22 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Hay un debate público destapado por el documental emitido ayer por LaSexta, La estrategia del silencio (Vicent Peris), en el que se narra la titánica lucha, contra la incompetencia, el hastío, la ignorancia y el dolor, que abanderaron los familiares de las víctimas del accidente de metro de Valencia (AVM3J), acontecido hace la friolera de once años (2006). Ellos navegaron contra viento y marea hasta abrir un horizonte de verdad en todo su caso, que acabó con el reconocimiento de las Instituciones Valencianas del perjuicio causado y la causa recurrida por parte de la fiscalía.

 

Si bien el espectador se echa las manos a la cabeza con las negligencias técnicas que provocaron el accidente o la actuación de unos políticos entregados a intereses partidistas, que señalaron la visita del Papa a Valencia como acto primordial sobre el que no cabía ni una pizca de sombra, lo que de verdad indigna es la connivencia y el mirar hacia el otro lado de un sinfín de sujetos, de todo ámbito profesional y estrato social, que pertenecían a la sociedad valenciana y que no mostraron el más mínimo sentido de la ética ciudadana o el deber para con su profesión.

Flagrantes son los casos de la consultoría que se salta toda barrera moral para ponerse a la altura de su pagador, los consejeros que cambiaron su testimonio ya lejos del bozal del amo, los profesionales de la televisión que sólo tras verse con el agua al cuello, generaron una protesta masiva contra la instrumentalización de sus trabajos con fines políticos. Puestos de trabajo que, dicho sea de paso, no se extinguieron de la noche a la mañana, sino por la repetida complicidad informativa de un medio, Canal Nou, que fue durante años altavoz del grupo de malhechores que los gobernaba y sede de prácticas corruptas.

Para organizar un entramado de tal calibre, no valía sólo con almas perversas y sedientas de poder, sino con muchas otras que se dejaron involucrar en la máquina del fango acatando órdenes o mirando hacia otro lado. Cabe preguntarse por la dignidad que mostramos como individuos y en nuestras acciones colectivas ante el poder y el dinero. Y nos lleva a las siguientes preguntas:

Localiza la injustica más próxima a tu entorno. Ante la misma, ¿qué haces?
¿Somos capaces de presentar batalla ante las injusticias sistémicas?

¿Podríamos renunciar a un empleo sólo por hacer frente a una injusticia evidente?
¿Podríamos denunciar a un sujeto político, al margen de que su ideología sea afín o no, si supiéramos que comete una ilegalidad?
¿Hasta dónde podrían llegar nuestras renuncias personales por una cuestión de ética personal o laboral?
¿Somos capaces de solidarizarnos con las víctimas de injusticias ajenas y dar batalla por causas que no nos afectan?
¿Denunciaríamos públicamente que desde un puesto de mando se nos ha coaccionado para prestar falsos testimonios?
¿Queremos construir, a través de nuestras acciones, una ética colectiva en esta sociedad?
¿Están, nuestras voluntades, encadenadas a una hipoteca o a un trabajo?
¿Cuánto nos importa la construcción de un mundo justo?

Puede que las respuestas a estas preguntas, las propias y las ajenas, sirvan para explicarnos cómo llegamos a este punto. El accidente del metro de Valencia fue de todo menos un accidente. Será difícil revertir el proceso de putrefacción de la moral pública con la que hemos funcionado en sociedad los últimos lustros.

 

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies