30 de marzo del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Cádiz vive este mes su fiesta más relevante. El Carnaval de Cádiz y su concurso oficial se convierten en prioridad para las gaditanas y los gaditanos, gozando de un seguimiento cada vez mayor en Andalucía e incluso, a nivel estatal.

El Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC), tal y como lo conocemos ahora, se realiza cada año en los meses de enero y febrero desde 1977. En la edición de este año 2015, han participado 132 agrupaciones en sus cuatro modalidades: coro, comparsa, chirigota y cuarteto. Estas agrupaciones ensayan durante meses, perfeccionan afinación, letras, música; despliegan ironía y crítica; sofistican los forillos, la ambientación, el tipo y ponen una gran cantidad de esfuerzo e ilusión por esa media hora de actuación en el Gran Teatro Falla. El concurso crece, se hace grande, gana seguimiento, relevancia y difusión. Pero el COAC tiene aún una asignatura pendiente.

De esas 132 agrupaciones, un total de cero estaban integradas sólo por mujeres. De esas 132, sólo 16 eran mixtas. De ese total de 132 agrupaciones, 4 eran de autoría femenina. De esas 132 agrupaciones, han superado la fase de clasificatorias un total de 3 agrupaciones mixtas. Sorprendente. ¿O no lo es tanto?

grafico_carnaval

 

machismo_carnaval_2

La justificación, implícita y a veces explícita que se hace de este fenómeno, es achacar siempre la falta de éxito de agrupaciones de mujeres a su infrarrepresentación e incluso a su menor calidad. Pero esta desigualdad de género tiene, como siempre, como en cada ámbito público, pilares profundos que sostienen un techo de cristal. Nada es casualidad. En realidad, es un concurso hecho por hombres y para hombres, a pesar de la gran cantidad de seguidoras del mismo, puesto que el carnaval mueve pasiones entre ellos y también entre ellas.

En el COAC, la participación de las mujeres se limita, por el momento, a coros y comparsas. No hay participación de mujeres en las modalidades de chirigota y cuarteto. Por ahora, las chirigotas femeninas las encontramos únicamente en la calle. Un buen ejemplo de ello es la chirigota callejera de Susana Ginesta.

El humor en el concurso parece que sigue siendo territorio masculino, algo que se relaciona directamente con el uso estereotipado que se ha hecho tradicionalmente de él, que cae habitualmente en tópicos machistas. Este mismo año, hemos podido ver a dos mujeres bailando en tarimas en la chirigota de Vera-Luque Los Superpop. También hemos visto una chirigota cuyo tipo es de novios celosos llamada OBDC Chocho (que quizá deberían saber que los celos forman parte de la base de la violencia de género). Y hemos oído alusiones al cuerpo de la pregonera (la cantante Merche) en el cuarteto Los Cansinos. Esto es solo una pequeña muestra de un humor machista, androcéntrico y estereotipado que se repite en cada sesión.

A esto se refiere la investigadora Marta Ginesta (2014) cuando afirma que actualmente, las mujeres aún están buscando su identidad en el terreno humorístico, pues no se trata ahora de hacer chistes sobre estereotipos masculinos ni de utilizar el humor “contra” los hombres para seguir perpetuando los mismos roles, prejuicios y estereotipos de género del patriarcado, sino de explorar nuevos caminos hacia otros terrenos.

Chirigota las molondritas 1980

Chirigota Las Molondritas, en 1980. Foto: Diario de Cádiz

Las agrupaciones mixtas que sí participan, en las modalidades de coro y comparsa, tienen muy difícil el pase a cuartos, y no digamos ya a semifinales. Este año 2015, han pasado a cuartos 3 coros que, por su representatividad de mujeres, podamos considerar mixtos; y ninguna comparsa mixta lo ha conseguido. Este hecho es importante, pues significa que la participación de las mujeres (salvo en coros) ha empezado y se ha acabado en preliminares. El motivo no es la calidad, pues varias de estas comparsas han demostrado una calidad y fuerza sobre las tablas mucho mayor a la de otras comparsas que sí consiguieron el pase, pero que eran masculinas.  La expectación, la difusión y el impacto que generan estas agrupaciones mixtas son más bajas, como también lo es la valoración que de ellas hacen el público y el jurado. Son pocas, están, pero no se ven.

También está la cuestión de la autoría de las letras. Por un lado, son pocas las autoras (sólo 4 este año), y por otro lado, los autores que se han hecho un nombre, que se han hecho grandes, escriben para ellos y no para ellas. Quizá es demasiado arriesgado, pues escribir para una comparsa mixta o femenina no asegura triunfar en el concurso: lo que sí asegura es tener mayores dificultades para gustar al público y al jurado, para salir en prensa, para que confeccionen tu tipo, e incluso para obtener contratos para actuaciones posteriores.

20/01/15_Coro que dios nos coja confesa_Victor López

Coro Que Dios nos coja confesá. Foto: Victor López

A este difícil acceso de las mujeres a la participación, a la autoría y al reconocimiento oficial y popular, debemos añadir tres variables más. En primer lugar, está la falta de referentes. Al no disponer de modelos en los que verse representadas, no se considera esta participación como una posibilidad real de acción: esta posibilidad no existe en nuestro universo simbólico. Al no vernos, no nos vemos.

En segundo lugar, nos encontramos con el problema de la conciliación. No olvidemos que, aunque disfrutemos del carnaval durante enero y febrero, cada agrupación se reúne y ensaya varias veces por semana en horario de tarde y noche. Muchas mujeres, con dobles y triples jornadas, no dedican tiempo a una actividad que, a fin de cuentas, supone un tiempo de ocio, reflexión y creatividad para ellas mismas. De entre “los grandes” del carnaval, la mayoría son hombres de mediana edad, muchos de ellos, con hijos/as. No es difícil deducir quién está en casa esas tardes y noches desde octubre a febrero cuidando y haciéndose cargo de ellos/as.

ninfas_2015

Las mujeres-deseo del COAC 2015, un concurso machista

En tercer lugar, debemos recordar que, incluso en la actualidad, la representación de las mujeres en el COAC se encuentra en un palco. Las figuras de las ninfas y de la Diosa, que se potencian desde los años 80, continúan perpetuando el estereotipo de belleza y de mujer objeto que simplemente acompaña y adorna esta fiesta tan popular, relevante y crítica. La figura de referencia no debe estar en un palco, debe estar sobre las tablas, pues como cantaban Las que viven como Reinas, son estas mujeres carnavaleras las que representan de verdad a la mujer gaditana.

Imaginemos la presentación de Sin límite, un pasodoble de Los Sentidos, o el popurrí de Carnívoras con voz y rostro de hombres. Quizá tendrían una puntuación más alta. Puede que estuvieran en cuartos o en semifinales. Es probable que tuvieran una difusión mayor y un mayor impacto en el público. Pero son ellas las que ponen voz y rostro a esas letras, lo hacen cada año y lo seguirán haciendo, y está en nosotros/as, en el público, valorarlas como verdaderamente merecen, a pesar de las derrotas, una y otra y otra más. Porque nuestras fiestas también son territorio de lucha y de conquista.

The following two tabs change content below.
Psicóloga, orientadora educativa, activista social y feminista.

Últimas entradas de Marta Güelfo Márquez (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , ,

    3 Réplicas

  1. Ángel

    También sorprende que grandes nombres del carnaval no solo no se manifiesten a golpe de letra ante esta realidad, si no que muchos de ellos ayudan a perpetuarlo.

  2. JuaKi

    El COAC es al carnaval lo que MacDonald’s a la gastronomía: mucha fama y productos de plástico. La calle, cada vez más, es el reino de las agrupaciones femeninas, que cada año destacan en cantidad y calidad y que huyen de la soberbia de macho alfa de las grandes callejeras masculinas. Entiendo que se critique la falta de paridad, pero en el fondo agradezco a las grandes artistas gaditanas que reniegan del concurso y lo dan todo por nada en la calle. Esas son las carnavaleras imprescindibles.

  3. Alejandro López

    Yo también le agradezco a las mujeres su continua lucha en las calles, JuaKi, pero… ¿no te parece injusto, aunque el COAC languidezca, que no tengan cabida en el concurso? El machismo hay que combatirlo también en las instituciones. Y si tenemos que señalar al COAC, pues lo hacemos.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR