20 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



No, Puigdemont no tendrá un juicio justo. Por más que el bloque monárquico y sus acólitos pretendan hacernos creer lo contrario. La justicia en España alcanza, sobre todo en determinadas instancias judiciales, tal grado de politización que, irremediablemente, los autos y sentencias ideológicos no constituyen, precisamente, una excepción.

Las razones que considero son las siguientes:

-En primer lugar, la propia naturaleza del delito, “delito político”, “delito patria”.
Difícilmente, en esta tipología delictiva un juez nacional puede ser imparcial. Y no lo puede ser porque resulta pensable que todo juez, cuestionada la integridad del país en el que aplica las leyes, se vea a sí mismo como un ofendido por la acción presuntamente “criminal”. Es factible que la situación le perjudique directamente (imaginemos un juez que ejerce en Cataluña y que, como consecuencia de una separación territorial, puede verse obligado a cambiar de ciudad o de nación). En este tipo de delito, el juez nacional corre el peligro de dejarse llevar por sus propias emociones y sentimientos alejándose, así, de la necesaria imparcialidad.

-Vulneración del derecho al juez ordinario predeterminado por la ley (Artículo 24.2 de la Constitución española).
El derecho al “juez natural”, el que te toca en virtud de la norma o por reparto, es un derecho fundamental a cuyo través se impide que el poder público elija al juez-persona. Para que nos entendamos, el INSS de Barcelona, entidad a la que defiendo en juicio, no puede elegir dónde presenta sus demandas y dónde quiere ser demandado. Así, si atendemos a las estadísticas, cualquier abogado privado defensor de trabajadores sabe que celebrar en el Social 15 o en el 27 de Barcelona es garantía de fracaso para su pretensión, mientras que hacerlo en el 21 o en el 25 lo es de éxito. Siendo así las cosas, si el INSS consiguiera que todos los procesos se celebraran en el 15 y en el 27 ganaría prácticamente siempre.

En el caso que nos ocupa, la Audiencia Nacional carece de competencia para juzgar los delitos imputables al “Govern”, pero la fiscalía sabe que los mejores gatilleros, los pistoleros más rápidos del país, se encuentran allí. De modo que ha llevado la causa ante ese tribunal incompetente para lograr, con toda probabilidad, la prisión preventiva de los “Jordis” y del “Govern”.

-Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión (Artículo 24.2 CE).
Existía una petición de suspensión de las comparecencias del “Govern” el día 2 de noviembre. La petición se basaba en que los abogados defensores no habían podido preparar la comparecencia con el tiempo suficiente. En el Tribunal Supremo, y con respecto a los miembros de la Diputación Permanente, se suspendió para el día 9 el interrogatorio de sus miembros. Sorprendentemente, o quizás no tanto, la jueza Lamela hizo caso omiso de tal petición, generando una evidente indefensión. ¿Alguien cree que Puigdemont va a tener una instrucción justa en la Audiencia Nacional?


-El Ministerio Fiscal ejerce sus funciones por medio de órganos propios conforme a los principios de unidad de actuación y dependencia jerárquica y con sujeción, en todo caso, a los de legalidad e imparcialidad (Artículo 124.2 C.E.).
Ejem…¿hay alguien que crea que un Fiscal General del Estado reprobado por el Congreso por su injerencia en procedimientos de corrupción que afectan al Partido Popular puede ser imparcial? Sin comentarios.

-La existencia de la Plataforma Cívica para la Independencia Judicial

Se trata de una plataforma apolítica (www.pcij.es) que viene denunciando una y otra vez las injerencias de los políticos en el ámbito de la judicatura. Nombramientos a dedo, Consejo General del Poder Judicial nombrado por políticos, ascensos inexplicables…

En fin, que la situación de la justicia en España es tan lamentable que nadie puede creer, de buena fe, que Puigdemont vaya a tener un juicio justo. Y seamos sinceros, si eres inmigrante y caes en determinados juzgados de lo penal, date por condenado antes de entrar.

Y si eso le pasa  a Puigdemont, qué no le pasará a los ciudadanos sin medios económicos y sin posibilidades de defensa.

La fotografía de portada es de Reuters.
The following two tabs change content below.
Escritor y letrado de la Seguridad Social. Leo, reflexiono. Me disgusta el clasismo, muestra de superficialidad e ignorancia. Mi referente es la honestidad, mi fin el comportamiento ético. La Administración española es estructuralmente corrupta. Replicar es más necesario que nunca.

Últimas entradas de David Condis (ver todo)

Tags: , , , , , , , ,

    12 Réplicas

  1. Pedro

    Como no soy abogado, ni experto en Derecho, no haré una réplica desde la ley. Pero permíteme hacer una réplica como ciudadano que pretende cumplir las leyes y normas todos los días y que lo exige a cualquier ciudadano y especialmente a los políticos, sea del color que sea.

    ¿Existen indicios de que se han inclumplido alguna norma del derecho actual? ¿Ese presunto delito es grave? ¿Era consciente que estaba haciéndolo? ¿Ese incumplimiento, si existe, es por desconocimiento, espontáneo o planificado? ¿Ese incumplimiento ha generado algún efecto? ¿Ha utilizando recursos públicos para ese acto? ¿Ha podido generar algún perjuicio a la sociedad en general? Y por último ¿existe riesgo de fuga, destrucción de pruebas o seguir delinquiendo? Esas son las preguntas que yo me hago. Si todo es “si”, sea Granados, un camello o Puigdemont, y no se le puede juzgar, tenemos un verdadero problema con el sistema y con su interpretación.

    Y no tengo ni idea si ese delito es sedicción, rebelión, malversación o cualquier otro palabro. Pero si sé, que si fuera yo el que a esas preguntas se respondiera “si”, nadie escribiría sobre mi.

  2. xavier

    Yo tampoco soy abogado, pero vamos con el sentido comun, si no puedo acceder a mi despacho , porque los miembros del Govern, ya no pueden, ¿ como puedo destruir pruebas?
    ¿como pueden indicar este motivo para justificar la prisión preventiva?
    Si pudiendome marchar a un país sin extradicción me voy a uno que si la tiene y encima esta en Europa, ¿ donde esta el riesgo de fuga?

    Cuando quiero encarcelar a alguien, por que me sale de los guevs, pues nada lo hago, y que conste que no soy abogado.

  3. David Condis

    Estimado Pedro:
    Le agradezco el comentario. En este artículo solo pretendo poner de relieve irregularidades graves que conculcan el derecho de defensa tomando como base lo sucedido en la Audiencia Nacional. Rspecto al fondo, probablemente escriba más adelante pero, en mi opinión, resulta un grave error “judicializar la política”.

    Saludos,

    David Condis

  4. Pedro Barquero

    Gracias a todos por las contestaciones. Sólo una aclaración sobre mi comentario, no entro a valorar si son correctas o incorrectas las medidas cautelares, ni tengo conocimientos jurídicos suficientes ni la información que debe tener la jueza de la investigación actual, cuestión que creo es importante.

    Mi comentario iba más por el fondo más que por el contenido. Cuando alguien se salta la ley sabiendo que lo hace, parece de recibo que tenga consecuencias. De igual manera, judicializar la política es un claro error pero es necesario valorar quien la judicializa, la fiscalía o quien da motivos a la fiscalía.

    Ojalá nunca hubiéramos llegado a este punto y nuestros políticos, todos, hubieran sabido medir las consecuencias de sus acciones.

  5. David Condis

    Es obvio Pedro que hay graves errores por ambas partes. Lo que está pasando en este país debe dolernos a todos, más allá de la ideología que tengamos. Yo tiendo a pensar que no merecemos los políticos que tenemos, que no somos tan malos ciudadanos. Un país no puede funcionar bien si basa su día a día en el odio y la exclusión. En fin, ojalá seamos capaces de darle la vuelta a todo esto.

    Saludos cordiales

  6. xavier

    David , parafraseandolo :
    . Un país no puede funcionar bien si basa su día a día en el odio y la exclusión.

    tampoco si la corrupción campa a sus anchas, si la justicia no funciona, si la sanidad se detruye, etc , etc y aqui tenemos a España y a gran parte de sus habitantates ( en base a el mapa electoral actual) que creen que estamos en cresta de la ola. Guay¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  7. David Condis

    Hola Xavier:

    Estoy de acuerdo con usted. La corrupción provoca un efecto de mimetismo en los ciudadanos y es un factor de inseguridad jurídica y económica. Si la corrupción triunfa, el esfuerzo personal y colectivo fracasa, no merece la pena sacrificarse por nada. Asimismo, si una élite, para amasar más fortuna, desposee de derechos sociales a la gran mayoría justificando la racionalidad de las desposesión, la sociedad cae en la aporofobia, en la insolidaridad.
    Respecto de lo que dice usted sobre el mapa electoral no es sino fruto de una dominación de los medios de comunicación (papel y TV sobre todo) por parte de las corporaciones financieras. A día de hoy, en Madrid, no hay solo periódico de centro izquierda en los quioscos. La democracia retrocede y “votar” (en la UE, en Catalunya o en cualquier contexto) no es un derecho sino una provocación(recuerde lo que decía Juncker sobre las votaciones nacionales).
    El proceso catalán no puede entenderse, desde mi punto de vista, en términos de nacionalismo sin más. Hay más elementos, la rebeldía de una juventud que se ve sin futuro, el egoísmo del que no quiere pagar impuestos, la fascinación por un camino nuevo al margen de la UE o dentro de otra UE. Los historiadores tendrán un filón con este tema dentro de unas décadas.

    Saludos

  8. xavier

    Totalmente de acuerdo, el proceso catalán va mas alla de mas euros, del nacionalismo, del idioma, va entre otras cosas de la dignidad de las personas y fundamentalmente de derechos y democrácia, pero el mapa es azul.
    Saludos

  9. TT

    El proceso catalán se entiende al 100% en términos identitarios. La falsa “huelga” de la semana pasada no lo fue: fue un cierre patronal. Solo pudieron permitirse hacer huelga los trabajadores de lo público, la pequeña burguesía: todos los supermercados estaban abiertos, con sus cajeras y sus reponedores ganando sus miserables sueldos.

    Me extenderé, a pesar de que este tema me empieza a resultar ya cansino

    La juventud independentista catalana no es rebelde, no hay disidencia en un movimiento publicitado 24 horas al día, 7 días a la semana y 365 días al año en prensa, radio y TV. Ser independentista en Catalunya hoy es lo más fácil del mundo. Es convencional, mainstream. Obedecer los mensajes que te envía la TV no es ser rebelde, es ser un borrego. El joven catalán, sin duda, tiene un futuro menos negro que el joven que crece en Extremadura o en Andalucía.

    Para dramas de verdad, los 500 o 600 trabajadores que fallecen todos los años en accidentes laborales. No salen tanto en la tele como Puigdemont, desde luego

    En cuanto a la supuesta “fascinación por un camino nuevo al margen de la UE o dentro de otra UE”, si después de la traición de Syriza volvemos a caer en el mismo error de comprarle el discurso a Varoufakis, allá cada uno con sus ilusiones. España no es un país soberano, ¿cómo lo va a ser Catalunya?

    Por cierto, que el código penal que se modificó en 1995 se aprobó con los votos a favor de Izquierda Unida. No es nada nuevo. El R78 en su conjunto, y ahí incluyo a CIU y al PdCAT, es lo más corrupto de Europa. Puigdemont, casualmente, no está en la cárcel, y el otro día a Mendez de Vigo tuvo un lapsus muy curioso: dijo textualmente que en el PP estarían encantados si el 21D Puigdemont se presenta a las elecciones.

    ¿Juicio justo? Qué mas da el juicio, todo en España es un PARIPE en mayúsculas… En España la justicia está politizada a niveles tercermundistas, y los medios de comunicación son los más lacayos de toda Europa; lo estamos viendo los últimos días, con la cortina de humo catalana, mientras que se ha aprobado el CETA o se está intentando tapar el escándalo del posible envenenamiento de Botín. Todos estos legalismos no significan nada desde el preciso momento en que Forcadell reconoce que no hay república, ni sedición, ni nada. Es todo una ficción, una impostura, una representación.

    Hablar de “presos políticos”, por cierto, resulta bastante cómico. Sobre todo si tenemos en cuenta que el prucés es un fuego provocado y controlado, que cuando amenaza extenderse, es sofocado inmediatamente. Dudo mucho que estén más de un mes en prisión los Jordis y cia. Lo veremos, de todos modos.

    En España han ocurrido casos gravísimos como la “Operación Mengele” y ahí tienes al PSOE gobernando durante décadas con millones de votos. Quien tenga una mínima esperanza en la “regeneración” de la justicia, que se lo haga mirar. Esto es oficialmente ya una jungla, un “sálvese quien pueda”. No hay centro-izquierda ni izquierda que lo vaya a cambiar ya

    Puigdemont, por cierto, y el PdCat en general, siempre han tenido fantásticas relaciones con el Partido Popular. Por eso está en la calle. El mejor aliado del PP ahora mismo es la burguesía catalana. Cortina de humo. Teatro del bueno, que diría Mourinho. Un poco más de “pensamiento crítico” no nos vendría mal a todos

  10. David Condis

    Hola TT:

    Comparto bastante tu discurso. Hablar de soberanía en tiempos de la globalización es mendaz. Quizá tendría más sentido hablar de identidad. En cuanto a lo que comentas sobre el corrupto régimen del 78 estoy de acuerdo, resultó un apaño, quizá el único posible, pero un mero apaño en definitiva. Y sí, mucho teatro.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies