13 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Como decía la canción de Poncho K: “se ha desatado una guerra sin tregua“. Ya no hay vuelta atrás en los distintos frentes y se avecina una tormenta —hoy desatada en realidad— en el conflicto independentista catalán. 

En un ambiente político ferozmente polarizado vivimos, aunque muchos no quieran asumirlo, una crisis sin precedentes en la historia de la democracia española. ¿Será capaz el Estado, con todo los poderes fácticos a favor (el poder judicial, la prensa, los conservadores y buena parte del holding empresarial) de frenar el referéndum y deslegitimar al Parlament sin hacer uso de las fuerzas de seguridad u otras malas artes? Está por ver.

Suceda lo que suceda, para entender como se ha llegado a esta situación hay que echar la vista atrás: la corrupción, el inmovilismo, el desprecio y la inflexibilidad del Partido Popular y de Mariano Rajoy, en su versión más enrocadaha propiciado que una gran parte de la población catalana se sienta fuera de España. Los populares, no solo han ejercido una fuerte oposición judicial, también han usado de forma ilegal las cloacas de Interior, conspirando de forma vergonzosa.  Además, su tono belicista y zafio, exento de autocrítica, no ha ayudado al entendimiento y, por contra, ha disparado el independentismo. Una estrategia posiblemente consciente para dibujar un enemigo común que logre eclipsar la corrupción, la precariedad y el saqueo de lo público.

Por otra parte, el PSOE, más pendiente de sus guerras internas, veleta, incómodo y visiblemente desorientado, ha terminado proponiendo una comisión en el tiempo de descuento, quizás salvando su imagen pero cayendo irremediablemente en el ridículo.

Junts pel Sí y la CUP, que alteraron esta mañana el orden del día y la paciencia los demás grupos políticos, no van a sentarse a negociar cuando tienen a un paso el referéndum. Y si no han actuado con más determinación y celeridad, es decir, si no han culminado el procés, ha sido porque sobre ellos planea la sombra de la cárcel.

La Fiscalía ha actuado de forma similar tras el 9N y ya ha anunciado que se querellará por desobediencia y prevaricación contra la admisión a trámite de la Ley del Referéndum. Es decir, que el PP y C´s han conseguido su propósito: criminalizar cualquier opción de consulta vinculante. Hablan de dictadura, de golpe de Estado, de vergüenza democrática y de Venezuela.

En medio de todo el torbellino, Podemos asume un complejo papel de árbitro. En sus filas hay opiniones para todos los gustos que confluyen en la apuesta por una consulta democrática y vinculante si esta mantiene un mínimo de garantías. La formación morada no ha sabido o no ha podido abrir vías de diálogo ni alternativas entre las partes y por ello debería hacer autocrítica. Que la democracia decida, como sugiere Podemos, debería ser la posición más razonable (hasta The New York Times lo reclama), pero a día de hoy y en esta España intoxicada, no lo es.

Finalmente está la gente: gente dentro y fuera de Cataluña hastiada, aburrida y resignada. Gente que no comprende cómo se ha llegado a esta situación, que ve cómo usan hasta los atentados para influir en la opinión pública y que anhela un desenlace para poder poner un punto y aparte a este triste espectáculo. Aunque no lo parezca, hay gente que reclama una tregua en esta guerra mediática, política y de intereses enfrentados. Personas incómodas con este desquiciante belicismo en el que nadie cede. Personas que piden altura de miras y que serán ignoradas en este punto sin retorno.

The following two tabs change content below.
Periodista. Codirector de La Réplica.

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

    Una Réplica

  1. María

    Me incluyo entre las personas de ese grupo que hemos sido testigos de esta lucha que se precipita cuesta abajo y sin frenos y que cada día tenemos más dudas sobre qué posición adoptar… no soy independentista pero votar un NO significa dar la razón a la postura inmovilista, antidemocrática y rancia del PP…

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies