24 de mayo del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Me quedo helado al leer el informe de FOESSA para el año 2014. 30.000 gitanos andaluces sobreviven de rebuscar en la basura, y según otro informe de Agrosur, únicamente en Sevilla lo hacen 7.000. Si ya es difícil para un payo sobrevivir en esta Alemania del sur tan rebuznada por los golfos que la han saqueado, imagínense para un gitano. 30.000 viviendo de la basura, solo en Andalucía. El 72% está en exclusión social, el 54% en severa y el 78% carece de empleo. Desconozco si la estirpe gitana fue condenada a cien años de soledad y nunca volverá a tener una segunda oportunidad sobre la tierra, pero ciertamente arrastra la condena de ser distinta, y en un mundo gobernado por la estupidez, lo diferente es incompatible con lo inclusivo.

El dato de FOESSA revela la insuficiencia de las políticas emprendidas en los últimos treinta años. Miles de millones de euros arrojados a los sumideros de la incompetencia, manoseados por la casta política y también, por qué no decirlo, por una casta gitana fagocitada por la anterior para lucir modernidad y progresía en saraos y programas políticos donde ellos y ellas se daban golpes de pecho y pecha, hablando de gitanos y gitanas, de derechos y derechas, mientras todo un pueblo era devorado por la mendicidad y los prejuicios. A algún preboste lo hicieron diputado y lo exhibieron en programas de televisión maromeando de puntillas sobre taquitos de democracia y madera, al son de la trompeta progresista, mientras los gitanitos descalzos vendían flores en las calles y mendigaban pesetas para un bocadillo.

Los piojos de los pobres son de oro, bien lo sabe la jueza Alaya, que se va a dejar la cordura investigando ayudas fraudulentas a asociaciones gitanas domesticadas por el régimen andaluz. Hace poco los jerifaltes y jerifaltas andaluces y andaluzas celebraban a bombo y platillo el día del pueblo gitano, mientras en un solo barrio sevillano había 150 familias viviendo en la calle, según la plataforma CDT. ¿Qué hay que celebrar? Ellas y ellos lo sabrán. Capaces son de argumentar que duermen al raso porque son vagabundos sin patria y forma parte de su cultura, como decía el franquismo, argumento que convenció a muchos.

Si a una minoría se la acorrala, se la estigmatiza, se la abandona y hasta se la persigue, y en el caso que nos trae, hasta se la estafa, nunca logrará integrarse plenamente en una sociedad. Un doloroso fracaso más del régimen del 78, a sumar a larga lista de todos los que tenemos. Así que sintiéndolo mucho, caballeros y caballeras, no tienen ustedes nada que celebrar. El próximo Día del Pueblo Gitano celebren si acaso su incompetencia, su avaricia y su hipocresía, porque a pesar de los miles de millones de euros sigue habiendo 30.000 gitanos en Andalucía viviendo de la basura. Y eso no es porque sean diferentes y les guste.

*La fotografía que acompaña al artículo está libre de derechos y está hecha en Roma. Como se puede ver, no es un problema exclusivo de Andalucía, sino de Europa y la sociedad occidental.

The following two tabs change content below.

Jose Antonio Illanes

José Antonio Illanes es escritor. Trabaja en la multinacional Red Bee Media como subtitulador para sordos y audiodescriptor para ciegos. Acumula multitud de premios en el campo de la narrativa: Gustavo Adolfo Bécquer, Alberto Lista, Malela Ramos, Ciudad de San Sebastián, De Buenafuente, Gabriel Miró, La Felguera, Tomás Fermín de Arteta... Es autor de "Historias de cualquier alma", "La trastienda de la memoria" y "El azor y la zura", premio de novela Malela Ramos. Es colaborador de la revista cultural Atalaya y ahora de La Réplica.

Últimas entradas de Jose Antonio Illanes (ver todo)

Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies