16 de octubre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Voy en el bus, camino de mi nuevo trabajo como dependiente en el Burger King del Área Sur. Es solo media jornada, pero al menos podré pagar el alquiler de mi habitación. Por la radio están narrando la revuelta ciudadana en Venezuela. Esa horrible dictadura tiene los días contados. Pienso en ello mientras doy gracias a Dios por tener una oportunidad en este gran país que es España, mi nación. Un país del que sentirse orgulloso aunque algunos, o menor dicho, algunas, quieran resquebrajarlo. Mujeres radicales como Ada Colau o Anna Gabriel, de las CUP, cuyo corte de pelo es propio de una etarra o de una de esas marimachos lascivas. Son gente que ansía destruir el orden constitucional y familiar, que quieren cargarse una nación que no merecen. No le vamos a dar el gusto.

A veces pienso que la gente no valora lo que tiene. Tenemos un gran país. Tenemos unos grandes dirigentes que nos han sacado de un agujero económico. Personalmente, tengo una gran ciudad, más grande que Cádiz, que tiene circuito y aeropuerto. Tengo un trabajo, que aunque ahora es de 500 euros al mes, pronto crecerá, pues me han asegurado en la ETT que puedo optar a la promoción interna. Tengo a mis padres ya jubilados, con alguna deuda pero en paz, yendo cada día a la Iglesia de los Descalzos. Nuestro santo Dios nos da amparo cuando las cosas se tuercen, como cuando mi madre estuvo ingresada esperando casi cinco meses su operación de vesícula. Pero resistió gracias a su fe. La virgen de la Amargura nos insufló vida. Es obvio que nuestra fe resiste a los gritos de las terroristas que se desnudan en las capillas y que quieren implantar su feminazismo.

Es curioso lo de las mujeres. ¡Cómo se están radicalizando! Algunas solo quieren humillar a los hombres. Nos llaman machistas por cualquier cosa, por bromas sin importancia como las del gran Juan y Medio o las de Pablo Motos, dos pedazo de presentadores como la copa de un pino. Luego ellas van a las discotecas y bien que entran gratis cuando yo me dejo mis ocho eurazos en la puerta. ¿A que ninguna se queja de eso? Ni alzan la voz cuando salen las estadísticas de las denuncias falsas, casi un 50% de las interpuestas en los juzgados. No me da la gana de censurarme, las cosas son así. La dictadura de la corrección política ha hecho mucho daño.

En el fondo, todo es envida. Envidian nuestra firmeza. Algunas envidian una nación tan vigorosa como España. Nuestra simbología, nuestro grandioso pasado (tengamos en cuenta que en España no se ocultaba el sol, ¿eh?), nuestras banderas, que no son franquistas sino preconstitucionales y, cómo no, envidian nuestra gran corona. ¿Quién no lo haría si tenemos a la realeza más preparada de toda Europa? Tenemos además grandes figuras del deporte como Rafa Nadal o Alberto Contador, los mejores presentadores de televisión, los humoristas más divertidos y las mejores ventas donde comer. Los españoles ganamos en casi cualquier deporte a cualquier otra nación. Normal que quieran venir a vivir aquí e intenten cruzar nuestras fronteras como sea. Menos mal que nuestro ejercito las han blindado para que no se cuele cualquier yihadista ni ningún moro.

En fin, la envidia. En el mundo hay mucha envidia, pero no tenemos porqué temer a nada ni nadie. Con mi esfuerzo podré escalar pronto. Me voy a comer el mundo. Quizás en un año, a encargado del local. No está mal a mis 35 años. Marina, la actual encargada tiene 40 y dicen que en este tipo de empresas tan competitivas a esa edad te dan el piro. Además, corre el rumor que está embarazada, por lo que digo yo que tendrá que renunciar al trabajo para cuidar a su crío. Solo tengo que tener paciencia y resistir, como Rajoy. Cuando la sustituya seré yo el encargado. Los encargados cobran algo más de 1.000 euros. Entonces, solo entonces, podré dejar mi piso compartido para alquilar algo solo para mí. Y cuándo tenga mi casa podré hacer lo que me de la gana. Tengo pensado, jaja, poner el poster de Cristiano Ronaldo, el mejor jugador del mundo, en el salón. Y una bandera de España enorme.

Será grandioso. La bandera y Cristiano. Los dos juntos. Mis grandes referentes.


*  PD: El grueso de esta ficción está redactado con argumentos de jerezanos en grupos de Facebook

The following two tabs change content below.

Eugenio López Ojeda

Jerezano rebelde con ganas de levantar el país. Emprendedor. Ni de derechas ni de izquierda, ESPAÑOL. "Los antifascistas de hoy seran los fascistas del mañana"
Tags: , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies