21 de noviembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Cómo estará el patio para que el Rey Juan Carlos no haya sido invitado a la celebración de los 40 años de democracia.

Dolido“, “irritado”, “molesto“, no son pocos los adjetivos que se han referido al estado de ánimo del Rey Emérito tras su papel en el acto, inexistente. Como era de esperar, los partidos monárquicos y los medios que han sostenido su figura a lo largo de estos años han calificado como un gran error este hecho, el Partido Popular ha pedido la modificación protocolaria y hasta Podemos ha dicho que su presencia allí hubiera tenido “todo el sentido del mundo” (en lo que es más una crítica hacia el elitismo institucional que una defensa).   

Según su entorno ha sido un acto de “cobardía y miedo”. Y por una vez, sin que sirva de precedente, estamos de acuerdo. La Casa Real tiene miedo, y tiene miedo porque la sociedad comienza a hacerse preguntas. La sociedad, o al menos una buena parte de ella, está construyendo un retrato global de la Monarquía española, pide la factura de estos cuarenta años. Hoy, nos preguntamos acerca de nuestro pasado y el papel que jugaron las instituciones y los partidos políticos. Nos preguntamos por la intrahistoria del relato oficial. Y es que, como dijo por aquí el historiador Gerardo Vilches, ningún proceso histórico es modélico, algo que por fin estamos dispuestos a entender.

No ha sido sencillo, no obstante, llegar a este punto. Antes, el relato único dirigido desde las élites era compartido por una gran mayoría social. Cuestionarlo era casi una herejía. Hoy, el descontento social provocado por la crisis, las nuevas tecnologías que aúna a la vieja guardia republicana con los jóvenes sin el lastre histórico del posfranquismo, las actuaciones recientes de la Familia Real con Compi Yogui y Urdangarín a la cabeza y la desconfianza en los partidos políticos –tercer problema para los españoles-, provocan un estado de debate que incomoda a la Casa Real. Donde antes había silencio, ahora se habla.

Desde su llegada al trono, el Rey Felipe se aferró a la fama que le precedía -esa ingeniería opinóloga que aseguraba que estaba muy bien preparado-, efectuó algunos cambios cosméticos, se marcó un tanto de cara a la opinión pública al defenestrar a su hermana y ha mantenido un perfil bajo a nivel mediático. Del Rey se habla lo justo, en pos de una normalización de su figura, tras la peor crisis de reputación de su historia.

Juan Carlos pasó de abanderado de la transición y héroe de la patria, a un anciano comisionista que sonríe junto a jeques árabes, con una constante presencia en la prensa rosa y la afición de matar elefantes. De ser garante de la Monarquía a un estorbo en la tarea de limpiar su imagen.

Resulta paradójico que el otrora gran artífice de nuestra democracia fuera el gran ausente en el cuarenta aniversario de la misma. Ni desde Zarzuela saben explicar muy bien qué ha pasado, aunque nosotros tenemos nuestras sospechas. Lo que pasa, es que los tiempos están cambiando.   

The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies