24 de junio del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



ETA es historia. Ha entregado sus armas, o una buena parte de ellas, y se arrastra como la serpiente de su emblema, realizando una escenificación de heroicidad tan alejada de la realidad como su propio relato de liberación del pueblo vasco. El País Vasco, España, Europa, el mundo, la sociedad, juegan ahora a otra cosa. ETA no es un actor influyente en ninguno de los espacios en los que aspiraba a serlo y el tiempo ha dado la razón a quienes apostaban por una salida política y pacífica a la realidad vasca. Reducida a su mínima expresión, convertida ya en un grupo de familias que buscan paliar el dolor que su sinrazón les ha causado, derrotados por el estado de derecho, ETA ha terminado claudicando y pidiendo clemencia a la sociedad civil (acercamiento de presos, fin de la persecución de la ley a sus miembros, gestos para la conciliación).

Pese a que la noticia debía suponer una gran noticia para la sociedad española, los medios del establishment la han recibido con una mezcla de recelo y paranoia, viendo amenazas donde solo hay silencio y dolor.  Ni ETA va a ganar la lucha por el relato, ni va a volver a las armas, ni es una amenaza real para el estado de derecho. Cabe ya alegrarse por esta victoria -parece que para algunos, está mal hacerlo- y celebrar que la confrontación sólo existen ya en el terreno de las ideas. Ahí es donde se deben dirimir las diferencias políticas, ahí es donde deben enfrentarse. La sociedad juzgará el calado de unas u otras en forma de votos.

Sin embargo, hay actores políticos que siguen alimentando el fantasma de ETA, obsesionándose con que deben pedir perdón (olvidan que un asesino casi nunca lo hace), pasando de puntillas por el terrorismo de estado, empleando una doble vara de medir relativa a la memoria histórica y buscando detrás rédito electoral en un espacio donde su presencia mengua. Hay quien piensa, y con razón, que señalar al grueso de la izquierda abertxale como potenciales asesinos le sale a cuenta a determinados partidos políticos que apelan a las más bajas pasiones para movilizar su electorado, que esta ETA moribunda es una bendición. Señalaba Taso en una viñeta reciente, que para unos es un día histórico, y para otros, un día histérico.

Sea como fuere, negar hoy la significancia de la derrota etarra (la prensa internacional lo destaca en sus rotativos, los mediadores se congratulan), es absurdo y no hace justicia a lo mucho que ha costado este estado de las cosas. Recuerdo mi niñez, cuando la sombra de ETA aparecía a lo largo y ancho del país y sentíamos que esa absurda lucha nos perseguiría toda la vida. Y resulta que no, que poco a poco, detención a detención, iniciativa democrática a iniciativa democrática, ETA ha quedado reducida a la nada. Hoy, entregan armas y se retratan en una suerte de relato utópico mientras los actores influyentes de la izquierda abertxale se organizan contra la precariedad, la desigualdad y el mundo que vendrá.

ETA se ha desarmado y ni siquiera es capaz de ocupar las portadas del país que aterrorizó. Muchos lo verán insuficiente, yo lo veo como un momento histórico que debería provocar satisfacción. La paz ha ganado al terror.

 

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , ,

    Una Réplica

  1. Atenagoras

    Opinión impecable de Jqvi. A mi también me alegra que ETA haya abandonado las armas y, por tanto, su política de terror y muerte que tanta desgracia nos traído y que, en definitiva, para nada ha servido sino para lamentar hechos que a todos nos abrumaban. Las heroicidades no pueden nunca abrirse paso a punta de pistola ni de dinamita, sino de generosidad, de luchar por las propias ideas con honestidad y persistencia, construyendo un ambiente de paz y bienestar para todos. Enhorabuena a todos los que hemos dejado atrás este mal sueño y, al menos, ahora podamos luchar con las armas de la generosidad, de la entrega y del compromiso con nuestros semejantes.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies