13 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica


Versió en Català

Aquesta és la història de dos pares que s’odiaven. Ho feien perquè les seves filles s’havien barallat al parvulari. La filla del primer pare, o pare A, feia la guitza a l’altra nena aquell dia, i la filla de l’altre pare, o pare B, li va clavar una bufetada. Cap de les dues tenia raó, o totes dues tenien raó, perquè no està bé fer la guitza i molt menys clavar bufetades. Totes dues van ser castigades. La professora ho va explicar a tots dos pares a la sortida del cole. Els pares es van parlar per última vegada aquell dia davant de la porta de l’escola. El pare B li va di al pare A que la seva filla estava boja i hauria d’anar al psicòleg per deixar de fer la guitza als seus companys, i el pare A li va contestar que la seva filla era una abusananos que ho arreglava tot a cops. Mai més van tornar a dirigir-se la paraula. Per més que intentessin posar-los junts a les festes de fi de curs del col·legi, ells passaven la vetllada donant-se l’esquena. Per molt que els amics comuns els invitessin a les festes d’aniversari dels seus fills, cadascú es situava a una cantonada, i aquells amics comuns havien de travessar la casa de punta a punta si volien xerrar, ara amb un, ara amb l’altre.

Van passar els anys. Les filles d’aquells pares que s’odiaven van arribar a l’institut i van actuar exactament de la mateixa forma que els seus progenitors. La filla del pare A, o noia A, perquè havia deixat de ser una nena, odiava amb totes les seves ganes a la noia B, la filla del pare B, que sentia el mateix i també havia deixar de ser una nena. Totes dues es continuaven tenint molta tírria per aquella baralla al parvulari. Les havien educat a l’odi i l’odi les mantenia separades. Així s’ho feien saber als seus amics, molts d’ells comuns, que havien de renunciar a parlar amb una quan ho feien amb l’altra. Si algú decidia sortir en grup el cap de setmana amb una d’elles, ja sabia que no podria dir res a l’altra.

Tot i així, passa que l’adolescència, a més de ser una edat difícil, és l’època en que es trenquen les barreres. Per un moment creus que tot té solució i que es pot tractar amb tothom sense problemes. Això no ho pensaven la noia A ni la noia B, faltaria menys, ni tampoc els seus pares. Però sí els seus companys de classe durant el viatja de fi de curs que, cansats d’haver de suportar les picabaralles entre totes dues, les van tancar a una habitació de l’hotel per sorpresa amb una única condició: No sortireu fins que no hagueu decidit #parlar cara a cara.

Al principi va costar. Les mirades fugien una de l’altra, tot enfocant al terra. Però la nit era molt llarga i va haver un moment en que, tot i que fos per cansament, la noia A i la noia B es van mirar a la cara. És difícil continuar odiant a una persona quan la mires molta estona a la cara. Més difícil resulta quan li dirigeixes la paraula. Sense l’odi que separa pel mig sí es pot conversar. D’allà a descobrir que A i B eren dues lletres distintes amb idees molt diferents, però amb les mateixes coses en comú que qualsevol altre esser humà, es van encarregar les dilatades hores de la matinada. Per això, a la vista dels esdeveniments que estan tenint lloc durant les últimes setmanes al voltant de Catalunya, creiem que és necessari posar a #parlar a les parts en conflicte, com suggereix la plataforma #parlem/hablemos, que des d’aquí subscrivim plenament. Tancar de forma simbòlica a una habitació d’hotel per a adolescents al Gobierno i al Govern durant tota una nit fins que vegin néixer el dia acceptant conversar. Tot i això, la història que aquí es relata mostra que a partir de l’odi resulta impossible entendre’s. Així que des d’aquesta publicació volem intentar assenyalar aquells episodis d’odi que, des de tots dos cantons, estan obstaculitzant el diàleg. Totes/Tots som responsables de canviar la història d’aquesta Península, farcida de confrontacions i guerres entre germans (o companyes al parvulari).

Voldríem començar amb les amenaces que tots dos bàndols han fet als mitjans de comunicació per no ser “els seus mitjans de comunicació”. Si no respectem la llibertat d’informació, continuarem vivint dintre de l’odi, pensem el que pensem.

 


Versión en castellano

Esta es la historia de dos padres que se odiaban. Lo hacían porque sus hijas se habían peleado en el parvulario. La hija del primer padre, o padre A, chinchaba a la otra niña ese día, y la hija del otro padre, o padre B, le pegó una torta. Ninguna de las dos tenía razón, o las dos tenían razón, porque no está bien chinchar y mucho menos pegar tortas. Ambas fueron castigadas. La profesora se lo explicó a los dos padres a la salida del cole. Los padres se hablaron por última vez aquel día frente a la puerta de la escuela. El padre B le dijo al padre A que su hija estaba desquiciada y debería ir al psicólogo para dejar de chinchar a sus compañeros, y el padre A le contestó que su niña era una abusona que lo arreglaba todo a golpes. Nunca más volvieron a dirigirse la palabra. Por más que los intentabas poner juntos en las fiestas de fin de curso del colegio, ellos pasaban la velada dándose la espalda. Por más que amigos comunes los invitarán a las fiestas de cumpleaños de sus hijos, cada uno se ubicaba en una esquina, y esos amigos comunes debían atravesar la casa de punta a punta si querían charlar, ahora con uno, ahora con el otro.

Pasaron los años. Las hijas de aquellos padres que se odiaban llegaron al instituto y actuaron exactamente igual que sus progenitores. La hija del padre A, o chica A, porque había dejado de ser una niña, odiaba con todas sus ganas a la chica B, la hija del padre B, que también había dejado de ser una niña. Ambas se seguían teniendo mucha ojeriza por aquella pelea en el parvulario. Las habían educado en el odio y el odio las mantenía separadas. Así se lo hacían saber a sus amigos, muchos de ellos comunes, que debían renunciar a hablar con una cuando lo hacían con la otra. Si alguien decidía salir en grupo el fin de semana con una de ellas, ya sabía que no podría decirle nada a la otra.

Sin embargo, ocurre que la adolescencia, además de ser una edad difícil, es la época en la que se rompen las barreras. Por un momento crees que todo tiene solución y que se puede tratar con todo el mundo sin problemas. Esto no lo pensaban la chica A ni la chica B, desde luego, ni tampoco sus padres. Pero sí sus compañeros de clase en el viaje de fin de curso que, hartos de tener que soportar las rencillas entre ambas, las encerraron en una habitación del hotel por sorpresa con una única condición: No saldréis hasta que no hayáis decidido #hablar cara a cara.

Al principio costó. Las miradas huían una de otra, enfocándose en el suelo. Pero la noche era muy larga y hubo un momento en que, aunque fuera por cansancio, la chica A y la chica B se miraron a la cara. Es difícil seguir odiando a una persona cuando la miras durante mucho rato a la cara. Más difícil resulta cuando le diriges la palabra. Sin el odio que separa de por medio sí se puede conversar. De ahí a descubrir que A y B eran dos letras diferentes con ideas muy distintas, pero con las mismas cosas en común que cualquier ser humano, se encargaron las horas dilatadas de la madrugada. Por eso, a la vista de los acontecimientos que están teniendo lugar en las últimas semanas en torno a Catalunya, creemos que es necesario poner a #hablar a las partes en conflicto, como sugiere la plataforma #parlem/hablemos, que desde aquí suscribimos plenamente. Encerrar de forma simbólica en una habitación de hotel para adolescentes al Gobierno y al Govern durante toda una noche hasta que amanezcan aceptando conversar. Pero la historia que aquí se relata muestra que a partir del odio es imposible entenderse. Así que en esta publicación vamos a intentar señalar aquellos episodios de odio que, desde ambos bandos, están obstaculizando el diálogo. [email protected] somos responsables de cambiar la historia de esta Península, plagada de confrontaciones y guerras entre hermanos (o compañeras de parvulario).

Querríamos empezar con las amenazas que los dos bandos han hecho a los medios de comunicación por no ser “sus medios de comunicación”. Si no respetamos la libertad de información, seguiremos viviendo en el odio, pensemos lo que pensemos.

The following two tabs change content below.

Carlos Gámez

Carlos Gámez (Barcelona, 1969) es licenciado en Ciencias Físicas. Cursó el Programa de Doctorado en Historia de las Ciencias por la Universitat Autònoma de Barcelona, y el Máster en Creación Literaria por la Universitat Pompeu Fabra. Ha disfrutado de una estancia en las intituciones penitenciarias de Nicaragua, de donde salió su primer libro, un diario titulado 'Managua seis'. Ha sido galardonado con el IX Premio Café Mòn por la novela 'Artefactos'. Colabora con las revistas Sub-Urbano, Culturamas y La bolsa de pipas. En su bitácora personal, "El blog de Carlos Gámez", estudia las relaciones entre ciencia y literatura. Actualmente está peleándose con una novela corta.

Últimas entradas de Carlos Gámez (ver todo)

Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies