27 de mayo del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Se fue Obama, y se fue también esa sensación de lo que pudo ser y no fue, y a la vez uno de los políticos con la capacidad de oratoria e imagen más brillante de las últimas décadas y un carisma fuera de toda duda. En su haber, un mandato que consiguió estabilizar la economía estadounidense en plena regresión mundial, un discurso brillante en pos de la convivencia armónica de civilizaciones, el cambio en las relaciones con Cuba y una reforma sanitaria que, contra viento y marea, ha ido avanzando y cubriendo necesidades antes no cubiertas en EEUU para sus habitantes. En su debe, casi todo lo demás.

Dos problemas de relieve no ha conseguido atajar Obama, las muertes de ciudadanos negros a manos de la policía -es decir, el conflicto racial que sigue presente en la realidad estadounidense- y la cuestión migratoria. Su administración ha sido la que más ha deportado de la historia de EEUU, que se dice pronto. Si a ello sumamos la creciente desigualdad del país, su fracaso a la hora de intentar regular la posesión de armas, la desafección de los ciudadanos ante las instituciones y una política internacional comandada por Hillary Clinton, en la que EEUU ha perdido influencia y ha tenido que lidiar con los errores heredados del gobierno de George W. Bush, la balanza se descompensa. Además, cabe destacar algunas violaciones flagrantes de los derechos humanos durante su mandato, como es el caso de que Guantánamo siga abierto o el asesinato de Osama Bin Laden.

Condicionado por el senado, el tea party y los diferentes lobbies, atrapado entre las lógicas históricas de un país mastodóntico que estrecha los márgenes de acción de sus mandatarios y con un final amargo en el que deja el Gobierno en manos de un magnate inculto y controvertido, los ocho años de Obama dejan un poso, cuanto menos, agridulce. Se esperaba mucho más del primer presidente negro de la historia, del que muchos dicen que gobernó como un blanco. Otros que fue mejor el Obama que vimos que el que sentimos. Y algunos, que el tiempo lo hará mejor de lo que ahora se percibe (seguro que Trump lo hace bueno) y que la fascinación que el matrimonio Obama ha generado estos años podría llevar a Michelle Obama a ser la primera presidenta del país. ¿Fue él incapaz de cumplir las expectativas o fue el mundo incapaz de controlarlas?

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.
Tags: , , , , , , , ,

    Una Réplica

  1. T&T

    Obama ha bombardeado 7 países distintos en su mandato. Y es premio nobel. Y Podemos, pro-atlantistas, al menos el sector duro del PCE permanece fiel a su discurso anti-OTAN

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies