12 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



El tratamiento de la prensa española a la información relacionada con Podemos daría para un libro, uno gordo, de cientos de páginas. La doble vara de medir de los medios de comunicación al tratar a esta agrupación política, que ha puesto la lupa en los acuerdos económicos y el listón anticorrupción más alto de la democracia española, es sencillamente triste, y dice mucho de la escasa ecuanimidad de nuestro periodismo.

Desde sus inicios, la formación morada le ha echado un pulso a la prensa del Régimen del 78, discutiendo, sobre todo, el relato de El País, un periódico en su época respetado que en los últimos tiempos ha firmado algunos de los episodios de manipulación más bochornosos de la historia de la comunicación en España.

Cebrián ha convertido el principal periódico de Prisa en un diario a imagen y semejanza de Felipe González y Rubalcaba, es decir, del ala neoliberal del PSOE, o lo que es lo mismo, de la oligarquía española.

Prisa, y por ende, El País, han sido importantes generadores de opinión a la hora de mantener a Rajoy en la presidencia y conservar el status quo de la progresía liberal, martilleando desde los espacios de opinión a Podemos (y a cualquier disidencia) una y otra vez, sin descanso, día tras día, fuera cual fuese el debate, fueran cuales fueran las consencuencias.

Al contemplar la barra libre que les ha propiciado el procés y las posteriores secuelas de Cataluña, Cebrián y los suyos se han envuelto en la bandera y han decidido rizar el rizo. La idea, más o menos, sería moldear paulatinamente el siguiente discurso. Ojo: La inteligencia del gobierno ruso, en estrecha colaboración con ciertos medios de comunicación de índole chavista (en este caso, RT en español), y con el visto bueno de Irán, estaría apoyando a Podemos en su afán por desestabilizar España y desinformar a la ciudadanía, para en un futuro, asaltar el Gobierno con un malvado frente de izquierdas.

El argumento, por el que hubiera suspirado Tom Clancy para alguna de sus novelas, es tan rocambolesco que a cualquier analista político internacional le produciría sonrojo o directamente un ataque de risa. Pero estamos en España, un país donde gobierna impunemente un presidente que cobró dinero negro, un país que encarcela a la disidencia política, que victimiza a las mujeres violadas, que condena a prisión a raperos por cantar letras de protesta, que hace la vista gorda ante la corrupción y que ha asumido sin demasiada resistencia la precariedad y la pobreza de sus coetáneos.

Lo importante no es que el nuevo relato de El País sea o no ridículo, que lo es, tenga o no rigor periodístico, que no lo tiene, o que sus argumentos sean de peso, que no lo son. Eso no importa. Lo importante es que el discurso cale. Como caló la disparatada teoría de los bolardos o la turismofobia. Porque en el pastiche antipodemos vale todo con tal de que nuestra vecina del cuarto se lo trague: Podemos intenta convertir el Congreso de los Diputados en un show, es afín a ETA, independentista, pretende controlar los medios, implantar la copa menstrual, pisotear las tradiciones, retroceder en las libertades e intervenir los medios de comunicación para difundir su propaganda bolchevique. Podemos es el mal.

Estamos avisados, busquemos un refugio y votemos a Rajoy mientras podamos porque de lo contrario tendremos el día del mañana a un ruso, o peor, a un iraní, embargándonos el piso de la playa y administrando nuestra cartilla de racionamiento. La geoestrategia comunista pretende acabar con nuestras vidas. Ridículo no, lo siguiente.

The following two tabs change content below.
Periodista. Codirector de La Réplica.
Tags: , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies