad, que nos hace creer que lo que vemos es lo único posible.

mujer

Viñeta de Quino. Derechos de Editorial Lumen

Esto se relaciona directamente con la existencia de referentes y modelos: si no veo a nadie de mi género en un ámbito, yo tampoco me veo en él. Si soy mujer y no veo mujeres ostentando puestos de poder, es difícil que me implique en la política. Si no conozco a mujeres empresarias, es probable que no emprenda. Si soy hombre y no he tenido maestros, es complicado que elija estudiar educación infantil. Si para mí no existen mujeres futbolistas y no gozan de la fama y el prestigio que sí tienen ellos, yo tampoco lo seré, porque no entra dentro de mis posibilidades de acción, porque esta es la realidad que yo conozco. En palabras de Simón: al no vernos, no nos vemos.

Cuanto más conscientes somos de esta desigual distribución de los espacios más capaces seremos de reconstruir nuestra representación simbólica, y ampliar nuestras posibilidades de acción más allá de lo que percibimos como real. En un sistema basado en el desigual reparto de espacios y de poder que nos bombardea constantemente con estos mensajes, esa consciencia debe ser transgresora y sistemática, pues los cimientos del patriarcado son profundos e invisibles: deben ser permanentemente cuestionados por todos y todas. Nosotras queremos el espacio público. Lo queremos todo. Las calles y las instituciones son también nuestras: conquistémoslas.

The following two tabs change content below.
Psicóloga, orientadora educativa, activista social y feminista.

Últimas entradas de Marta Güelfo Márquez (ver todo)

Tags: , , , , , , , ,

    Una Réplica

  1. Anna Rovira

    En parte creo que esta situación nos la hemos buscado y no estamos haciendo casi anda para cambiarlo. No se trata de ser mujeres, se trata de ser humanos, da igual hombre o mujeres no hay que despreciar a ningún sexo.
    No nos quedemos calladas, los hombres siguen haciendo estas cosas porque nunca han obtenido una respuesta que les haya chocado para hacerse plantear que la situación actual no debería ser normal.
    En el caso del video de la chica que va andando por Nueva York, no se si es mi percepción, pero tengo la sensación de que va insegura. ¿Porque?! No tengamos esa sensación, y si alguien dice algo, simplemente responder de una manera que no se van a esperar y se callan porque no saben como reaccionar.
    En cuanto al tema político o del trabajo, no creo que sea porque no nos veamos reflejadas y como consecuencia no “queremos” (por decirlo de alguna manera) trabajar en eso. No se cual debe ser el motivo, pero en mi caso no me fijo en si alguna mujer antes lo ha hecho.
    Aunque lo peor son las mujeres que ven todo esto como algo normal, las mujeres que creen que el hombre está por encima, porque por desgracia las hay que si lo piensan. Me da miedo saber que tipo de educación han obtenido en casa o en la escuela.

    Simplemente es mi opinión y mi corta experiencia.
    De toda formas gracias por el articulo.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies