11 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Seguro que lo has escuchado alguna vez últimamente: Los independentistas odian España. ¿Es eso cierto? La respuesta es obvia, no lo es.

No sé quiénes han alimentado esta teoría los años precedentes con notable éxito -a decir verdad, tengo ciertas sospechas-, pero mi experiencia personal en Cataluña demuestra lo contrario. Cuanto menos, dicha aseveración es discutible. Cuanto más, una farsa. Sostener que los independentistas odian España es como decir que los españoles odian Cataluña, es decir, sostener un embuste. Habrá una minoría en ambos casos, pero nunca un sentimiento generalizado. El independentismo se ha construido como aspiración política y no como manifestación de odio.

Diría que la mayoría de mis amigos y amigas independentistas mantienen una enorme simpatía por España, cultura a la que, obviamente, se encuentra íntimamente relacionados. Su desafección tiene más que ver con su oligarquía y la corona, con sus estructuras de poder, con su administración. 

Para corroborarlo, pregunté directamente a algunas de mis amistades de tendencia política independentista sobre su relación con España. ¿Te gusta u odias España? En caso de que te guste, ¿qué te gusta exactamente de España?

Ninguna persona me confesó off the récord el más mínimo odio a España, todo lo contrario. Se vuelcan en el reportaje. Tanto, que tengo que realizar un ejercicio enorme de contención para que el reportaje contenga todo lo que destacan.

 

Nan Vidal – Dramaturgo

La lengua en la que cantan Camarón, Sabina o Chavela Vargas es tan mía como pueda serlo la lengua de Pla, Rodoreda o Ferrater. Lorca, Machado, Mayorga, Mendoza, Marsé o Gil de Biedma me han acompañado muchas horas. Con ellos he gozado, he pensado y me he conmovido. Por no hablar de Sabato, Cortázar, Bolaño, Vicente Huidobro, José Martí o Nicanor Parra. No sería quien soy sin esas voces de Latinoamerica. Y no me olvido de clásicos como el Lazarillo, las coplas de Manrique, Sor Juana Inés o el Quijote. Y tantos otros que esperan su turno… Todos ellos son parte de mi vida.

 

La lengua española ha sido vehículo de expresión de mucho, muchísimo arte, a lo largo de la historia.

Jesús Sánchez Tenedor – Historiador

Me envía los diez principales motivos por los que le gusta España, que puedes consultar en el enlace, entre los cuales destaco dos de ellos:

“Todas sus manifestaciones artísticas desde la pintura, la arquitectura, la escultura, el cine, el teatro hasta los movimientos artísticos pasados y actuales, especialmente aquellos surgidos de forma libre fuera de los canales o circuitos oficiales e hipersubvencionados como ejemplo de libertad de expresión.

Las mujeres por su personalidad, su compromiso, su amor, su humanidad, su lucha y lealtad con sus seres queridos a pesar de todos los condicionantes sociales de discriminación, violencia e intolerancia. Especialmente a todas las abuelas que sufrieron la precariedad en todo tipo de trabajos sin previsión social y ahora cuidan de sus nietos como canguros subsidiarios del Estado. A falta de políticas sociales ellas han sido y son el sustento de una parte muy importante de la sociedad. A todas ellas les debemos mucho, muchísimo como personas y como sociedad.

Existe un fuerte sentido de vínculo familiar como articulación social. También me gusta mucho la España verde, sus paisajes, parques naturales, vías verdes, bosques, acantilados “.

La fuerza y resistencia de sus mujeres, engranaje social por excelencia de un país llamado España.


Jose M – Cineasta

“Mi familia es andaluza, como bien sabes, así que conozco bastante bien la idiosincrasia de toda la región. Me gusta el calor que te da la gente, sus ferias. Me encanta la feria de Utrera, el ambiente de las casetas, el carácter familiar, los niños en los cacharritos, el calor que hace, etc. No me gustaría despegarme de aquello que he vivido en la infancia. Soy también un gran fan de la Semana santa, por fuerte que pueda parecer, porque soy ateo. Me gusta su ceremonia y su puesta en escena, se crea un ambiente muy especial. La gente guardando sitio, hablando entre ella, es una manera de sociabilizarse, de hacer pueblo. Y cuando pasa la liturgia religiosa, el dorado barroco de los pasos, ese olor a incienso, el respeto que ves en los rostros de la gente, se crea un sentimiento de comunión que me gusta mucho ver y sentir en directo. Creo que tiene un gran valor cultural.   

Lo que más me gusta de España es Madrid, de hecho, no descarto vivir allí una temporada. Es una ciudad plural, en la que se hace amigos a la velocidad del rayo. Me cuesta menos intimar con la gente que en España que en Cataluña.  

Y es que la pluralidad es de lo que más me gusta de España, aunque muchas veces no es reconocida y se choca con la España más facha. El contraste entre regiones, en modo de ser, en idiomas, en culturas. España es un país súper atractivo, la península en sí, incluida Portugal.

Otra cosa, la comida. Como siempre muy bien cuando voy a comer a Castilla La Mancha o Andalucía. Los huevos revueltos, el jamón, el salmorejo… es de las cosas que más adoro. 

La arquitectura castellana que remite a épocas pasadas, como el siglo de oro, que encuentras en pueblos y ciudades de Castilla y Andalucía, tienen una gravedad señorial todas que me encanta cuando las veo.  Tiene algo de antiguo, de mozárabe, de reconquistas… que introducido con el paisaje es excepcional. Lo veo con mucho romanticismo, porque remite a una vida seca, austera, hostil… En España se respira mucho la esencia de otros siglos y la esencia de las cosas que inspiraron la nación castellana. En ese sentido, del mismo modo que tiene ese atraso cívico democrático con respecto al resto de Europa, respira auténtica, mantiene su esencia”.  

El espacio y visibilidad de la tradición en el espacio compartido, una seña de la cultura española.

Sergi De Diego – Funcionario público y poeta

Nos contesta, como no podía ser de otra forma, con un texto poético para contestar a la pregunta, España a las 10, en el que bucea en la idea de disfrutar y entender España más allá de España. 

“De España me gusta Cervantes, García Lorca, Enrique Morente y Leonard Cohen, Valle-Inclán y Luces de Bohemia, La vida es sueño de Calderón, los pícaros, los anónimos y los pseudónimos, Machado en el desierto de los Monegros y los campos de Castilla, el silencio de Valente y el realismo de Sergio Gaspar y VLM y AFM, el barrio chino de Mendoza y Gil de Biedma, y las conversaciones de Borges y Bioy, Vila-Matas y el último año en Marienbad, la Rayuela de Cortázar, el sexo en prosa de Rimbaud y Ballard y Bernhard, la libertad leída por Margarit y García Montero, el urbanismo de Laureano Debat, Jorge Carrión y Juan Trejo, la ironía de Simic, el perdón de Serrat, el Sur de Adelaida García Morales y Javier López Menacho, las masturbaciones de DWF y Ian Curtis, el Guadiana seco e invisible de Pynchon y Salinger, la sonrisa de Clint Eastwood, Filmin y lo imposible en DeLillo.

[…]

De España me gustan los calamares, el gazpacho, el Rioja y el Ribera del Duero, las patatas bravas y el chuletón a la piedra, la paella de mi abuela, las croquetas y el jamón ibérico, el marisco y las pipas, el pescado y el marisco ennegrecido y la gente en Chernobyl y en Galicia, las lanchas motoras, rayas secantes sobre el mar.

De España me gusta la amistad de la gente, la palabra y el gesto.“.

 

La hibridación de la cultura española con otras culturas es uno de sus puntos fuertes.

Alex M. – Técnico de comunicaciones

Una de las razones del crecimiento del independentismo ha sido que el movimiento ha entendido que no tiene que ir contra nadie, simplemente está favor de algo, en este caso la independencia de Cataluña. Es un movimiento positivo. A la mayoría de catalanes nos une lazos sentimentales y familiares, sería irracional no tener apego por un lugar que forma parte de ti mismo. Parte de mi familia es andaluza y mi relación y apego a ellos están ahí.

Siguiendo con esto, te diría que algo que me gusta de España son sus gentes. Claro que hay gente que no me gusta, pero serán los mismos que no te gustan a ti, y eso no te hace ser menos español. Me refiero a los fachas. La gente en España es simpática y agradable allá donde vas. Y ojo, yo no me escondo, digo lo que siento donde voy, siempre lo he hecho y nunca dejaré de hacerlo.

Otra cosa, España es seguramente el mejor país del mundo para comer e incluso para pasear. Ver con malos ojos ir a Galicia a comer y pasear, es que, directamente es de tonto. O al que no le gusta pasear por Granada. Tu no te has tomado una cerveza hasta que te han tirado una caña en Madrid, esto es así.

Más cosas que me gustan de España, como sabes soy muy del Barça. Messi es el mejor de la vida, pero Iniesta es el segundo más grande de la vida. E Iniesta es español de pura cepa. Yo cuando veo un europeo o un mundial, tengo que elegir un equipo porque mi país no está jugando, y esto últimos años España ha sido el equipo. Ha copiado como juega el Barça, por lo que era un placer verlos jugar. Cuando marcó Iniesta me alegré, de igual manera que me alegré cuando Brasil ganó un mundial.

Lo mismo me pasa por el Baloncesto, lo que ha conseguido la selección española de Baloncesto es de un gran métiyo, aunque le haya cogido un poco de manía a Gasol, por bienqueda y perico. Y otra cosa que te va a sorprender es que soy ultrafan de las guerreras del waterpolo. Mi padre era nadador y mi tío es jugador de waterpolo y en casa siempre hemos visto ese deporte. Los partidos de la selección femenina de waterpolo no nos perdemos ninguno y disfrutamos.

La música: Uno de los grupos de mi vida son Los Planetas, y son de Granada, no de Olot. Soy muy muy de Jota y los suyos. Y te podría decir un montón de grupos españoles más que me gustan. He crecido escuchando música de la movida de los ochenta, y todavía me sacan una sonrisa y un baile. Me gusta la música en general, no la radiofórmula.

Y por último, me gusta todo el movimiento surgido a partir del 15m, que podría llamarse el movimiento Podemos. Lo considero un movimiento valiente, dado la cantidad de gente que vota al PP y visto lo visto con el PSOE -con Felipe en un yate-, un movimiento que ha surgido desde abajo, sin miedo a decir que Cataluña merece un referéndum a pesar de que pueda perder votos, frente a los neofachas de Ciudadanos. Ojalá algún día la gente se dé cuenta que España necesita una España más social.  

El deporte como elemento de cohesión.

 

En definitiva y como se puede reconocer a través del reportaje, la hispanofobia tiene más de invento partidista que de fenómeno sociológico. Hagan una prueba, pregunten a sus amistades independentistas las mismas preguntas sobre las que partimos. Se sorprenderán.

 

La imagen de portada apareció en FoxNews.
The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies