19 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Como demuestra Zygmunt Bauman en “Modernidad y Holocausto”(Bauman, 1997), este no fue un acto salvaje contrario a los principios que rigen la civilización occidental sino que, antes al contrario, no es pensable que pueda ocurrir un “Holocausto” al margen de esa civilización. Como, asimismo, pone de relieve Bauman, la lectura de este genocidio sería muy distinta de haber sido los nazis quienes hubieran vencido en la contienda bélica. No podemos olvidar que en el juicio de Nuremberg los nazis fueron condenados por los protagonistas del “Gulag” e “Hiroshima”, es decir, fueron condenados por genocidio quienes habían practicado el genocidio.

Esta reflexión me parece muy oportuna porque demuestra que el concepto de moralidad se relaciona íntegramente con el de dominación, con el concepto de hegemonía, de modo que resulta “moral” aquello que aparece conforme a los criterios de las fuerzas dominantes, de modo que, siguiendo con Bauman, “tras el holocausto, la práctica legal y, por tanto también la teoría moral, tuvieron que enfrentarse con la posibilidad de que la moralidad se pueda manifestar como insubordinación contra principios defendidos por la sociedad y como una acción abiertamente opuesta a la solidaridad y al consenso social”(Bauman, 1997,208).

modernidad_holocausto

Creo que vivimos tiempos en que la acción moral puede ser definida como antisocial, incluso ilegal. Al mismo tiempo, pienso que la ciudadanía sufre una parálisis ética, y es que, como dice Cohen, citado por Bauman, “cuando la gente sabe, aunque solo sea con la mitad de la cabeza, que se está cometiendo una gran injusticia, y no tiene ni el valor ni la generosidad para protestar, automáticamente echa la culpa a las víctimas, es la forma más sencilla de apaciguar su conciencia”(1997,156). En efecto, ¿quién no ha escuchado ese discurso institucional sibilino que acusa al pobre de su propia pobreza?

Como apuntaba asimismo en otro artículo, el neoliberalismo, en los tiempos actuales, está alcanzando el rango de sistema genocida, fundamentalmente aprovechando los avances tecnológicos. A su través, el asesinato se convierte en un simple juego de ordenador, una acción aséptica desde el punto de vista moral porque el actor no está conectado con el “otro” y menos aún con el resultado de su acción. En este sistema el operador bursátil se convierte en un asesino, aunque se escandalizaría y renegaría con violencia si se le llamara así. A su entender, el mero hecho de provocar, a instancias de su firma, un aumento en los precios del arroz o del maíz, que provoque hambrunas en un determinado lugar del mundo, no es algo que deba ser analizado moralmente si no que supone un mero ejercicio técnico ajustado a los parámetros del libre mercado.

Sobre este libre mercado no voy, en esta ocasión, a utilizar fuentes marxistas, sino que voy a recabar la conclusión que un partidario del liberalismo económico formula en su extenso ensayo “Capitalismo Global”. Nos dice Frieden que:

La historia de la economía mundial moderna ilustra dos cuestiones: primera, las economías funcionan mejor cuando están abiertas al mundo. Segunda, las economías funcionan mejor cuando sus gobiernos atienden a las fuentes de insatisfacción con el capitalismo global.

Capitalismo Global

 

El reto del capitalismo global en el siglo XXI es combinar la integración internacional con un gobierno políticamente receptivo y socialmente responsable. Los ideólogos actuales con muchos galones arguyen que esa combinación es imposible o indeseable; pero la teoría y la historia indican que es posible que la globalización coexista con políticas comprometidas con el progreso social, y corresponde a los gobiernos y a los pueblos poner en práctica lo posible (Frieden, 2007,623).

Nos parece evidente que nuestros gobiernos no son responsables, ni socialmente, ni políticamente. También nos parece evidente que muchos teóricos del neoliberalismo han sido sobornados por las grandes multinacionales para ir más allá de lo que el propio liberalismo económico propugnaba.

Por otro lado, como explica Piketty, al que algunos economistas demasiado preocupados por trepar pretenden refutar en un par de páginas escritas con la premura del que ni siquiera ha leído el libro, “lo que resulta exacto y, por ende, bastante vergonzoso, es que el capital nacional está muy mal repartido, con una riqueza privada que se basa en una pobreza pública, y que se traduce fundamentalmente en que en la actualidad gastamos mucho más en intereses de la deuda de lo que invertimos, por ejemplo, en nuestra enseñanza superior (Piketty, 2015,781). Dice muchas más cosas, desde luego, pero la verdad irrefutable que recoge en su página 781, a la que no han llegado muchos de sus refutadores tarifados por las escuelas de negocios, refleja un índice de inmoralidad atroz.

Resulta conveniente que me detenga aquí porque creo haber introducido suficientes elementos de reflexión. Si el artículo fuera para Rajoy, Inda o Marhuenda, entre otros, lo habría escrito de otra manera, más sencillo, con emoticonos o intercalando algún artículo del código civil. Pero sé que el lector de “La Réplica” es más exigente y sofisticado y agradecerá las menciones bibliográficas.

 

Bauman, Z. (1997). Modernidad y Holocausto. Madrid. Ediciones Sequitur.

Frieden, J. (2007). Capitalismo global: el trasfondo económico de las historia del siglo XX (p. 726). Barcelona.Editorial Crítica.

Piketty, T. (2015). El capital en el siglo XXI. Barcelona.RBA.

 

The following two tabs change content below.
Escritor y letrado de la Seguridad Social. Leo, reflexiono. Me disgusta el clasismo, muestra de superficialidad e ignorancia. Mi referente es la honestidad, mi fin el comportamiento ético. La Administración española es estructuralmente corrupta. Replicar es más necesario que nunca.
Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies