18 de junio del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En Felina, el genial último episodio de Breaking Bad, Walter White se dirige por última vez a Skyler, su esposa, intentándole explicar por qué desde el principio de la serie hasta el final se ha convertido en un monstruo (en la que quizás sea la mejor transformación psicológica de la ficción moderna).Si tengo que oír una vez más que lo hacías por la familia…” dice Skyler, y Walter, al que ya no le queda nada del viejo profesor de química que intenta esquivar un cáncer, contesta: “Lo hice por mí, me gustaba hacerlo, era bueno haciéndolo…”. Por el camino, contribuyó a un sinfín de sufrimiento que afectaba a su entorno más cercano.

El Walter White de la política española es el PSOE, que se niega a reconocer su nueva condición. Mientras, en su viraje hacia los principios del liberalismo económico y bajo la máscara de las políticas sociales, han dejado una legión de perjudicados. Los que alguna vez le condujeron al sueño de cualquier proyecto político han sido los principales perjudicados de sus acciones, tal y como sucedía con el personaje interpretado por Bryan Cranston. Ocurra lo que ocurra, el PSOE no pasará a la historia como ese partido que durante la mayor crisis económica de España estuvo del lado de la clase obrera, sino por todo lo contrario. Los mercados, las élites, la Troika, los bancos y los lobbies, lo sintieron como un aliado. Aún lo hacen.

Pero no es el PSOE el único que se define al margen de sus actuaciones, aún existen personas que, vinculadas emocionalmente a un sentimiento que otrora pudieron albergar, creen que el Partido Socialista Obrero Español es el partido que defiende a la clase obrera. El PSOE es, con absoluta claridad, el partido político español que más beneficio saca de sus siglas, pues bajo su amparo es capaz de realizar acciones en contra de la ideología que dicen defender. El último ejemplo, el pacto con Ciudadanos.

Es de esperar que el “pacto de gobierno” (al que no se le vislumbra largo recorrido) libere a aquellos presos de las cadenas de un sentimiento que ya no se cobija en el partido de la calle Ferraz. Las medidas liberales del mismo, el célebre contrato único ahora camuflado como contrato “estable y progresivo”, el abaratamiento del despido y la no-derogación de la mayoría de leyes por la que los españoles nos hemos estado manifestando en las calles los últimos años, es una muestra más de qué políticas puede llevar a cabo el PSOE con tal de seguir teniendo significancia política. Fracase o no el intento de Pedro Sánchez de formar gobierno con la neoderecha, la declaración de intenciones es evidente y revela lo que ya es una manera de ser y actuar. El PSOE no está con las clases populares ni con quién peor lo está pasando en estos momentos de crisis. No está ahora, pero tampoco lo ha estado estos años. El PSOE, en fin, actúa Walter White cuando asegura defender a la familia y sólo se defiende a sí mismo. Es un monstruo, pero para que lo sepa, se lo tiene que decir su gente.

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies