30 de abril del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Podría haber sido peor.

Lo decían algunos militantes. Esa puede ser la conclusión del Vistalegre 2 de Podemos, un encuentro enteramente condicionado por la discusión previa de una formación atrapada en una guerra de nombres, con una discusión ideológica de calado y un altavoz estruendoso en las redes sociales, que ha abochornado plenamente a su militancia. De la pedagogía e ilusión de hace dos años, a la lucha de familias. El resultado, no obstante, abre la puerta a que el invierno en Podemos quede atrás, pero todo dependerá de la generosidad de su secretario general y su equipo, y la capacidad de aplicar aquello de humildad y unidad que gritó la militancia este fin de semana.

El liderazgo firme de Pablo Iglesias le permite un amplio margen de maniobra frente a las teorías errejonistas y evidencia lo injusto del sistema de recuento -el sistema Desborda-, que deja sin apenas representación en el consejo ciudadano a Anticapitalistas, el sector que más cordura ha mostrado en esta discusión política.

 

El efecto manta

Podemos lleva meses atrapado entre dos bloques, los que quieren un Podemos parecido al movimiento que irrumpió en la escena política española, una fuerza disruptiva, outsider, capaz de patear el tablero el juego y cercano a los movimientos sociales, y los que quieren un Podemos transversal construido bajo una nueva patria, que no aleje a sus votantes más moderados y se perciba como una fuerza capaz de gobernar y articular “propuestas creíbles” (que no espanten a los desencantados socialistas ni a los votantes de mayor edad). Y en ese choque, están perdiendo la iniciativa política que ha caracterizado al partido desde su fundación.

Sucede que en Podemos, si tira de la manta hacia abajo, se destapa de arriba, y viceversa. O si lo prefieren giren las coordenadas hacia la Izquierda y el centro. Cuanto más a la izquierda, menos al centro. Y al revés. La manta de Podemos es tan corta que en vez de elegir qué espacio quiere dejar descubierto, mejor sería ir tejiendo hacia ambos lados. Un proceso laborioso y a largo plazo, demasiado malabarismo para muchas personas que nunca habían ejercido como políticos profesionales.

A efectos prácticos, en la vida parlamentaria, son dos bloques internos que votarían lo mismo en casi cualquier discusión y se pronunciarían en similares términos. Pero en tiempos de la política espectáculo, las formas y la presentación pública de tu propuesta es esencial a la hora de seducir a una masa de votantes que permita gobernar este país. Y ahí las estrategias serán fundamentales.

La integración

De los primeros pasos tras esta incontestable victoria de Pablo Iglesias, dependerá gran parte del equilibrio interno del partido. Si la nueva dirección evita la tentación de purga y es capaz de hacer coexistir las diferentes corrientes, Podemos podrá presentarse fuerte ante la sociedad, cualidad imprescindible en su propósito de convencerla en las urnas. Si las fricciones del partido se alargan en el tiempo, con desertores de la causa y más ruido mediático, su cuesta abajo no habrá hecho más que empezar. Necesitará un plan de acción lejos del inmovilismo y cerca de los problemas reales de la gente.

La lectura externa

No todo está ya en manos de Podemos. Hay un relato en disputa en torno al peor momento de la formación morada (sus guerras internas, su decadencia discursiva, su verdadera capacidad transformadora), que dependerá de la intensidad de los medios de comunicación, la reacción de los demás actores políticos y su relación directa e indirecta con una sociedad anestesiada tras una periodo electoral extenuante. Un relato que podría arrinconar a Podemos a la izquierda del tablero e colgar a su líder la etiqueta de uno de los peores valorados por la opinión pública. Si parecía difícil despertar a la sociedad española del bipartidismo y lo hizo, ahora Podemos se enfrenta a su segundo gran reto, sobrevivir a sus diferencias estratégicas convenciendo a más gente de que son algo más que oposición, una alternativa de poder verdaderamente preparada. Algo que ha quedado muy en cuestión después de las últimas semanas.

 

*El fotomontaje es de El Mundo
The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies