29 de julio del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Os cuento una teoría en una alambicada frase: De un tiempo a esta parte, sospecho que el boom de las distopías en todas las manifestaciones del arte sucede porque cada vez las distopías son menos distopías, es decir, nos parecemos sospechosamente a ellas y son la escusa perfecta para disfrazar nuestras miserias y terminar hablando de lo que nos está pasando, la descarada decadencia del estado social. Ya no es como cuando en los años 90 hacían una distopía lejana, ahora estamos a un paso de convertirlas en realidad. El mérito hoy es imaginar un nuevo fracaso y que sea fresco, original y profundo. La última que considero destacable es Log Out, editada por Norma Cómics del barcelonés Sergi Puertas y el uruguayo Pier Brito.

Hay muchas obras que pueden servir como referencias (Desafío Total, Matrix), pero destacaré tres poco habituales, El hijo de los hombres, la película de Alfonso Cuarón, con la que comparte un crecimiento de los problemas del mundo de carácter progresivo (la acción de sitúa en Canarias, donde hace mucho frío), 1984, de George Orwell, por el punto de vista del obrero que se rebela al sistema, y Reparador de sueños, el cómic de Matías Santellán y Serafín ganador del Premio Ñ de historieta, donde los ciudadanos prefieren los sueños a la penosa realidad.

Log Out adentra la distopía en el mundo de los videojuegos.

Log Out adentra la distopía en el mundo de los videojuegos.

Y es que la realidad de Log Out es tan penosa emocionalmente hablando, tan desarrolladamente fría e inhumana, que muchas personas prefieren zambullirse en las recreaciones virtuales de una empresa dedicada a vender una ilusión paralela. Nuestro protagonista, Ronan, es una cobaya tecnológica, uno de los Beta Tester de la compañía, desamparados legalmente, con cada vez menos derechos laborales y unas clausulas inhumanas en el contrato. Problemas laborales que no nos suenan a chino. Además, por si fuera poco, las consecuencias que la experiencia ocasiona a su salud es una absoluta incógnita, al menos para los afectados (el síndrome de Kovalev).

El conflicto comienza cuando, Ronan, despierta de una de sus sumersiones veinte años más viejo, con un niño y casado con la novia a la que nunca quiso. ¿Pero en qué plano de la realidad? La habilidad de Sergi Puertas es mantener al lector pegado a la primera persona, haciéndole partícipe de su confusión, de sus giros narrativos, de su desazón, de sus últimos intentos por controlar su vida. Y el mérito de Pier Brito es encontrarle el pulso gráfico a la historia, sofisticada a la vez que decadente y emocional. Dos aciertos más en su haber, el uso del color que acentúa el futurismo y el trabajo gráfico de envejecimiento de los personajes, absolutamente creíble.

Detalle páginas Log Out

Detalle página de Log Out

El formato de Norma Editorial es exquisito, acorde al proceso de elaboración del proyecto (de entre 3 y 4 años), con una cuidadísima labor de diseño gráfico y unos extras que se agradecen, pues te amplían la visión del proceso creativo. Una distopía que, si bien se puede emparentar con muchos títulos, se sustenta por sí sola, habiendo encontrado su espacio dentro del género, dejando un gran poso reflexivo. Log Out de Sergi Puertas y Pier Brito es un knock out en toda regla.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies