19 de octubre del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En este mundo de la política, como en la vida misma, cuando alguien “muere” nos acordamos solo de lo bueno que esa persona hizo. Somos capaces de olvidar los rifirrafes o los malos actos que acontecieron.

Desde el 2015, año que iniciamos este camino por el Ayuntamiento, algunos compañeros y compañeras de la corporación han ido dejando su puesto por razones diferentes. En función de cómo ha sido su marcha luego ha sido la respuesta que hemos ido dándoles, pero en el fondo todo va en relación al trato que hemos mantenido con esa persona.

Hemos visto como algunos compañeros han tenido un ascenso en su cargo y por educación lo hemos felicitado —no porque compartiéramos su ideario político pues nuestros principios permanecen en las antípodas— solo porque hemos compartido con éste diferentes actividades como concejal.

Luego se fue un compañero más que intimo que fue capaz de reunirse con nosotros y decirnos cara a cara el porqué de su marcha, explicarnos su punto de vista. Nos despedimos de él como compañero de viaje, pero con el tiempo nos dimos cuenta que tenía que defender otros intereses que no eran lo de nuestra formación. En aquella despedida sentí que perdía a una persona cercana por la que tenía mucha admiración y por la que me queda mucho respeto.

Ahora se ha ido una compañera de una organización donde milité en épocas pasadas y a la que conocía desde pequeñita. Estaba lejos cuando sucedió. Para mí era una marcha anunciada pues a ella en los últimos tiempos no se le veía feliz y eso se transmite. Sobre el asunto leí todo lo que se escribía y aquí llega mi reflexión: ¿Qué es más importante? ¿Las personas o las organizaciones? Yo quiero dejar claro que cuando era joven eran las organizaciones y ahora deberían ser las personas.

Las organizaciones están creadas para que alguien las controle y así idiotizar a las personas que en ellas militan. Tiren de hemeroteca y analicen los resultados.

Las personas serán siempre personas y las aceptamos si queremos, con sus defectos y virtudes. Somos nosotras y nosotros quiénes decidimos hacerlo.

Cuando alguien se ha ido lo primero que aparecen son opiniones de todos los colores y, según el grado de amistad o conocimiento, se trasladan públicamente. Las hay de amigos, de enemigos, de adivinos, enamorados, compañeros, camaradas e ignorantes. Y hay quien dice: “no me lo podía imaginar“.

Yo solo les digo: “Hasta pronto. Y ojalá seáis muy felices“.

 

fotos: iu jerez y onda jerez
The following two tabs change content below.

Manolo Fernández

Representante ciudadano. Activista contrapoder. Concejal de Ganemos Jerez.

Últimas entradas de Manolo Fernández (ver todo)

Tags: , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies