20 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



El inefable ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sigue interviniendo las cuentas del Ayuntamiento de Madrid. Está aplicando de una manera salvaje la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Una ley que procede del artículo 135, ese mismo que fue aprobado en 2011 por el PSOE y el PP a espaldas de la ciudadanía, sin contar con nadie y en pleno agosto, por el cual se anteponía el pago de la deuda a cualquier otro gasto.

Lo ha hecho con la misma determinación y arrogancia que Rajoy aplicó en el 155 en Catalunya.

Son leyes redactadas a imagen y semejanza del Partido Popular, que tiene muy clara su hoja de ruta económica: la agenda neoliberal. Montoro va a seguir el dictado de Merkel y de la Unión Europea sí o sí, impidiendo que aumente el gasto social en España y torpedeando la recuperación económica del Ayuntamiento de Madrid, interfiriendo en los procesos de auditoría que permanecen abiertos.

El Ayuntamiento de Madrid ha superado —con creces— las previsiones de recuperación económica tras el brutal despilfarro de la época de Gallardón y Botella, tras la cual multiplicó su deuda por siete. En la actualidad, el Ayuntamiento se sitúa en superávit y está reduciendo la deuda a la vez que incrementa el gasto social. La gestión económica de Carmena es irreprochable y cualquier madrileño con dos dedos de frente estaría satisfecho y aliviado.

Pero al señor Montoro esta gestión no le gusta.

El ministro de Economía que más ha subido los impuestos en la historia de España, el de la amnistía fiscal a sus colegas ricachones que eludieron Hacienda, el que aumentó la deuda del Estado, el que pertenece a un partido cuya financiación ha acreditado un juez como ilegal, el que suele filtrar datos fiscales de sus oponentes políticos, ese mismo, cree que Ahora Madrid está gastando mucho en materia social.

Una vez más Montoro no está actuando por el beneficio de la ciudadanía española. Está actuando como el ministro de Hacienda de los Ayuntamientos del Partido Popular, asfixiando de forma grosera a los municipios cuya siglas no comparte. No quiere dejar atrás la austeridad, sino que pretende seguir gobernando con mano de hierro, de forma partidista y por los intereses de una élite.

Al ministro de Hacienda tampoco parece gustarle que hayan varias personas del gobierno madrileño encargadas de auditar las cuentas pasadas y de poner la lupa en las operaciones de Gallardón, Botella, Aguirre y Cifuentes. Tampoco le simpatizan las comisiones de investigación. No le interesa que estudien el desfalco del Canal Isabel II, las cuentas de la m30 o las relacionadas con la trama Púnica y la Gürtel. Sabe bien que le conviene.

A Montoro le conviene aprovechar el tirón de las banderitas para hacer y deshacer a su antojo, interviniendo Madrid al más puro estilo Rajoy. No obstante, está por venir una cruenta batalla por el poder en la capital.

Ha comprobado que las cosas en Madrid se están haciendo bien y que como sigan así van a descubrir sus vergüenzas.

Montoro tiene miedo.

 

fotos: El Confidencial, La Vanguardia
The following two tabs change content below.

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies