15 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En la portada de Barcelona Inconclusa, el libro de crónicas sobre Barcelona que Laureano Debat -cronista de Clarín, Anfibia, el Diario, Altair Magazine– ha publicado en la Editorial Candaya, la mano de un escribiente deforma una estructura rígida de una ciudad configurando poliedros vivos, incandescentes, generando nuevas perspectivas. No es una portada baladí, en los tiempos de la marca Barcelona, de las ciudades convertidas en producto, Laureano Debat desconfigura la realidad de caricatura y souvenir y nos ofrece nuevas perspectivas sobre la Barcelona que creemos conocer.

Desde La Réplica, le planteamos al autor un paseo por la Barcelona Inconclusa que propone su libro. Presupuesto: Una T-10 y lo justo en el bolsillo para tomar unas cañas. La Barcelona que se obvia en las guías de viaje, el secreto mejor guardado de quienes viven la ciudad como un universo infinito, nos espera:

1- El Raval. Lo alegre y lo sórdido
Como primer escenario, pasamos por la calle Riera Baixa, lugar donde vivió Laureano. “Para mí, un escenario sentimental y de descubrimiento”. No nos extraña, el Raval es un crisol de culturas -con el picante arábigo muy presente-, y reúne, en una vertiginosa mezcla, la apropiación del espacio físico por parte de las comunidades emigradas, la nostalgia impregnada en sus muros, la inmediatez del que está de paso, la autosuficiencia del oriundo y la recreación hipster del que busca ropa y discos a medida. En palabras del cronista: “la calle es cómoda para la vista, pero incómoda para el cuerpo. Especialista en drenar paseantes. Nunca ofrece tomar asiento y relajarse, sino fluir, mira y seguir caminando”. Y es que el dinamismo es gran parte del encanto de El Raval, el reverso tenebroso de El Born o El Gótic, tan sobre-recomendado al visitante.

2-
La Rambla como espacio performático y constatación del desastre
Pasear por La Rambla sobrecoge de un tiempo a esta parte. El cronista es capaz de realizar una radiografía urbana de la avalancha que pasa una y otra vez por el capilar más sobrexplotado de la ciudad, o narrar en clase de prosa poética el dolor latente tras los peores atentados que la ciudad ha sufrido en su historia reciente. De los mendigos performers, los artistas callejeros, los guiris que provienen del enésimo crucero hasta la terrorismofobia. Esquivando turistas, hablo con el autor al respecto de escribir una crónica tan “a flor de piel”. Fue, la que trataba los atentados terroristas, la última en incorporarse al libro. Es que no se trata de obviarlo, dice, se trata de un monstruo preso en su tachadura, apresado por la memoria y la convicción de todos y todas. Y nosotros decimos: No pasarás.

3- Poblenou. la ciudad mutante
En permanente transformación, poliédrica e inquietante. La ciudad a la que siempre algo le pasa. Así describe Laureano Poble Nou, escenario de la crónica Algo le pasa a Poble Nou. Lo confieso, es mi barrio favorito. Una ciudad dentro de la ciudad, eco de una Barcelona industrial a la que le llega el aroma a mar, que alberga ahora desde galerías de arte, hasta starts-ups con sueños de conquista, vecinos y vecinas que siempre estuvieron ahí, librerías con aroma a librería de siempre (No Llegiu) y turistas que pasean con la vista fija en sus mapas. Es esa Barcelona capaz de conjugarlo todo, sorprendente a cada esquina, de gran magnetismo. Hoy, los precios del alquiler están subiendo, pero la esencia sobrevive. Es una joya otrora escondida, ahora apreciada por todos.

4 – Plaza Letamendi (Eixample
). Los años de iniciación

Curiosa forma de titular, el autor, su vida en común con dos prostitutas de lujo, en un piso de la Gaixample (Gay + Eixample) de Barcelona. Una de las mejores crónicas del libro relata cómo comienza a compartir vivienda con Sonia y Jimena, cómo se vive en un piso donde la mitad del inmueble es destinado su plácida convivencia y la otra mitad a hacer negocio. Su impacto inicial, su adecuación a la circunstancias, su complicidad y su cariño. Todo en un escenario creado a escuadra y cartabón, con algunos de los mejores restaurantes de la ciudad alrededor, pero también vidas que vienen y van. La vida en rouge, que amenaza con ser el próximo libro, nos lo contará todo con pelos y señales.

Plaza Letamendi, hace un siglo.

5- Can Peguera. Barrio de pastillas
Estamos aquí por un chivatazo, el que los editores de Candaya (Olga y Paco) soplan a Laureano. “Tienes que conocer Can Peguera”, le dijeron. Dicho y hecho, el barrio es símbolo de la lucha barrial y de la memoria de sus gentes. Tiene apenas un siglo de vida, nació cuando la Exposición Universal del 29, a cuenta de una reordenación urbana, una operación de lifting de la ciudad y sobrevivió a un intento de demolición recién terminado el franquismo. Las casas bajas, la calma, la paz y la naturaleza son actores principales del paisaje. Sucede cuanto más te alejas del cogollo turístico para acariciar las montañas. Can Peguera, el extrarradio de Nou Barris, es un remedo de la vida vecinal del siglo de mediados del siglo XX, acogedora con los inmigrantes de otras comunidades y procedentes del ámbito rural, capaz de auto organizarse en clave obrera.

6- Ciutat Meridiana. La ciudad desconocida
Siempre se va a Ciutat Meridiana cuando hay algún caso policial que rellene los informativos o cuando sucede algún desahucio. Sin embargo, el autor lo conoció un día de fiesta, durante sus fiestas populares. Los pobres, ya ven, tienen derecho a divertirse. Caminamos el descampado, árido, hoy más silencioso que de costumbre, que se convierte en un jolgorio durante las fiestas del barrio. Cuenta la crónica que, en el barrio, se pasó de una solidaridad sectorizada a una solidaridad transversal. Que un vecino marroquí repartió cordero entre los vecinos con necesidades alimentarias, que un grupo de mujeres dan clases de español a la comunidad marroquí, que el día que finaliza el Ramadán se organiza una cena popular en el barrio. A las fronteras de Barcelona, no existen fronteras, los lazos son de respeto y convivencia. Y tiene otra cosa positiva, la cerveza es más barata. Laureano sigue contándome su Barcelona inconclusa, infinita, como todas las realidades que descubren sus crónicas.

Reseña de Sergi Pàmies. 
The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies