24 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Leo en la prensa que  “Alemania ha ganado 100.000 millones de Euros con la crisis griega”.  Según un estudio realizado por el Instituto de investigación económica Leibnitz  “dicha suma representa el dinero que Alemania ha ahorrado en pagos de intereses gracias a la crisis griega”. Por lo general, frente a una crisis, los inversores buscan un refugio seguro para su dinero, y Alemania se “benefició de forma desproporcionada” de este efecto durante la crisis de la deuda griega. Esta es la realidad de porqué Alemania se muestra tan dura e inflexible a la hora de capitanear esa política de restricciones y reformas económicas duras que la Unión Europea y sus congéneres exigen a los demás países para, según dicen, equilibrar sus finanzas. Además, sus dirigentes no se cansan de repetir, una y otra vez, que lo que proponen es el único camino para salir de la crisis económica que curiosamente han provocado la aplicación de unas políticas neoliberales que han arrasado con el panorama socioeconómico de muchas naciones y sus habitantes. Y los que han salido ganando con todo esto ya se sabe quiénes han sido: los sectores más pudientes que han engordado aún más sus patrimonios a costa de la mayoría de los más débiles. El mismo patrón que ha seguido la Unión Europea, donde Alemania se  ha enriquecido aún más llevando a cabo ese tipo de política económica que hundía un poco más a sus “amigos” de la Unión más desfavorecidos.

Recuerdo a muchos autores que levantaron su voz ante esta estafa que propugnaban los defensores acérrimos de este tipo de política económica.  En el año 2012, el periodista Ernesto Eskaizer publicaba un libro, Crónica de un atraco perfecto que en un antetítulo llamativo “Por qué lo llaman crisis si es una estafa” y entre muchas otras cosas venía a decir que existen intereses creados  económicos que condicionan el análisis de muchos economistas que corean con cinismo la aplicación de una política económica con la que, en el fondo, no comulgaban por sus efectos devastadores.

indecentes

Por ese mismo año, Paul Krugman,  publicaba otro libro muy crítico con las políticas económicas que se estaban llevando a cabo y cuyo resultado está siendo volver a “riquísimos todavía más ricos y a los trabajadores normales o clases medias cada vez más pobres. Y lo más indignante es que no hay ninguna necesidad de que pase lo que está pasando”. Este prestigioso economista sostiene que la austeridad puede ser buena para tiempos buenos pero no de depresión. Lo que hay es que activar la demanda y para ello hay que poner en marcha una política económica más keynesiana que avive el consumo y combata el paro y sus consecuencias personales y sociales que tanto mal  está causando. Y critica “el tono moralista con que Alemania fustiga a los otros en interés propio”. Parece que la inflexibilidad y dureza con que se ha empleado –y aún continua empleándose- Alemania con los demás países de la Unión Europea para salir de lo que ellos llaman “crisis” parece tener un objetivo primordial, es el de favorecer sus propios intereses y el de sus entidades financieras. Si estos son nuestros amigos y aliados ¿para queremos enemigos si ya los tenemos en casa?

978840812312

Mientras tanto, nuestros gobernantes siguen insistiendo en que estamos económicamente en el mejor camino. Y va bien… para intereses que no son precisamente los comunes, porque nuestros ricos están incrementando sus fortunas mientras que los pobres están sufriendo su pobreza con mayor crueldad si cabe. No sé cuántos millones de euros se están embolsando las entidades financieras alemanas, sobre todo, a nuestra costa, porque el pernicioso art. 135 de nuestra Constitución, que nuestros políticos se encargaron de modificar para facilitar los pagos a nuestros acreedores antes que atender a ninguna otra circunstancia, está sumiendo los índices de la deuda española a unos niveles de difícil explicación a la vista de los muchos recortes económicos que hemos vivido y estamos sufriendo en los servicios ciudadanos.

Vicenc-Navarro-capitalismo-crisis

El catedrático y economista Vicenc Navarro viene insistiendo con datos y argumentos serios en que eso de que  “no hay alternativas” a la actual economía liberal que se está aplicación es una inexactitud, por decirlo de forma suave. Esta frase, en opinión del Sr. Navarro “se convierte en un muro frente a cualquier intento de cambio. De esta manera, el desmantelamiento de los servicios públicos del Estado del Bienestar y el descenso de los salarios y de la estabilidad laboral, con el consiguiente deterioro del estándar de vida de la mayoría de la gente, se presentan como inevitables e inalterables.” Y esto no es así, detrás de la política neoliberal que venimos sufriendo, se esconden intereses muy concretos de sectores económicos que se aprovechan de la desgracia ajena para incrementar notablemente sus ganancias, que no son pocas. Hay otro tipo de política económica que tiene más que ver con medidas que contemplen el bien común y el reforzamiento de las estructuras del bienestar que tanto nos ha costado construir. Quizás trabajando en esta línea, acabemos recobrando lo que, en su día nos quitaron las políticas neoliberales del Sr. Regan en EE.UU. o la Sra. Thatcher en Reino Unido que, con agresividad y persistencia, se han ido imponiendo en un mundo necesitado de solidaridad y la acción distributiva de un Estado cuya principal misión debe ser mirar por el bienestar común y no el enriquecimiento de una minoría insaciable.

 

La imagen de portada es de GETTY IMAGES

The following two tabs change content below.

Emilio López Pizarro

Jubilado. Fue periodista durante una breve temporada y funcionario público casi toda la vida. Hombre de bien. Es progenitor de los creadores de La Réplica.

Últimas entradas de Emilio López Pizarro (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies