21 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



¿Y el PSOE?

En mitad de la enésima crisis del gobierno Rajoy, con una legión de corruptos campando por su partido, asediado por los jueces, acorazados en su búnker institucional y ensayando una suerte de país ficcionalizado en las redes sociales, el papel del segundo partido con más representantes en el congreso de los diputados destaca por su endeblez y/o por su ausencia.

Se limitan a declaraciones de repulsa a la corrupción acompañadas por… nada. En cualquier otro país la oposición hubiera actuado con contundencia, hubiera aprovechado para presentar un proyecto alternativo de país, hubiera aparcado su guerra interna para efectuar una declaración conjunta que señalara el problema (al emperador desnudo y su sucio séquito), hubiera usado su representación para encabezar mociones de censura allá donde pudiera, con un único propósito. Extirpar este cáncer, a la mafia corrupta que gobierna este país. Un servicio a la patria.

Pero el PSOE no ha hecho nada de eso. Actúa como ese transeúnte que niega auxilio al herido de muerte y pretende irse con la conciencia tranquila. Permanece inane en el parlamento, a años luz de la calle, actuando desde sus despachos, más preocupado de sus juego de tronos que de sus representados. El PSOE ya no aspira a otra cosa que no sea ocupar los asientos por incomparecencia de los corruptos, pero no por méritos propios, no imponiendo otro imaginario, sino porque estos últimos estén ante el juez. Con Pedro Sánchez en huida hacia delante y Susana Díaz pronunciando populistas como un loro, el PSOE tendrá que sumar otro despropósito a la larga lista de actuaciones que hacen que el electorado huya de ellos ante cada nuevo comicio desde no se sabe cuándo. Recortes, artículo 35, abstención con Rajoy e inacción ahora, cuando hace falta un frente común que empuje a los corruptos fuera de juego. En materia de oposición, el tramabús le ha pasado por encima.

Desde que el PSOE posibilitó la continuidad de Rajoy vía abstención ha quedado preso de la decisión de su verdadera gestora, el IBEX. De hablar como ellos, vestir como ellos, rehuir como ellos, confabular como ellos, juntarse y decidir con ellos, solo una cuestión semántica les separa del abismo, la fuerza de la palabra socialismo. Pero se han convertido en algo más que cómplices silenciosos. Son ellos también.

 

 

*La imagen es del Diario de Navarra.
The following two tabs change content below.
Escritor y Social Media Manager. Ha publicado artículos culturales para medios como La Marea, Secretolivo, Perarnau Magazine o La Voz del Sur. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie 2016) y Juan sin miedo (Alkibla 2015). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.

Últimas entradas de Javier López Menacho (ver todo)

Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies