25 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



28 de febrero. Éste en concreto, uno en el que celebramos además 10 años del estatuto de autonomía.

Desde hace unos años para acá, las sensaciones que me transmite el 28 de febrero son distintas: desde la indiferencia de la adolescencia inconsciente (era un día festivo y pa’ casa), hasta la sensación agridulce de comparar sueños pasados y realidades de carne y hueso.

Hace cuarenta años salieron a las calles miles y miles de andaluces y andaluzas clamando derechos para nuestra tierra y sus habitantes. No ser una región de segunda (ni de regional, valga la redundancia), sino una tierra que brindase dignidad y oportunidades a un pueblo que por mucho que haya trabajado siempre ha cargado con el sambenito de la pobreza y, encima, del descrédito. Un pueblo cuya historia reciente se había escrito en las páginas de la tierra, con arado, miseria y sudor.

La moneda de cambio para tan altas demandas fue el artículo 151 de la Constitución día como el de hoy en 1980. Y hace 10 años añadieron de propina ese estatuto de autonomía.

Echando la vista atrás, ¿quién puede decir que tengamos algo de lo que pedimos?

Con una Andalucía que se desangra por el desempleo por una Bahía que nunca se reindustrializó, unas tierras que siguen en manos de quienes no las trabajan, trabajos que duran lo que una noche de verano y miles de jóvenes (ay, amigos, cómo os echo de menos) en un exilio económico y de futuro; ¿acaso ganaron nuestros sueños de dignidad un palmo de terreno a la miseria?

Con una Andalucía que sigue siendo una colonia dentro de España, pero encima con ésta siendo una colonia vasalla y títere de Europa, que impone austericidio, recortes y destruye derechos; ¿dónde está la libertad de un pueblo por la que pagamos hasta con sangre (no te olvidamos Caparrós)?

Cambiar sueños por tinta y papel ha servido de poco o nada. Habrá quien ponga peros, ejemplos y matices; pero un ejército de ellos son poco o nada frente a las pretensiones del pueblo andaluz que pidió tó y no argo o una mihilla.

Recordemos, en su más puro sentido, volvamos a pasar por el corazón, saquemos a flote aquellos días y volvamos a luchar por una Andalucía Libre donde seamos libres e iguales.

Porque la libertad y los derechos ni se escriben ni se dan: se ejercen y se ganan.
Porque no nos merecemos menos.

Viva Andalucía Libre, los pueblos y la Humanidad.

The following two tabs change content below.

Daniel Martín Sanjuán

Concejal y Portavoz del Grupo Municipal en Por Chiclana, Si Se Puede

Últimas entradas de Daniel Martín Sanjuán (ver todo)

Tags: , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies