18 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En un mundo apocalíptico, desértico, escasísimo de materia prima, donde el hombre ha reducido al hombre hasta su mínima expresión, drogado por el fanatismo religioso, Max (Tom Hardy), el observador que se autoinhibe para enfrentar el dolor, y Furiosa (Charlize Theron), la madre naturaleza que se abre paso, enfrentan su manera de entender la supervivencia.

Esta road movie excesiva, barroca, operística, punki y reivindicativa es una experiencia digna de vivirse en una sala de cine. Su aspecto visual es grotescamente adictivo. Dos horas que sumerge al espectador en un paisaje desesperadamente hostil, entre el western y la distopía más desgarradora. Recuerda a Waterworld, recuerda a Tank Girl, a The Road e incluso a Matrix.

Con un limitado suministro de la información, similar al suministro de la aguacola, el producto estrella de la película, el espectador comprende que este relato se engloba en la novela total de la saga. Se leen independientes, pero juntos conforman un certero análisis de los motivos que gobiernan el mundo. La lucha por el petróleo, la guerra de clases o la fe llevada al extremo.

Un relato que centra en su potencia visual el discurso crítico: la necesidad del individuo de destacar (la cultura del éxito) desnaturalizándose con tatuajes y vestimentas horrendas, el ecologismo como única esperanza (McGuffin e Ítaca al mismo tiempo), la lectura feminista a través liberación de la mujer o el discurso decadente y existencialista de un Max que vemos amordazado hasta bien avanzado el metraje, son sólo algunos de los temas que trata esta salvaje persecución. Compacta gracias a sus estudiadísimos encuadres, su vertiginoso ritmo y una banda sonora de vértigo.

Mad Max tiene una potente lectura feminista. (Jasin Boland/Warner Bros. Pictures via AP)

Mad Max tiene una potente lectura feminista. (Jasin Boland/Warner Bros. Pictures via AP)

Evidentemente, Mad Max Fury Road, expone más que ensaya (es una cinta de acción), pero su crítica gruesa es necesaria. Por si alguien lo ha olvidado, los problemas de nuestra sociedad son fácilmente señalables, la abominación de quienes los tutelan, también. Su mensaje final, transforma tu mundo desde dentro y no pierdas tu identidad, nos sugiere que hasta en los peores escenarios, el hombre se aferra a la esperanza. Sí, estamos a tiempo de recuperarnos.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

    3 Réplicas

  1. Pingback: Mad Max. Fury Road. Acción con discurso crítico | laRepublica.es

  2. Pingback: Microreseñas de cine

  3. Pingback: Guía útil en la antesala de los Oscars

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies