22 de julio del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Los corruptos son mentirosos hasta el final. Todos niegan la mayor, todos culpan a los técnicos del consistorio, todos apelan a su responsabilidad y sentido de partido cuando dimiten, todos hacen un Mónago e inventan escusas surrealistas y todos se parapetan previamente en su puesto, intentando aguantar el chaparrón hasta que la opinión pública pase a otro tema. Pedro Antonio Sánchez, el ya expresidente de Murcia, es el último ejemplo paradigmático. Cumple al dedillo el patrón de corrupto. Sorprende pues la apelación a la decencia de la opinión pública, como si no supieran qué tipo de gente hay detrás de la corrupción sistémica. Un corrupto nunca reconoce como tal.

El Partido Popular, por su parte, cumple al dedillo su patrón de partido corrupto. Apoyo a su afiliado entre el grueso de sus figuras públicas hasta que el proceso judicial avanza. El presidente, Rajoy, evita a la prensa y apela a su presunción de inocencia, hasta que un día se hace el silencio y dejan de coger el teléfono. Su nombre deja de pronunciarse. Es la señal de que su vida política ha pasado a mejor vida. Sucedió con Soria, sucedió con Rita Barberá, sucedió con Granados, sucedió con Ana Mato, Sucedió con Camps. Esta película nos la conocemos perfectamente, es el día de la marmota en el partido más corrupto de nuestro país. Ahora vuelve a pasar con ese señor, ese caso aislado, esa persona indigna que mancha la reputación de un partido que ha tenido casos de corrupción allá donde ha gobernado.

La necesidad de desalojar a esta banda organizada de su espacio de poder es la misma que hace años, pues el precio que cuesta a la sociedad es incalculable, pero por alguna extraña razón (¿El síndrome de la rana hervida? ¿El del pájaro enjaulado?), la ciudadanía no tiene a bien hacerles pagar por cuanto han expoliado. Un caso sin paragón en la política europea, y probablemente el mayor ejemplo de resistencia de la política contemporánea. Como el dinosauro de Monterroso, cuando despertó, el Partido Popular todavía estaba allí, cumpliendo los mismos patrones. La fórmula mágica de una maldición eterna.

 

 

La foto es de Diario Público.

 

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies