18 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La segunda gran ofensiva del establishment mediático financiero contra Podemos ya está en marcha y a toda mecha. Tras el ataque que sufrieron los Monedero-Tania Sánchez-Errejón, etc. y del que hay un total de cero imputados, viene un ataque de diferente naturaleza. Si antes pretendían desmontar el partido de cara al exterior ahuyentando al potencial votante, ahora el objetivo es desmontarlo desde las entrañas del mismo, fracturando su masa social. En mitad de una negociación por formar parte del gobierno del país, con un debate interno en el que los propacto se enfrentan a los que ven inasumible cualquier coalición con el PSOE, y en medio de una realidad en la que conviven con una singular armonía la rama “Asaltar los cielos-maquinaria electoral” con la rama Izquierda Anticapitalista, el objetivo de los precursores de la campaña (encabezada indisimuladamente por el diario El País) puede tener éxito: Lastimar la cohesión de la formación morada.

¿Pero existe tal crisis en Podemos?

Depende de cómo se mire. Si tienes una concepción de partido a la antigua, tipo Partido Popular, donde quien se salga de la línea marcada es un paria, definitivamente, sí. Si comprendes que la nueva política es discusión y necesitamos de una gran discusión para no repetirnos en nuestras miserias, quizás no tanto.  Teniendo en cuenta que Podemos ha vivido en presente continuo, formándose al mismo tiempo como máquina electoral, al tiempo que intentaba afianzar la actividad de sus círculos, incorporando perfiles muy dispares que simpatizan con su discurso antihegemónico, la realidad no ha cambiado sustancialmente. Es cierto que han habido numerosas dimisiones (y que apunta a la estrategia de Luis Alegre como eje de la discusión), pero también es cierto que los que dimiten, se quedan, y que no parece haber una fractura tan significativa como cuentan. Las discrepancias internas en Podemos no vienen de ahora, es simplemente, una manera de vivir.  Cualquiera que se acerque un poco a la formación morada, puede ver cómo la discusión interna se erige como su forma de existir y evolucionar, y las mutaciones son algo natural. Los hay que adoran al líder, Errejonistas, Echeniquistas, Urbanistas y Bescansistas, Anticapitalistas y Monederistas, etc.  También los hay que están que quieren confluir con IU/UP y los que no, los que creen que debe ser un portavoz de los movimientos sociales en el congreso y los que prefieren que sirvan como herramienta de empoderamiento de su discurso, pero ajeno a su día a día. El rompecabezas es difícil de entender con la perspectiva clásica. Podría pasar que en el momento de una decisión vital (como apoyar o no al PSOE), en tanto en cuanto las posturas se polarizaran, surgiera una fractura irreconciliable, pero lo de hoy no parece más que algo a lo que ya se ha enfrentado Podemos con anterioridad: A su discusión interna entre lo deseable y lo conveniente, lo idílico y lo práctico, como motor de la toma de decisiones. Y es que, aunque la discusión del cómo está siempre presente, como diría en El Principito, lo esencial es invisible a los ojos, y es lo esencial lo que mantiene unida a la formación: La necesidad de cambio real.

PodemosMadrid

El País dedica toda su edición digital a atizar a Podemos.

Aunque entre el electorado más afín Podemos no parece que vayan a surgir bajas con esta ofensiva, es entre el votante dubitativo podría encontrar ausencias en caso de repetirse las elecciones (como todo hace indicar que sucederá). Hay una gran parte de la población que no quiere volver a las urnas y ve en Podemos el principal actor que imposibilita la gobernabilidad del país. Y es cierto que se niegan a un gobierno PSOE-C’s, pero comprenderán que, llegado este momento, Podemos no podía convertirse en un actor de reparto, que posibilitara eso de “cambiarlo todo para que nada cambie”. Si Iglesias estuvo fiero en su primer discurso en el parlamento era por una sencilla razón, Podemos viene a hacer cosas trascendentes y, sin ese rol, se difuminaría cual azucarillo lanzado a aguas turbulentas.

Podemos concluir que, con crisis o sin ella, las circunstancias electorales o postelectorales no han dejado a Podemos enfrentarse a su gran debate interno, ¿qué será Podemos tras un periodo electoral? ¿En qué quiere convertirse? Y eso es algo que sólo se podrá debatir habiendo gobierno y presidente de por medio. Y aún no lo hay.

Valentía

Podemos apeló a “la valentía” en numerosas ocasiones en periodo electoral.

¿Y ahora, qué? 

El repliegue de Podemos viene a repetir su habitual modus operandis. Ante los ataques, la formación prefiere ser quien marque los tiempos. Sucedió con Monedero, que tardó una eternidad en comparecer públicamente. Y puede que vuelva a repetirse. Qué sea con mayor o menos acierto, es aún una incógnita. De momento, humor, demostraciones públicas de cohesión y llamamiento a la unidad. Si hay algo que intenta el núcleo duro de Iglesias es jugar a la política con mayúsculas, ante cada situación, una lectura diferente, ante una realidad marcada, lo imprevisible. Cuando todo el mundo espera que Podemos se acobarde ante las encuestas metroscópicamente tendenciosas, cuando parece que se encuentra por segunda vez, entre la espada y la pared, el siguiente movimiento de la formación podría ser lo que nadie se espera. Y hay algo en lo que coinciden unos y otros. Ante la segunda ola de ataques, solo cabe una respuesta: la valentía.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies