13 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Las olas se quiebran en el Malecón frente al ciudadano de pasaporte puertorriqueño Nelson Raúl Valdés Cárdenas. Espumean de lujuria y libertad. A lo lejos, recortado en el cielo añil, el faro del Morro otea el mar con suspicacia centenaria. Cerca, en medio de un desarreglo infernal de trompetas y maracas, al compás del oleaje que se rompe en el farallón, cuatro mulatos cubanean para los turistas “Fuego en el 23”, de Arsenio Rodríguez: “En el 23 de la 110 no se puede estar tranquilo… la la la… a veces se forma una rebambaramba… la la la…”

Mientras espera la llegada del ruso, el ciudadano Nelson Raúl Cárdenas piensa en la rapidez de su autopsia, en la discreta y fulminante incineración de su cuerpo, según ha visto por Internet. Todo sospechosamente impropio. Precipitado. Por lo demás, el ruso ha hecho un trabajo impecable. Y carísimo, todo hay que decirlo, compay. Buscar al doble, armar el golpe, ejecutarlo, sacarlo de España… Pero con la famiglia pisándole el culo no había otra que tirarse con la guagua andando. Y ha caído de pie. “Hay fuego en el 23… la la la… que se prendió la bombilla, la la la… que lo apagaron con gasolina… la la la…” Sí, menuda apretadera han pillado los negros con la cumbancha.

De pronto, a lo lejos, el ciudadano Nelson Raúl Valdés distingue al ruso, pelirrojo, ambientoso, tumbao, andando con aguaje. Lo acompaña una hembrota negra que contonea sus redondas caderas de jabata ardiente y enseña el ombligo por debajo de una bajichupa color vainilla. Qué bien te lo montas, compay. El compay es el excoronel del GRU Dimitri Solovióv, en España Mauricio Oramas. Hace un año se ofreció al banquero para, llegado el caso, suicidarlo, autopsiarlo, incinerarlo y resucitarlo sin dolor ni riesgo a cambio de una jugosa cuenta en Panamá. Trato hecho, compay, para eso está el moni. Que le den al Don.

Ahora el ruso se acerca a Nelson, le habla al oído y le da un sobre con documentación nueva. En tres días se verán en un discreto hotel de San Miguelito, Panamá, y finiquitarán el trato. Nelson Raúl Valdés, rapado y con gafas de sol, se ve atractivo para ser un difunto autopsiado e incinerado a la carrera, pero se hará un retoque de nariz, un estiramiento de pellejo y quizás algo más. Le sobra el guano y la vida está para vivirla. A su espalda, los mulatos siguen dando tremenda muela con la cumbacha: “Hay fuego en el 23… la la la… unos dicen que fue a la una, otros que fue a las tres, la la la…”

The following two tabs change content below.

Jose Antonio Illanes

José Antonio Illanes es escritor. Trabaja en la multinacional Red Bee Media como subtitulador para sordos y audiodescriptor para ciegos. Acumula multitud de premios en el campo de la narrativa: Gustavo Adolfo Bécquer, Alberto Lista, Malela Ramos, Ciudad de San Sebastián, De Buenafuente, Gabriel Miró, La Felguera, Tomás Fermín de Arteta... Es autor de "Historias de cualquier alma", "La trastienda de la memoria" y "El azor y la zura", premio de novela Malela Ramos. Es colaborador de la revista cultural Atalaya y ahora de La Réplica.

Últimas entradas de Jose Antonio Illanes (ver todo)

Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies