30 de marzo del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Durante los pasados días 14, 15 y 16 de este mes, Caritas de Jerez  ha organizado las VIII Jornadas de la Pobreza. Un acontecimiento que cada año supone un hito  de cara a la reflexión sobre una realidad lacerante en una ciudad con un porcentaje  importante de paro y un continuo  incremento de la pobreza en la población. Las Jornadas responden al título: MIRAR, desde otras perspectivas la economía,  CONOCER,  la realidad  desde una mirada distinta a la que suele barajarse  a nivel oficial, y  ACTUAR, desde una esperanza activa en un cambio de modelo social.

La primera ponencia, MIRAR, la desarrolló el economista valenciano  Enrique Lluch que, de principio, expuso que la economía actual, tal y como está planteada, no nos vale. Está diseñada sobre la formula “tener más equivale a estar mejor” y está consagrando un modelo de comportamiento egoísta que resulta negativo para las personas. Por otra parte, el objetivo de crecer más y más, está agotando los recursos naturales lo que supone problemas medioambientales. Además, estamos en un sistema económico que nos lleva a crisis  cíclicas que deja a mucha gente en el camino, sobre todo a los sectores más débiles, porque a los ricos incluso los protege para incrementar su riqueza, como está pasando en la actual crisis que sufren, sobre todo, los pobres. Con ello,  las desigualdades aumentan en unos porcentajes inconcebibles, de tal manera que, por ejemplo, hay empresas que las diferencias salariales están  de uno a mil entre los sueldos de los trabajadores y el de los más altos directivos. El empobrecimiento de la población por los bajos sueldos está minando los cimientos del mismo sistema, por cuanto se ve afectado el consumo y, por tanto, la producción, y deteriorando la implicación del trabajador en la empresa.

Enrique Lluch durante su ponencia. Fotografía de la web de Caritas.

Enrique Lluch durante su ponencia. Fotografía de la web oficial de Caritas.

Por tanto, es necesario impulsar un nuevo sistema que abogue por la solidaridad, donde los poderes públicos apoyen más y mejor a los  más indefensos, se desarrolle un sistema de valores  más conectados con el ser y menos con el tener y afán de lucro, donde el bienestar se identifique con el  contar con los necesario para vivir y compartir lo sobrante con quienes aún no lo tienen.

En el segundo día, el ponente Vicente Altaba daba  las claves para conocer la realidad de la pobreza desde la perspectiva de CARITAS según las directrices que el Papa Francisco ha ofrecido en un documento titulado  “Evangelii Gaudium”. Según éste, la acción caritativa no tiene pleno sentido si no se convierte en promoción, en desarrollo integral y en liberación de los más pobres y necesitados. No solamente hay que conocer el mundo de los pobres y sus circunstancias, sino que en toda acción de promoción hay que contar con su presencia, con sus potencialidades y forma de ver la vida para dar a luz programas de actuación que concluyan en un horizonte de promoción total  de la persona humana.

El ponente criticó alguna  de las prácticas que desarrollan algunos sectores de CARITAS en el sentido que hay que superar la sola atención a las necesidades primarias de quienes se acercan,   para  realizar un trabajo de integración en el ámbito social en que se mueven, y dotarlos de herramientas que les permitan su desarrollo integral. Los pobres deben ser sujetos activos de los programas que ha de poner en marcha CARITAS para que no se conviertan solo en sujetos pasivos, receptores únicamente de ayuda para paliar necesidades urgentes; sino que hay que contar con ellos para implicarlos en el desarrollo de los programas a desarrollar  de cara  a favorecer su  integración y desarrollo personal y comunitario.

José Antonio Zamora habló de una "alternativa radical a este sistema".

José Antonio Zamora habló de una “alternativa radical a este sistema”.

El encargado de cerrar este ciclo de ponencias fue el filósofo José Antonio Zamora que planteaba el ACTUAR desde la perspectiva de una esperanza activa y caminar hacia un cambio de modelo, que  conlleve una sustitución de los valores que priman en  el actual e ir sustituyéndolos por otros más en consonancia con otro. Y tomaba como punto de partida  la situación de crisis actual, analizando los procesos sociales que están en marcha  para abordar un nuevo horizonte  donde se asiente un modelo de sociedad basado en la solidaridad, el desarrollo comunitario, la participación social y todo lo que suponga un escenario nuevo para  el desarrollo de los seres humanos.

La actual crisis no parece ser una más de las que vienen sucediéndose cíclicamente, sino que se parece más a un fin de ciclo del sistema capitalista que no puede dar más de sí, porque está agotado. No se puede seguir creyendo en que la solución de todo sea el crecer, porque eso no puede convertirse en  un proceso infinito. Los recursos naturales se están agotando y los procesos industriales que, en su momento, parecían acrecentar la productividad, no tienen ya las posibilidades de antaño. Por otra parte, hubo un tiempo en que se creía que el capitalismo podría reformarse dulcificando  algunas de sus estructuras y esto lo abanderó la Socialdemocracia; pero hoy día, este reformismo ha perdido prestigio entre los intelectuales y credibilidad para los sectores populares.

El ponente insistió una y otra vez, que el desarrollo que se vivió allá por las décadas  de los sesenta, setenta y ochenta… no volverá. Y el paro será ya crónico, y  un sector cada vez más importante de la población se verá excluido del sistema. Pero no estamos solamente ante una crisis económica, sino de la misma civilización y de los valores que la han venido sustentando hasta ahora, y ello nos obliga a un replanteamiento a fondo de todo con un cambio de mentalidad profundo y  el desarrollo de nuevos valores con un sistema distinto. Y animaba a pensar en una alternativa radical al sistema que, ya muchos autores, la están pensando como una democracia económica, dando la vuelta a los principios fundamentales del capitalismo como el crecer, la ganancia individual, etc… y poner a la persona en el centro, creando una forma diferente de organizar la producción, el consumo, el trabajo y la financiación de la actividad económica. En esta línea se están abriendo paso experiencias  nuevas de economía solidaria, centradas no en el  lucro sino en la atención a las necesidades de todos como son las cooperativas de producción, de consumo, la banca ética… que aún tienen una influencia limitada pero que está en nuestras manos el que vaya contagiando las conciencias personales y las estructuras familiares y sociales.

The following two tabs change content below.

Emilio López Pizarro

Jubilado. Fue periodista durante una breve temporada y funcionario público casi toda la vida. Hombre de bien. Es progenitor de los creadores de La Réplica.
Tags: , , , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR