16 de octubre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Reclinado en el sillón de la barbería, el Don contempla su rostro en el espejo. Hay en su mirada un destello imperceptible de justificado recelo. Vuelve el tic al ojo izquierdo. Siente miedo. No es por la navaja -el local es de confianza- sino por la guerra en el seno de la famiglia. Ambición, envidia, deslealtad… Demasiado chivato dándole a la húmeda. La prensa y los picoletos no dan abasto. Ni los jueces. Ni siquiera los pensionistas dan tregua. ¡Porca miseria!

El Don se rebulle incómodo bajo el filo de la navaja, arriba y abajo, ris, ras. Los canarios de la barbería cantan felices en sus jaulitas de alambre y madera, ajenos a la podredumbre del mundo. Sus chiflidos le impiden pensar. Lo enfurecen. Recuerda el reciente escándalo del máster falsificado, la risa forzada de la presidentessa negándolo todo, la jauría de juntaletras y gacetilleros triturándola en la prensa y en las redes… Sí, ahora ya no tiene dudas: ha sido la Gürtelesa, el puto “verso suelto”. Ella informó a los periódicos. Qué mejor prueba que su silencio delator, vengativo, casi burlesco… ¡Figlia di la puttana! ¡Cuánto estará disfrutando!

El barbero sube el volumen del transistor. La voz de Renato Carosone inunda la barbería de remotos recuerdos juveniles: “Tu vuo’ fa’ ll’americano, mericano, mericano…” El ritmo jalea a los canarios en sus columpitos de caña. Redoblan los chiflidos. Una liga estrangula las pantorrillas y los calcetines del Don. Le molestan. Suda… Maldita Gürtelesa, con ese aspecto de beatita rica paseando al chucho… Sí, se la tenía jurada a la rubia y echó los gusanos sin el menor escrúpulo, le pudo más la venganza que laomertá”. No le importaron ni la famiglia ni los negocios. ¡Sacco di merda!

El Don sabe que la Gürtelesa es de la vieja escuela, piensa que “il miglior perdono é la vendetta”. Dentro de ese cuerpecito de madre tornera vestida de Dior se esconde una bomba de relojería cebada con dosieres de destrucción masiva. ¿Pero se atreverá con alguien más? ¿Quizá con él? Puede, ya ha perdido el honor, y “chi perde l’onore non lo ritrova piú”. Urge neutralizarla y para ello hará lo posible e incluso lo imposible, si es que lo imposible es posible. Quizá la presidentessa, su presidentessa, ya lo esté haciendo. Ojalá. Siempre la tuvo por su madrina de guerra.

Siente el filo de la navaja en la garganta, arriba y abajo, ris, ras, mientras Carasone porfía tozudo con los canarios, mericano, mericano. La cabeza le va a estallar. Entreabre los ojos con dolor. Vuelve a verse en el espejo, la navaja a la altura de la nuez… Y se alarma… No le suena el rostro del barbero, no es de la famiglia. Piensa aterrado en el largo brazo de la Gürtelesa mientras una llamativa rubia pasa por la acera al otro lado del cristal. El pulso del barbero se sobresalta. ¡Porca vita!

The following two tabs change content below.

Jose Antonio Illanes

José Antonio Illanes es escritor. Trabaja en la multinacional Red Bee Media como subtitulador para sordos y audiodescriptor para ciegos. Acumula multitud de premios en el campo de la narrativa: Gustavo Adolfo Bécquer, Alberto Lista, Malela Ramos, Ciudad de San Sebastián, De Buenafuente, Gabriel Miró, La Felguera, Tomás Fermín de Arteta... Es autor de "Historias de cualquier alma", "La trastienda de la memoria" y "El azor y la zura", premio de novela Malela Ramos. Es colaborador de la revista cultural Atalaya y ahora de La Réplica.

Últimas entradas de Jose Antonio Illanes (ver todo)

Tags: , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies