22 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Vivimos una maravillosa época de series. Proliferan series para todos los gustos, tantas que en cualquier época del año puedes estar enganchado o enganchada a alguna.

Entre todas, hay un género que siempre arrasa en audiencia: acción y mafia. Series tipo Narcos, Breaking Bad, Los Soprano, o Sons of Anarchy. Series cuyos protagonistas y referentes principales son hombres, heterosexuales, violentos, con fortunas conseguidas de forma ilegal (venta de drogas o armas), con las que se dan todo tipo de lujos, incluidas, como no podía ser de otra manera, prostitutas. El papel de las mujeres en estas series se limita a ser las novias-madres-esposas de, a ser prostitutas, o víctimas a las que hay que rescatar. O a veces todas estas características juntas.

En general, este tipo de series abusan de las imágenes de desnudos de mujeres y violencia hacia ellas. Desnudos y violencia que no aportan nada al guión, que son irrelevantes para la trama, pero que no pueden faltar.

sexo_juego_de_tronos

Por supuesto, muchas de estas series se basan en la realidad. Pero la ficción es ficción, y como ficción que es, tiene la capacidad de crear, sugerir e inventar otros roles y referentes en los que las mujeres no sean meros objetos, o una prolongación de los caracteres masculinos. Concepción Cascajosa, autora del libro La cultura de las series (2016) afirma que tradicionalmente, a través del mundo del cine, se ha asociado calidad a presentación realista del mundo, cuando las series pueden decir mucho del mundo en que vivimos desde una óptica diferente. La ficción tiene la capacidad de presentar las cosas de otra manera. Incluso los desnudos.

girls_capitulo_5

Girls, capítulo 5 de la segunda temporada

Series como Borgen, Girls, My mad fat diary, Stranger things, Orange is the new black, Transparent o Veep han conseguido tener éxito y reconocimiento presentando a protagonistas que se salen de la norma, en cuanto a su físico, en cuanto a su dedicación, en cuanto a su personalidad y su comportamiento ante los hechos. Por supuesto no están libres de tramas y conductas sexistas, pero se van saliendo, poco a poco, del típico guión establecido. Nos van contando otras historias.

eleven_stranger_things

Asimismo, el guión chico conoce chica e insiste en conquistarla hasta que lo consigue es lo que tanto el cine como las series nos han vendido hasta creernos que esa es la razón de nuestra existencia: el amor romántico. El amor romántico es un problema, porque el amor romántico nos atonta. Nos atonta hasta hacernos creer que no seremos felices si no tenemos pareja, y nos hace aguantar lo que sea para evitar estar solas. Porque ser soltero es un fracaso en la vida, pero mucho más si eres mujer.

mario_casas

A tres metros sobre el cielo (2010)

Las películas y las series son productos culturales, son parte de nuestra vida y de nuestro día a día. Presentar en ellas a personajes femeninos fuertes, independientes, valientes e inteligentes, es necesario para la construcción del universo simbólico de las mujeres (aquello de hacernos creer que la realidad que se nos presenta es la única posible). De hecho, los cuentos y el mundo Disney han tenido y tienen una gran influencia en la construcción de nuestro pensamiento y nuestra concepción sobre la vida y las relaciones.

Muy lentamente, las tramas están cambiando, y ya nos estamos cansando de los príncipes azules. Aunque también empezamos a cansarnos de narcotraficantes y machotes violentos. Esperemos que las grandes creadoras de series y películas sigan apostando por mujeres como protagonistas en roles interesantes, que nos cuenten historias diferentes. El espacio cultural es también nuestro.

El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas: mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban.”

Kate Millet, 1984

The following two tabs change content below.
Psicóloga, orientadora educativa, activista social y feminista.

Últimas entradas de Marta Güelfo Márquez (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies