21 de septiembre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



¡Vaya jueces!

11 septiembre 2018 2 Réplicas Categorías: El Bisturí, Opinión

¡Vaya jueces tenemos en España! La frase no es mía, tampoco se pronuncia en una superficial conversación de taberna. La sentencia, el quejido, es del director de un servicio jurídico X con muchos años de experiencia. La mediocridad de una parte importante de la judicatura es un secreto a voces, un secreto difícil de revelar cuando tu trabajo depende de la decisión de esos jueces.

Siempre he pensado que el mayor pecado de la judicatura es la soberbia, su mayor defecto creerse sabios por aprobar una oposición, su lastre un conformismo cuasi patológico en el ejercicio de su trabajo. Es injusto generalizar, pero más injusto es ver al rey desnudo mientras una cohorte de modistos le jalean el traje.

A juez se llega, principalmente, por oposición libre entre licenciados en Derecho, una oposición dura pero que únicamente pone a prueba la memoria de los candidatos. No se exige un nivel cultural, tampoco madurez. Con una gran memoria puedes ser juez a los 25 años sin haber pisado la calle; y sí, puedes sentirte el rey del mundo y el hombre más sabio del planeta sin haber leído una centena de libros en toda tu vida.

Puedes pensar que ya no te queda nada por aprender, y mirar a los demás, a los justiciables, por encima del hombro. Puedes ser impertinente en Sala con los abogados y dictar la sentencia que te dé la gana, y eso hace que te sientas poderoso, y al mismo tiempo que te estanques sin remedio, quizá no a los 25 (una excepción) pero sí a los 30-35. Pronto te das cuenta de que a casi nadie en la judicatura le importan un bledo las sentencias que dictas, su calidad, su fundamentación. Pronto te das cuenta de que si quieres prosperar, tu futuro está en las asociaciones judiciales, situarte en la órbita del PSOE o del PP para entrar en el discurso cainita propio de la judicatura española, el que divide a los jueces en amigos y enemigos.

Por otro lado, están los buenos jueces, generalmente ajenos al fenómeno asociativo y que son los que más trabajan y mayor calidad ofrecen, los que dignifican la judicatura con su esfuerzo, con su vocación de servicio al ciudadano, los que apenas llevan retraso en el despacho de los asuntos. Y es que llama la atención que mientras los jueces políticos reclaman más medios para sus juzgados atribuyendo el retraso de la Administración de Justicia a la falta de recursos, los jueces profesionales llevan la agenda al día y apenas llevan retraso. Al respecto, constato que en los Juzgados de lo Social de Barcelona unos magistrados resuelven demandas de 2018 mientras que otros todavía no han terminado con las de 2016.

Es cuento largo el de la judicatura en España, no será este el último artículo que le dedique. ¡Es que ni se lo ha mirado! Ahora es la abogada de un conocido gran despacho la que despotrica de un juez. Un secreto a voces…

The following two tabs change content below.
David Condis Almonacid. Escritor y letrado de la Seguridad Social. España no puede caer en una espiral autodestructiva. Replicar forma parte del proceso dialéctico que debe conducirnos a soluciones equitativas.

Últimas entradas de David Condis (ver todo)

Tags: , , , ,

    2 Réplicas

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies