21 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



De abril de 2016 a marzo de 2017 en España se sucedieron 488 accidentes mortales en el puesto de trabajo. Aumentó la siniestralidad un 6,2% con respecto al mismo periodo interanual anterior. Aumentaron, así mismo, todos los tipos de accidentes: leves (6,2%), graves (3,6%), y mortales (1,5%).

En 2016 murieron 53 mujeres asesinadas y este año ya contamos 31 mujeres asesinadas y 4 hijos e hijas de éstas fruto de las violencias machistas.

El primer trimestre de 2017 se saldó con 252 muertos en carretera y en 2016 llegaron hasta 1160. Una cifra alarmante, pese a ser más baja que en 2015.

Tres problemáticas tremendas que necesitan de todos los instrumentos e instituciones del estado para nuestra esperanza de primero amortiguarlas, luego reducirlas, finalmente eliminarlas. Y no sólo eso, sino que implica a la sociedad en sí misma. Medios de comunicación, responsabilidad ciudadana, movimientos sociales, personas con influencia pública… y La Corona. Sí, porque si La Casa Real está activa, muy a nuestro pesar, debe cumplir con las funciones que se le presuponen. Una de ellas es servir de referente ante los problemas reales de los españoles.

“El Rey debe escuchar, aconsejar y recibir a miembros de todos los estamentos para poder así estar informado de lo que sucede en su país”. Bien, pues esto está pasando. Esto nos está matando. 

Sin embargo,  de cara al exterior la última muerte que ha lamentado la Casa Real ha sido la de un torero.

El toreo, una lamentable práctica que en España sólo es apoyada por el 18% de su población y cuya ¿siniestralidad? ha sido de dos matadores de toros en lo que va de siglo. Por no hablar de que en Europa nuestro país se ha quedado solo defendiendo una práctica que no ha hecho más que extinguirse en las últimas décadas. ¿De verdad este es un tema del que los españoles sintamos que la Casa Real ha de pronunciarse? ¿Con qué legitimidad se pronuncian acerca de toreros muertos en la Casa Real mientras se cuentan por decenas las personas que mueren en otro tipo de siniestros? ¿Quiénes son para hablar en nombre de otros del sentido homenaje y recuerdo que España le dedica a un torero fallecido durante la práctica de la violencia animal?

No es asunto exclusivo del torero, la Casa Real lamentaría la muerte de un futbolista de alto nivel, un empresario influyente, o una personalidad política con poder. Pero si eres fontanero, profesora, albañil, camarero o esteticista, no te preocupes, nadie llorará por ti.

En la web de la Casa Real se puede comprobar su curiosa forma de representarnos.

Actos en portadas: Presidencia de una corrida de toros, día de las fuerzas armadas, inauguración de una bodega, reunión con el patronato, asistencia al Día de la Caridad y un homenaje al Rey Juan Carlos, además de encuentros con diferentes élites internacionales.

De los seis principales problemas que preocupan a los españoles, apenas hay rastro en su web ni en sus agendas. Ni el paro, ni la corrupción, ni los problemas de índole económico, ni los partidos políticos, ni la sanidad ni la educación, se tocan con un mínimo de profundidad en su portada.

Cabe señalar pues que, pese a su obligación y tras amagar con el inicio de la renovación de la institución en plena crisis -cuando peores eran sus índices de popularidad– La Casa Real sigue por sus fueros y se “corona” como una institución oligarca que en absoluto representa al pueblo español ni a sus preocupaciones actuales. Es lo de siempre, pero está bien recordarnoslo. Con ellos no hay pacto posible, se les tiene que acabar echando.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies