25 de junio del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En Replicante Academia esta semana nos hemos fijado en dos declaraciones que ponen de manifiesto la escasa imaginación de los que gobiernan, siempre en relación inversa a la cantidad de mala leche segregada: la primera declaración es de Guindos, Mr. Economy; la otra es del presidente Rajoy, el Inefable. Con ellas iniciamos los sesudos trabajos de la R.A.E. (Replicante Academia Española) en los que semana a semana iremos poniendo en solfa las declaraciones de nuestros políticos.


“Somos mucho mejor socios los europeos que cualquier otro, sin duda. Es como la relación entre una madre y una madrastra”.

Luis de Guindos (19/02/2015)
La analogía, ay, la analogía. Guindos esta semana ha regresado a lo ancestral, la maléfica madrastra, los venenos camuflados y la crueldad para arrojar toda la luz sobre la Verdad, suya y santa, de que Europa nunca ha dejado de ser nuestra madre amantísima. Oh, dios, por qué no lo vimos a tiempo. Europa nos ama. Europa nos mira desde más allá de las nubes, desde los arcos estelares, y no duerme, nunca, para velar debidamente por nosotros. La Santa Madre Europa es ahora el icono ante quien habremos de postrarnos si queremos echar fuera el temor y gozar en su regazo. Europa es toda Amor; el Amor es Europa.

Todo esto lo dice Guindos, profeta de conservadores, sacerdote bancario máximo, arúspice del progreso. Uno de esos tipos que se pitorreaba del comunismo y de quienes esperaban siempre en el socorro de “papá Estado”. Era cuestión de género, ahora nos ha quedado claro. “Mamá Europa” siempre tendrá sus ubres llenas y oferentes, si es que guardamos sus preceptos, sus planificaciones, si no nos dejamos engañar y no abandonamos la senda marcada. Porque en ese caso la metáfora saltará en mil pedazos y nos quedará la realidad desnuda, que es esa arpía insaciable y ciega a la que conocemos como “La Gran Banca”, algo mucho mejor que una madrastra, lo ha dicho el tito Guindos, que cuenta cuentos muy bien.

 

Rajoy-deberia-dimitido-financiacion

Rajoy durante el debate de la nación.

 

“Nosotros no somos responsables de la frustración que ha generado la izquierda radical griega, que prometió aquello que sabía que no podía cumplir”

Mariano Rajoy (01/03/2015)

 

“Frustración” es una palabra, y “Radical” otra, y ambas viven en barrios distintos. A Mr. Rajoy le gusta combinarlas, o bien sus asesores de discursos se las combinan. Las ha repetido en cuatro o cinco ocasiones en dos semanas, y créanme que combinan muy mal.

Frustración lleva a cuestas una carga negativa, de plomo y peste. O un plus de penosidad que no aparece en el diccionario, que es eso que conocemos como connotaciones negativas. La frustración es un mal resultado en campo propio, un escupitajo caído sobre la permanente a la salida de la pelu, algo que no se le hace a un amigo. La frustración, dice Rajoy, un tipo que cuando nos apetecería tenerlo a mano se manifiesta en un plasma para frustrar. Quiere decir Mr. Rajoy que esta semana el pueblo griego que confió en Syriza debe estar de muy mal talante por no ver cumplidas sus expectativas en la figura de Varoufakis, el Negociador. Sin embargo, me suena extraño que lo diga tan seguro de acertar: a mí, que tengo de griego el porcentaje normal en un mediterráneo, el pulso entre Grecia y la U.E. me ha puesto eufórico, y algo así debió pasarle también a Krugman, el premio Nobel. Por fin alguien desde abajo se rebelaba, por fin el que tenía el cuello bajo la bota se revolvía y reclamaba un mínimo de respeto antes de dar por negada esa estafa llamada democracia europea. Según Paul Krugman, el gobierno griego ha cosechado un gran éxito frente a la austeridad que mata, y el futuro parece invitar a los países del Sur al optimismo, excepto a Rajoy, que queda fuera de la invitación.

La otra palabra en liza es Radical, un término que huele a azufre, a bomba Orsini, a orgía feminista, a escraches y antidesahucios, a okupas, bueno, a todo eso que podría condenar en un plisplás el obispo de Alcalá.  O el B.O.E., por decir algo. El problema es que se esconde aquí un juego interesado con las connotaciones de la palabra al verterla incorrectamente (y adrede) al español. Resulta que el acrónimo SYRIZA significa eso, Coalición Radical de Izquierdas, pero sólo si se practica una traducción macarrónica. De la misma manera que alguien puede verter del inglés al español la palabra dramatic como dramático, lo que es inexacto, dado que en español sería más bien espectacular, impactante. En griego actual, radical es sinónimo de renovador, se trata de un adjetivo ligado al idealismo y en modo alguno cargado negativamente de todo lo que pueda acarrear en español. Verterlo mal, y repetirlo a menudo mal vertido, es un mecanismo malintencionado que busca arrojar sobre SYRIZA toda una nube de vituperios para señalarla y hacerla indeseable. Por supuesto, la malicia va más allá, y busca que la nube cubra igualmente a cuantos crean que PODEMOS pensar de otra forma a como marcan los apóstoles de Bruselas-Berlín. Observen la palabra radical estos días, y cuenten la de veces que aparecen en el telediario. Unos meses más y estaremos convencidos de que ahora se llama radical a lo que toda la vida se llamó sentido común, una tara que nos se puede admitir entre la clase consumista, y habrá que seguir previniendo.

 

The following two tabs change content below.

Santi García Tirado

Narrador y, por necesidad, crítico. Su última obra publicada es "La balada de Eleanora Aguirre". Cada lunes participa en el programa Todos somos sospechosos de Radio-3 donde dirige la Escuela de Gamberrismo Ilustrado, una tribuna informal en la que se destripan las intenciones ocultas de lo que van declarando los políticos. De esas clases procede la materia que ahora toma forma escrita en La Réplica.

Últimas entradas de Santi García Tirado (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

    Una Réplica

  1. Francisco Martínez

    Me encanta la idea de esta RAE alternativa.
    Por cierto me ha encantado la explicación y aclaración de Radical dentro de las siglas de SYRIZA, Ya lo había escuchado de una periodista griega en el Objetivo, pero viene bien repetirlo y difundirlo.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies