23 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



A menudo nos encontramos con siglas, cada vez más. Muchas de ellas terminan convirtiéndose en acrónimos como láser u ovni y algunas otras no paran de aumentar. Es el caso de las conocidas LGTB, unas siglas que implican, por sí mismas, un mensaje de colectividad y de unión y por ende, no cesa en acoger letras con las que se identifiquen más personas fuera del ámbito cisheteronormativo o lo que es lo mismo, personas que son trans, heterosexuales o que su manera de vivir la sexualidad y afectividad, así como su identidad de género, no se correspondan con la norma social establecida.

Salirse de esta norma es cada vez más común, dada la evolución social y la aceptación que supone y esto abre el abanico de posibilidades que tenemos para autodenominarnos en este terreno. Lesbianas, gays, transexuales y bisexuales componían las primeras siglas hasta que, poco a poco, hemos acogido a las dos nuevas realidades: los intersexuales, personas cuyo sexo biológico no es del todo ni masculino ni femenino, anteriormente conocidos como hermafroditas, actualmente esa palabra es considera peyorativa por este colectivo.


También se añaden los y las queers, o personas que no se sienten identificadas con la ideología de género, que viven con fluidez su sexualidad o sencillamente no se sienten cómodas con ciertas etiquetas que encorsetan su realidad, que no es otra que tener libertad para cambiar de opción a placer.

Ahora que nos acostumbramos a nombrar al colectivo LGTBIQ, surgen por algunos lares LGTBIQAD+. Es algo menos frecuente pero quizás sea el futuro de esta sigla que no para de crecer. La “A” representa a los asexuales o personas que no sienten deseo sexual y la “D” incluye a los demisexuales, aquellos y aquellas que antes de empezar una relación sexual necesitan un estrecho vínculo emocional y afectivo basado en la confianza y el cariño mutuo.

Para finalizar el símbolo de sumar indica la inclusión a toda aquella sexualidad o expresión que aún no se encuentra en esas siglas, lo que nos indica que puede que sea el fin del crecimiento de estas.

Conocer es aprender y es el comienzo para respetar y entender que nuestro colectivo es mucho mayor que el referido al ámbito sexual, incluyendo aspectos como el biológico, de género y de afectividad. Sabiendo esto podemos usar las siglas que nos apetezca: la versión corta, la intermedia y más actual o la más moderna, a gusto del usuario o usuaria.

The following two tabs change content below.
Profesor de Educación Primaria especializado en el ámbito LGTBIQ. Estudió diseño y trabajó con una beca en Alemania en el terreno de la integración.

Últimas entradas de Luis Alfonso Caravaca (ver todo)

Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies