La gran mentira de la excelencia y la meritocracia - La Réplica
16 de agosto del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Cuando trabajé en el departamento gráfico del Leroy Merlin, la multinacional francesa especializada en bricolaje, observé con curiosidad y espanto que en las charlas motivacionales de los directores y mandos intermedios hacia la plantilla se repetían los mismos conceptos: rendimiento, excelencia, meritocracia o competitividad. Poco tardé en comprender que se trataba de implantar la neolengua cool empresarial, hoy de moda y plagada de anglicismo, instalada en las grandes compañías (e incluso con más énfasis en partidos políticos como Ciudadanos) a la vez que encubren otros términos tales como eventualidad, precariedad, jerarquía e inestabilidad. La lógica neoliberal asusta: si eres eventual es que no acumulas suficientes méritos, si eres precario tu rendimiento ha sido insuficiente y si no tienes estabilidad estás lejos de la excelencia. En otras palabras: “la culpa es tuya, querido amigo”.

El lenguaje también es un terreno de disputa y bien lo sabe el establishment, que endosa sus nuevos conceptos en medios de comunicación, libros de texto educativos y hasta en la RAE si hace falta; ejemplos hay a raudales.

Sucede que el engaño de ciertos conceptos empieza a oler ante la opinión pública. Ocurrió ayer en una entrega de premios educativos en la Comunidad de Madrid, gala que presidía Ángel Garrido (sucesor de la meritócrata Cristina Cifuentes), cuando un joven estudiante de 19 años del IES Ramiro de Maeztu llamado Francisco Tomás y Valiente soltó la siguiente bomba al recoger su diploma: “La calidad educativa no puede reducirse a la excelencia académica. La calidad educativa comporta otro elemento esencial, más allá de la excelencia académica, la equidad. Sería injusto no recordar que no solo son excelentes aquellos que obtienen óptimos resultados, sino muy especialmente, quienes consiguen progresar desde circunstancias menos ventajosas, en ocasiones, con problemas familiares, aprietos económicos o dificultades de aprendizaje. No podemos permitir que el olvido de nuestra suerte presida esta celebración. La prioridad no podemos ser aquellos que obtenemos resultados considerados como excelentes. La prioridad que tienen que ser aquellos que tienen más dificultades.

Y yo añadiría: La educación no es solo adquirir conocimiento y habilidades para competir en el mercado laboral, va mucho más allá. Educamos para saber estar en la vida, para coexistir, aprender, realizarnos individual y colectivamente, y por supuesto, para construir un mundo mejor.

viñeta de JR. Mora para ctxt.es

Estos discursos se les ha escuchado poco o muy poco a los grupos políticos de izquierdas (o del cambio), que deberían ser los primeros en alertar de la gran farsa de la excelencia y la meritocracia. No vive la educación española sus mejores años tras la travesía de casi siete años con el Partido Popular y la dupla Wert-Méndez de Vigo al frente. Con los grandes cerebros en el exilio, las universidades corrompidas, las inversiones en educación más pobres de las últimas décadas, con la concertada y la privada católica ganando el terreno a las escuelas públicas y una segregación por clase atroz, queda la dignidad de los que pedimos igualdad de oportunidades. Queda el trabajo incesante de los profesionales de la pública, de las madres y los padres del alumnado que reivindican día sí, día también en una marea verde la universalidad, la calidad y la equidad en nuestras aulas. Contra el discurso neoliberal es necesario sacar músculo por la pública o el día de mañana nuestra educación será un objeto para ricos ofrecido al mejor postor.

The following two tabs change content below.
Periodista. Codirector de La Réplica.

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies